Ministro de Transportes asegura que fallecidos en siniestros viales han aumentado un 25% respecto al 2021: “Estamos perdiendo 6 o 7 personas cada día”

Producto de estas cifras, Juan Carlos Muñoz indicó que en julio se enviará al Congreso un proyecto de Ley que crea un Centro Automatizado de Tratamiento de Infracciones (CATI), el cual permitirá una fiscalización automatizada para detectar infracciones por exceso de velocidad. “Debiera reducir al menos un 30% de la gente que fallece, 600 personas que se juegan cada año”, especificó.




A raíz de este fin de semana largo, hasta la mañana de este domingo 26 de junio, se han registrado alrededor de 247 accidentes de tránsito y 9 personas han fallecido producto de atropellos.

Tras esta situación, y en conversación con CHV, el ministro de Transportes y Telecomunicaciones, Juan Carlos Muñoz, expresó su preocupación por el aumento de fallecidos en siniestros viales durante este 2022.

“Es una pandemia paralela. Llevábamos 10 o 15 años con aproximadamente 1.600 personas falleciendo por año en las vías por siniestros viales y el 2021 fue un 10% o 15% superior. Este año estamos un 25% encima del año pasado, estamos perdiendo 6 o 7 personas cada día”, aseguró el ministro.

Asimismo, Muñoz comunicó que durante el 2022 han fallecido 910 personas como consecuencia de accidentes de tránsito.

“La causa principal es el exceso de velocidad y la conducción temeraria, necesitamos más educación, más conciencia y una fiscalización más efectiva”, señaló.

Producto de estas cifras, la autoridad ministerial indicó que en julio se enviará al Congreso un proyecto de Ley que crea un Centro Automatizado de Tratamiento de Infracciones (CATI), el cual permitirá una fiscalización automatizada para detectar infracciones por exceso de velocidad.

“Debiera reducir al menos un 30% de la gente que fallece, 600 personas que se juegan cada año”, especificó el ministro.

Revisa más sobre Transporte

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores descubrieron que este elemento químico afecta el lóbulo occipital del insecto, impidiendo que puedan mantener una trayectoria recta y actuar de forma rápida ante los cambios en su entorno.