Canio: “No me cuidé lo que debía; era muy desordenado”

El veterano referente del Pije analiza el presente de su equipo y realiza una pormenorizada revisión de su carrera. Habla de sus raíces mapuches, sus flaquezas y fortalezas, y la importancia de sumar los tres puntos en la precordillera.

Pocos conocen el Club de Deportes Temuco como él. Muy pocos saben, como lo sabe él, lo que significa vestir la camiseta del cuadro de la cruz de malta. Porque Cristian Canio (Nueva Imperial, 31 de mayo de 1981), es simplemente leyenda viva del conjunto araucano.

Y es que fue en las filas del equipo de la IX Región donde el talentoso mediapunta hizo sus primeras armas, las mismas que empuñó después, tras 11 años de autoexilio por los confines del fútbol, para luchar por devolver al club a Primera.

La vida y obra de del hombre que en 2009 se convirtió, siendo jugador de San Martín de Tucumán, en el primer y único futbolista chileno de la historia en anotar tres goles en un mismo partido de la Primera División argentina, resultaría hoy incompleta sin el capítulo relativo a Deportes Temuco.
Sobre su largo peregrinaje en el balompié, sobre lo que pudo ser y no fue y sobre lo que fue y sigue siendo más allá de todas las vicisitudes, conversa el jugador con La Tercera, en vísperas de la visita de su equipo a San Carlos de Apoquindo. Y aunque a Canio (35) no le gusta demasiado conceder entrevistas, el Toqui del cuadro que dirige Dalcio Giovagnoli, el verdadero Indio del Pije, está dispuesto a hacer una excepción.

Un veterano del plantel, pero sobre todo un hombre de la casa. ¿Cree que es así como lo ven?
Seguro, soy de la casa, me inicié acá siendo muy chico, en inferiores, y luego en el primer plantel. Después tuve la posibilidad de irme, porque aquí me entregaron todas las armas, y la suerte de llegar a un equipo como es Universidad de Chile.

¿Son importantes ese tipo de referentes, apegados a la tierra?
Yo creo que sí, creo que cada equipo debería tener un referente por la gente que viene de otras partes y muchas veces no sabe cómo es el equipo, lo que significa la camiseta o lo que ésta en juego. Y el que es de casa, se lo hace saber. Todos los equipos deben tener a alguien identificado con la institución.

Es usted de Nueva Imperial, un lugar con una alta concentración de población indígena. Su apellido, además, es de origen mapuche. ¿Se siente mapuche?
Sí, claro. Soy mapuche. Y no me avergüenzo. Soy un agradecido, un bendecido de ser mapuche y de tener sangre araucana. He tenido la fortuna de recorrer muchas partes, de jugar en el extranjero y también allí lo he hecho saber.

¿Y cuál es su postura sobre el conflicto mapuche?
La verdad es que no soy de opinar sobre estos temas, pero sí que creo que hay cosas que no deberían pasar, como estos accidentes que han pasado. No estoy de acuerdo con que sucedan estas cosas. Sí pelear por lo correcto, por lo que se quiere, pero no con desmanes.

¿Se protegen demasiado poco los derechos de los pueblos originarios en Chile si se compara, por ejemplo, con lo que sucede en otros países de la región?
Sí, seguro. Acá creo que ahora último se está respetando un poco más, pero tiempo atrás el mapuche era muy discriminado. Había situaciones en las que en cualquier ámbito el mapuche no era muy bien visto. Ahora ha cambiado un poco, nos están tomando más en cuenta. Hay mapuches en todos lados, en la política, en el deporte, y se respeta un poco más.

Ha vestido la camiseta de más de una decena de clubes. ¿Qué balance hace ahora de esa carrera?
Un balance positivo. Tenía el sueño de muy niño de jugar en un equipo profesional y lo logré, acá en Temuco. Después quería jugar en un equipo grande y también lo hice, en la Universidad de Chile. También tuve por ahí una nominación a la Selección. No me arrepiento de nada, estoy orgulloso de todo lo que he hecho. He podido salir y volver ahora a casa, no tengo nada que recriminarme.

También jugó en Colo Colo, pero al hablar de un club grande se refiere siempre a la U. ¿No es Colo Colo un equipo grande?
Sí, lo que pasa es que en la U estuve mucho más tiempo, me tocó vivir cosas lindas, jugar la Copa Libertadores, la Copa Sudamericana. Fue un club con el que me identifiqué mucho, la gente me quería bastante y se portó súper bien conmigo. En Colo Colo no tengo nada que decir, pero no estuve mucho y por ahí no me pasó lo que me pasó en la U. Por eso siempre digo que para mí la U fue algo importante.

Su único título nacional llegó, sin embargo, con Everton, en 2008.
Claro, de Primera División sí.

