Ratifican sentencia que ordenó a Mauricio Ortega pagar millonaria indemnización a Nabila Rifo

Nabila Rifo

AgenciaUno

La Corte de Apelaciones de Coyhaique desestimó las alegaciones del agresor e insistió en que debe pagar 150 millones de pesos a la víctima, por el grave daño moral que le provocó y que se mantendrá de por vida.




La Corte de Apelaciones de Coyhaique, con fecha 28 de diciembre de 2018, ratificó la sentencia que ordena a Mauricio Ortega pagar una millonaria indemnización a su ex pareja y a quien agredió brutalmente en mayo de 2016, Nabila Rifo.

De acuerdo a la resolución del tribunal de alzada de la capital regional de Aysén, que confirma la apelada decisión del 10 de agosto, Ortega deberá pagar "la suma total de $150.000.00 a título de

indemnización de perjuicios por concepto de daño moral".

Asimismo, la corte condenó a Ortega al pago de las costas (gastos en los que se incurrió durante el proceso) de esta instancia, "por estimarse que no tuvo motivo plausible para alzarse".

Para argumentar su apelación, la ex pareja de Nabila detalló que "resulta claro" que él también estaría expuesto a un daño moral, por la gran connotación pública del caso del cual deriva esta arista civil y que además, no se puede obviar la condena "de larga data" a la que está sujeto.

Su abogado decía que Ortega estaba condenado "a una indemnización a todas luces alejada de la realidad e imposible desde ya cumplirla por su representado, quien se encuentra actualmente cumpliendo condena de presidio, y no obstante ello implique la realización de trabajos, esto no significa en caso alguno de que ello pueda tener un destino reparatorio a favor de la demandante, a

lo más alcanzaría para el solo sustento de éste".

Pese a esto, la Corte estimó que  "no puede obviarse que el daño moral causado a la actora, es de gran envergadura e intensidad, considerando que la perdida de la visión de que fue objeto

con ocasión del delito, es de carácter permanente, y es natural que durante su vida futura deberá sufrir las graves consecuencias de angustia, sufrimiento y zozobra, lesionándola gravemente en su

integridad física y psicológica, como la pérdida de oportunidades para disfrutar de una vida plena, y desde una temprana edad, incapacitándola de por vida".

Concluyen, así, que "el daño moral sufrido por la actora, le afecta todos los atributos como persona, tanto materiales como espirituales".

Comenta