Matrimonio igualitario

adopción homoparental



SEÑOR DIRECTOR

A juzgar por la discusión en los medios de comunicación visuales y escritos sobre el matrimonio igualitario en los últimos días, uno de los argumentos más frecuentemente esgrimidos por aquellos que se oponen es que el objetivo principal del matrimonio es la reproducción.

Este argumento es increíblemente sesgado y limitado en su perspectiva. Primero, no solo no es necesario estar casado para formar una familia, sino que existen varias parejas casadas que, por opción o por razones naturales, escogen o simplemente no pueden procrear. No obstante, una pareja que no pueda procrear todavía puede adoptar, así como quienes escogen no procrear no violan ninguna ley, quizá tampoco ninguna moral o religiosa. Sin embargo, quienes argumentan en contra del matrimonio igualitario convenientemente olvidan este punto.

Adicionalmente, en Chile, las personas heterosexuales tienen un “tejado de vidrio” bastante amplio para juzgar a quienes también merecen poder casarse. Las tasas de divorcio, violencia intrafamiliar, abuso, abandono y negligencia infantil, entre otras, son un fiel reflejo de cuán frágil es la torre desde donde se juzga y limita el acceso al matrimonio igualitario.

Gonzalo Quintana Zunino

Universidad de Tarapacá

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.