La columna de Hernán de Solminihac: Prepararnos para un nuevo escenario económico

Empresas Corma Magallanica, Corma San Juan y Exportadora San Juan.

"Los esfuerzos por avanzar hacia la recuperación que buscamos deben continuar, y se requiere del apoyo y cooperación de todos los sectores (público, privado, academia y sociedad civil, entre otros)."



El efecto de la pandemia por covid-19 sigue presente. Lo percibimos diariamente a través de lo que representan las medidas sanitarias vigentes y el número de contagios, pero tras ello, de forma menos palpable pero con un importante trasfondo para Chile y su gente, lo observamos a través de la recuperación de empleos y el crecimiento económico.

Recientemente la OCDE anunció que la tasa de empleo de los países miembros del bloque aumentó a 68,7% en el último trimestre de 2021, quedando sólo a dos décimas del valor reportado en el mismo trimestre de 2019, previo a la pandemia. Si bien, Chile experimentó una de las mayores caídas en la cifra de empleos en el total del periodo, destaca en el reporte por haber tenido uno de los mayores incrementos en el último trimestre, siendo de 1,1 puntos porcentuales con respecto al trimestre anterior.

Esto representa una clara señal de que el país ha ido avanzando hacia niveles pre pandemia. En este impulso, la industria minera no ha pasado desapercibida, dado que llegó a emplear 247.400 trabajadores, la mayor cifra en los últimos siete años. Además, la ocupación femenina en este sector registró un aumento de 40,7% en el último año, superando lo registrado por los hombres (12,6%).

A nivel general, existe un avance frente a la crisis. La actual tasa de ocupación (54,7% en dic-feb 2022) se acerca cada vez más a la tasa de ocupación prepandemia (58,6% en oct-dic 2019). No obstante, vale cuestionarse si estos esfuerzos son suficientes, considerando que desde el inicio de la pandemia hasta la actualidad, cerca de 447 mil personas se han sumado a la población en edad de trabajar y cada vez se sumarán más.

Asimismo, se añade que el actual escenario económico de Chile y del resto de los países de la región es poco alentador, dado que se espera una ralentización del crecimiento de la economía, que puede afectar la generación de empleos a futuro.

En este sentido, es urgente prepararnos para el escenario económico que se aproxima, por ejemplo, a través de la generación de nuevos planes que impulsen el empleo formal a nivel nacional en el corto y mediano plazo. También mediante algunas herramientas como el desarrollo de programas públicos y privados, así como el refuerzo de medidas existentes que faciliten la reinserción laboral de grupos vulnerables, promoviendo la generación de empleos especialmente para los más jóvenes.

Mayor empleo no sólo significa un mayor crecimiento, sino que también un aumento de oportunidades para la ciudadanía, mejoras en sus condiciones y calidad de vida y, por lo tanto, un mayor bienestar social a nivel país.

Los esfuerzos por avanzar hacia la recuperación que buscamos deben continuar, y se requiere del apoyo y cooperación de todos los sectores (público, privado, academia y sociedad civil, entre otros). El futuro de Chile depende de nosotros y hay que estar preparados para enfrentar el nuevo escenario económico.

*El autor es director de Clapes UC y profesor titular de Ingeniería UC.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.