El Principito y el poder



SEÑOR DIRECTOR

En la novela de Saint-Exupéry, el Principito se encuentra con un rey, quien afirma tener poder sobre todo. Siendo mediodía, el Principito le pide al rey ver una puesta de sol. Éste le responde que no dará esa orden al sol, porque no la puede cumplir. Para mantener la autoridad, “hay que exigir a cada quien, lo que cada uno puede hacer” y no más.

Algo similar pasa en nuestro país. En el episodio del 10%, la ley no fue vetada ni llevada al Tribunal Constitucional para no arriesgar a las instituciones involucradas. El gobierno ya no puede usar las herramientas que le entrega la Constitución porque podría demoler la autoridad que le queda.

El terremoto del 18 de octubre derramó el poder fuera de su estanque. Es necesario volver a encauzarlo.

Gonzalo Valdés

Director ejecutivo del Centro de Políticas Públicas UNAB

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.