La cultura del descarte

Aborto



SEÑOR DIRECTOR:

Esta semana en Reino Unido se aprobó el aborto de niños con Síndrome de Down hasta el momento del parto. Esta decisión niega la humanidad de quienes tienen este Síndrome, los discrimina brutalmente y crea personas de primera y segunda categoría.

El valor de la vida humana no está dado por la etapa de desarrollo en que esta se encuentre, ni por el estado de salud de cada uno, ni por alguna otra condición particular, porque toda persona es igualmente digna. Avanzar en leyes permisivas del aborto habla de una sociedad que está enferma, que ha perdido el rumbo y promueve la cultura del descarte. El verdadero desarrollo se mide por la protección y el valor que se da a cada ser humano: no basta el necesario avance económico, el foco principal siempre debe estar en las personas, especialmente en los más débiles.

En Chile, 2,7 de cada mil niños nacen con Síndrome de Down. En Reino Unido, el 90% de los niños en gestación que son diagnosticados con este síndrome son abortados y probablemente la cifra aumente con la decisión legal mencionada. No podemos permitir que ideas como esta, tan crueles y contrarias a la inclusión de personas con capacidades diferentes, avancen en el mundo. Toda persona merece vivir y como sociedad debemos ser capaces de darle a cada uno el respeto que merece.

Constanza Schneider

Presidenta Siempre por la Vida

Teresa Le Blanc

Presidenta Fundación ChileSiempre

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.