El polvo y la humedad siguen siendo los enemigos de los mineros

Especialistas agregan que la temperatura y la humedad a la que están expuestos puede provocar "baja lubricación de la superficie ocular".




Más de un mes sin luz, en un ambiente muy húmedo y con polvo en suspensión. Sin duda el ambiente para los 33 trabajadores que siguen atrapados en la mina San José no es el mejor escenario para sus ojos.

Por esta razón, el doctor Oscar Garrido, oftalmólogo de Ultravisión, sstuvo que "por supuesto que el polvo en suspensión, la humedad y las pocas condiciones higiénicas a las que estuvieron sometidos, pueden contribuir a desarrollar infecciones oculares".

De acuerdo a diversas informaciones lo más probable es que, ante un eventual rescate, se tome como medidas precautorias sacarlos de noche y con los ojos vendados para que no sufran afecciones por los cambios de luz.

Aún así, el doctor Garrido explicó que "hay que considerar que ellos no han estado en oscuridad absoluta y seguramente se podrá ir progresivamente aumentando la iluminación en el refugio, de manera que una vez en la superficie el tiempo de recuperación sea más breve".

Ante el retiro de material que tendrán que hacer los mineros para ser rescatados, el especialista recomienda: "que ocupen lentes de protección, pues pueden terminar con erosiones e incluso úlceras cornéales".

Además, el doctor Garrido agrega que la temperatura y la humedad a la que están expuestos puede provocar: "baja lubricación de la superficie ocular -ojo seco- que se puede traducir en sensación de visión borrosa, sensación de cuerpo extraño y molestias oculares, irritación esperable después de 19 días de encierro".

"Usar generosamente lágrimas artificiales, aseo con agua abundante, gel al dormir y antibióticos en colirios o ungüentos para las infecciones", son parte del tratamiento recomendado por el especialista de Ultravisión, mientras los mineros se encuentren atrapados.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El animal habría nadado más de 160 kilómetros alejándose de su hábitat en el mar Ártico. Por el momento, las autoridades estudian si deberían devolverla al mar o mantenerla en un tanque de agua hasta que se recupere.