Reforma de pensiones: ¿dos fondos solidarios?



Por Claudia Martínez, Instituto de Economía PUC                                   

La disminución de las pensiones producto de la probable aprobación del retiro del 10%, el aumento de la pobreza proyectada a un 15,5% por Cepal, y la demanda por mayores pensiones manifestadas con énfasis desde octubre, hacen urgente la discusión de la reforma de pensiones.

El proyecto de reforma a las pensiones aprobado en la Cámara de Diputados y en discusión en el Senado aumenta la tasa de cotización en seis puntos porcentuales (pp) y crea un cuarto pilar de ahorro colectivo solidario. De estos seis pp, tres serían parte del pilar de ahorro individual obligatorio, y tres para el nuevo pilar colectivo. El objetivo del nuevo pilar sería introducir una lógica solidaria al sistema a través de las cotizaciones de los trabajadores, las que serían distribuidas progresivamente.

Es esperable se levanten tres discusiones en el debate de este proyecto de ley. La primera es la división del 6% entre ahorro individual y colectivo. Segundo, quién administraría el 6%: la AFP de elección del cotizante o una nueva institución (o que el cotizante escoja). La tercera discusión corresponde a cómo se realizaría en la práctica el pago progresivo con cargo a este nuevo fondo, esto es, cuántos recursos serían entregados a pensionados con distintos niveles de pensiones.

El retiro del 10% genera distintas tensiones en esta reforma. Al disminuir el ahorro previsional, generará menores pensiones, a menos que estos retiros sean restituidos. El proyecto aprobado en comisión pero no en el hemiciclo de diputados, establecía la creación de un “Fondo Colectivo Solidario” financiado por el Estado y empleadores que restituía el retiro del 10%. Esto generaría un quinto pilar (por sobre los del proyecto de ley de reforma de pensiones) regresivo, en cuanto el monto de este subsidio sería mayor a mayor retiro, y quienes pueden retirar más son quienes han podido acumular más ahorro.

Una interpretación del espíritu de este “Fondo Colectivo Solidario” es que correspondería a la creación de un fondo permanente con el objetivo de introducir solidaridad en el sistema de pensiones. Bajo esta interpretación, se introduciría una modificación permanente al sistema de pensiones dentro de la aprobación de un retiro transitorio del 10%. Dado que la necesaria reforma al sistema de pensiones se encuentra en discusión en el Congreso, cabría considerar cómo interactuaría este nuevo fondo con el nuevo pilar de ahorro colectivo solidario y el resto del sistema de pensiones.

Las reformas al sistema de pensiones deben ser consideradas en conjunto y en forma prolija, para garantizar la armonía entre sus distintos componentes en términos distributivos, de gasto fiscal, incentivos y niveles de las pensiones que generaría.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.