¿Es más un jugador de equipo chico que de equipo grande?
La verdad es que yo en la U jugué bastante, hice hartos goles, rendí bien. En Colo Colo no tuve la oportunidad de jugar tanto, pero no me siento un jugador de equipo chico ni mucho menos. Jugué en la U, jugué en México, jugué en Argentina y eso no te lo regalan. No soy un jugador de equipo chico, soy un jugador para cualquier equipo.

Muchos piensan que pudo llegar más alto. ¿Lo comparte?
Yo creo que sí. Sin duda.

¿Qué ocurrió?
No sé, muchas cosas, a lo mejor no me cuidé lo que debía y me pasó la cuenta en su momento. Pero como te digo, no estoy arrepentido. Sí me quedé con esa duda de pensar que pude jugar en algún equipo más grande. No acá, pero sí en otro lugar.

¿A qué se refiere cuando dice que no se cuidó lo suficiente?
Era muy desordenado. No había tantas cosas como hay ahora, no sé, por ejemplo con la alimentación. Antes eso como que no se veía tanto. No se trabajaba como ahora. Imagínate ahora como estoy, estoy bien físicamente, y antes como que me conformaba con muy poco.

Su personalidad, su carácter fuerte, ¿le jugaron alguna mala pasada?
¿Me dices si soy conflictivo y esas cosas?

Se lo pregunto.
No, para nada. Soy bastante tranquilo, hablo cuando tengo que hablar nada más. Aprendí mucho de los equipos en los que estuve, de las cosas que tienen que pasar en el camarín, pero para nada soy alguien conflictivo. Soy siempre de estar pendiente de los más chicos, de tratar de ayudar y de traspasarles a ellos las cosas viví.

El año pasado se hizo público que arrastraba una millonaria deuda en la mantención alimentaria de uno de sus hijos. ¿Se vio manchado por ese episodio?
Yo creo que no. Siempre hay cosas que te ensucian, pero creo que eso no. Ya se arregló y es cosa del pasado.

También es cosa del pasado, pero sigue vigente, su histórico hat-trick conseguido en Argentina.
Fue un momento muy lindo. Ser, hasta el día de hoy, el primero en hacer tres goles en Argentina en Primera División, el primer chileno, es algo que me llena de orgullo.

Ni Salas, ni Alexis, por citar sólo a dos chilenos que jugaron en el fútbol trasandino, lograron eso. ¿Qué tiene que no tengan ellos?
Bueno, no sé, a mí es algo que me emociona. Marcelo estuvo harto tiempo en River, salió campeón, ganó todo; Alexis lo mismo, y no pudieron. Yo tuve la fortuna de convertir tres goles y todavía estar en la historia por ese motivo.

¿Qué impacto ha tenido en el camarín la llegada de Giovagnoli?
Descomprimió un poco el camarín y eso nos ayudó bastante. El campeonato pasado, con el Profe Luis (Landeros), hicimos un gran torneo las primeras diez fechas, pero en las últimas nos faltó un poco y terminamos cayendo al descenso. Ahora estamos trabajando duro para salir luego de esta situación y vamos por buen camino.

Otra resolución del Caso Planillas les habría dado un respiro en la tabla…
Sí, para nosotros eran puntos importantes por lo que nos estamos jugando, por el descenso, pero uno conoce y sabe que estas cosas con los equipos grandes siempre quedan ahí, nunca pasan a mayores. Al final se decidió que solamente era una multa económica y ya está.

¿Con un equipo chico habría sido diferente?
Creo que si nos pasa a nosotros y reclama Colo Colo, lo más probable es que les dieran los puntos. Pero uno ya sabe. Nosotros sabíamos que en ningún momento nos iban a dar los puntos.

¿Cómo analiza a esta UC que se proclamó bicampeona precisamente en Temuco?
No empezaron bien el torneo, pero tienen la base que ganó el campeonato pasado, se reforzaron bastante bien, vienen en alza y con su público se hacen bastante fuertes. Puntos bajos no tienen muchos, pero nosotros nos estamos preparando de la mejor manera para sacar los tres puntos. En este momento son muy importantes.

¿Algún nombre propio?
Bueno, tienen a Buonanotte, a Silva, que es también muy importante por su forma de jugar, a Kalinski… Va a ser duro.

Tiene 35 años. Su retiro, ¿aquí en Temuco?
Ni he pensado, la verdad. Estoy bastante bien, físicamente estoy muy bien y me entreno duro para rendir cada fin de semana a la par que mis compañeros. El tema del retiro está lejos, no me pasa por la mente. Fecha de retiro no tengo.

¿Cómo cree que van a recordarlo cuando llegue ese momento?, ¿como al auténtico Toqui?
Quiero que me recuerden como buena gente, como buena persona, porque del fútbol después se olvidan todos y lo que queda es la persona. Ha pasado en todos lados y acá no creo que sea la excepción.

Seguir leyendo