¿Quién es el joven soldador acusado de atentar contra el Presidente Boric?

Sergio Moreno Araya tiene 31 años, reside en la ciudad de Punitaqui, ubicada en la Región de Coquimbo, a 142 kilómetros de La Serena, lugar donde protagonizó el ataque al jefe de Estado, noticia que dio la vuelta al mundo. El Juzgado de Garantía de La Serena decretó la ilegalidad de su detención, por no haber denuncia o querella del afectado o del Ministerio del Interior.




Cuando Sergio Moreno Araya (31) salió de la audiencia de formalización por lanzarle una pieza al Presidente Gabriel Boric, la tarde del jueves, en La Serena, se mostró tranquilo y lejos de la imagen de rabia que mostró al momento de su detención. El imputado paró frente a las cámaras, se tomó un segundo, y pese a la insistencia de sus defensores, lanzó: “Le pido perdón al Presidente y los afectados, lo hice sin querer”.

El ataque al Mandatario se registró este jueves a las 15.00 horas cuando estaba en plena visita a la gobernación regional de La Serena. El objeto, sin embargo, no alcanzó a la primera autoridad del país, sino que golpeó a su jefe de gabinete, Matías Meza-Lopehandia. La situación activó un amplio despliegue de Carabineros que logró detener al imputado, 15 minutos después del incidente.

De la historia de quien protagonizó una noticia que dio vuelta al mundo -siendo recogido el incidente por la prensa internacional- poco se sabe. Se sabe que reside en la ciudad de Punitaqui, ubicada en la Región de Coquimbo, a 142 kilómetros de La Serena, lugar donde ocurrieron los hechos por los cuales hoy el Ministerio Público lo persigue por atentado contra la autoridad, delito sancionado en el Código Penal. Se desempeña como soldador, es soltero y cuenta con estudios completos en la media.

No registra una vida activa en redes sociales y uno de sus últimos trabajos formales los desempeñó en la Municipalidad de Punitaqui para un programa comunitario. Antes de este hecho, Moreno nunca había tenido contacto con algún delito o crimen. No cuenta con antecedentes, ni policiales, ni penales, y sus únicos acercamientos con las justicias datan de entre 2009 y 2013, pero en calidad de denunciante.

Por ejemplo, en 2009 registra una riña, luego de que discutir con unas personas en la calle; luego en 2011, fue víctima de un accidente de tránsito, al ser parte de la tripulación de una camioneta, donde el conductor manejaba en estado de ebriedad. En 2013 fue su última “aparición” en los registros policiales: denunció que un hombre le tiró una piedra a su auto y le quebró el parabrisas.

Rápida detención

El Juzgado de Garantía de La Serena decretó la ilegalidad de la detención contra el imputado. La razón que entregó el tribunal fue que para este tipo de delitos -atentado contra la autoridad- se requiere denuncia o querella del afectado o del Ministerio del Interior, situación que no ocurrió.

La aprehensión de Moreno ocurrió 15 minutos después que lanzara la piedra al Mandatario. Según consigna el parte policial el imputado, “se encontraba en medio de la multitud, gritando cosas negativas en contra del Presidente de la República”, donde un testigo relató que este “en forma sorpresiva se inclina y recoge un objeto lanzándolo en dirección hacia el lugar que recorría el Presidente”.

En seguida, al ser identificado por los escoltas presidenciales, por radio, los carabineros territoriales recibieron la alerta. Un policía lo alcanzó a tomar de su chaqueta, pero el imputado se soltó y corrió: “El sujeto se despoja de su chaqueta, logrando huir por el interior de la Plaza de Armas, en dirección hacia calle Gregorio Cordovez, motivo por lo que comenzó una persecución a pies sin perderlo de vista”, dicen los registros de Carabineros.

Segundos más tarde, personal de civil apostados en las inmediaciones del lugar, lo siguieron de cerca, hasta reducirlo. Carabineros se contactó con su hermana para comunicarle del traslado del imputado a la comisaría.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.