El test chileno que podría ayudar a erradicar la tuberculosis

El estudio realizado por Diagnosis Biotech demostró que el muestreo en celulares puede identificar sobre el 91% de las personas con alta carga viral de covid.

En 2020, la empresa nacional Diagnosis Biotech llamó la atención por hacer exámenes PCR a partir de muestras de saliva tomadas desde los teléfonos móviles. Con la pandemia ya controlada, ahora están probando su metodología para detectar tuberculosis, por lo que viajarán a India y Tanzania, donde esta enfermedad sigue siendo un grave problema de salud pública.


Radicado en Londres desde hace más de 15 años, el chileno Rodrigo Young aprovechó el inicio de la pandemia para pasar un temporada cerca de sus familiares en Chile. Como bioquímico de profesión y director de un laboratorio de investigación de la University College London hacer exámenes PCR era parte de su rutina, por lo que fue natural para él comenzar a investigar sobre este tipo de tecnologías para detectar el Covid-19.

Durante los primeros meses de la crisis sanitaria, Young se hizo más de alguna vez la misma pregunta: por qué no se destinaban mayores recursos en examinar preventivamente a la mayor cantidad de gente posible. “Es bastante obvio que si uno testea a todos, todo el tiempo, se acaba la pandemia. Los modelos matemáticos plantean que si tú testeas, identificas y aíslas, se termina el problema en dos o tres meses”, dice.

Sin embargo, el gran impedimento para hacer eso era el precio que tenían los PCR, que superaban por mucho el costo que tenía hacer este tipo de procedimientos en su día a día en el laboratorio. En este caso, los PCR que se realizaban a personas se daban en el ámbito del diagnóstico clínico, lo que implica normativas y una organización operacional distinta y más cara.

“Ahí pensé había una opción de hacer un atajo: usar una muestra indirecta para no tener que poner en marcha toda la normativa para el trabajo de una muestra humana”, cuenta Rodrigo Young. Luego de considerar analizar los teclados de los computadores, se inclinó por testear directamente los celulares de los pacientes, una idea que terminó dando frutos y que hoy lo tiene ad portas de viajar a India y a Tanzania para probar si el mismo método es capaz de detectar tuberculosis.

Andrés Barriga, Rodrigo Young y Carlos Abogabir, fundadores de Diagnosis Biotech.

Método probado

Cuando Rodrigo Young quiso ver la viabilidad de detectar el Covid-19 a través de los teléfonos de quienes estuvieran contagiados, lo primero que hizo fue conseguir un laboratorio entre sus amigos chilenos en el rubro y tomar una muestra de celulares de personas que habían arrojado positivo al virus en los últimos dos días. Para su sorpresa, todas las muestras que tomó de esos celulares salieron positivas.

Ahí fue cuando empezó a barajar la idea con mayor seriedad. Bautizó su método como PoST (Phone Screen Testing) y decidió contactarse con la Clínica Dávila para realizar un estudio de validación en conjunto con la Universidad de Chile y la University College London. Los resultados fueron igual de auspiciosos: demostraron que el 91% de las personas que tenían una alta carga viral también la traspasaban a sus teléfonos y las muestras tomadas desde ahí eran positivas.

Aunque Young reconoce que una medición hecha desde un teléfono no puede convertirse en un diagnóstico oficial, la precisión del método sÍ puede servir como medida preventiva. “Si tienes 100 personas, no puedes hacerles a todas un PCR nasofaríngeo porque es muy caro pero sí puede hacerles un PoST y a los positivos pueden hacerles un PCR. Eso abarata costos y evita contagios”, señala.

A partir del estudio que realizaron en la Clínica Dávila, Young formó oficialmente Diagnosis Biotech y comenzó a ofrecer sus servicios a empresas. Aunque los clientes fueron suficientes para asegurar la viabilidad de la empresa, el investigador considera que lo innovadora de la idea hizo que se le cerraran algunas puertas.

“Llegamos tarde a la ola, porque para plantear una idea tan original y nueva como esta se requiere un cambio cultural para el sistema y para la sociedad”, dice y agrega: “A veces íbamos a empresas y nos preguntaban ‘¿Esto en qué lugar del mundo se hace?’. Les contábamos que era una idea 100% chilena y ahí nos decían: ‘No, gracias’”.

Nuevos horizontes

Con la pandemia controlada en buena parte del mundo, desde Diagnosis Biotech comprendieron que era el momento de abrir el abanico de enfermedades que podían examinar. Una de las primeras que apareció fue la tuberculosis, que causa la muerte de 1.500.000 de personas anualmente.

Algo que tienen en común la tuberculosis y el coronavirus es que ambas implican una importante proporción de contagiados asintomáticos, algo en lo que tiene puesto el foco el método de Diagnosis Biotech.

“Esas son las personas que complican todo, porque si tú tienes síntomas te quedas en la casa y no contagias. El problema son los que se sienten bien y andan dando vueltas contagiando. Pero irónicamente son justamente las personas que no se testean, porque todo está orientado en testear a las personas enfermas, no a las que están sanas. Es como un paradoja”, explica Rodrigo Young.

Además, en el caso de la tuberculosis, se trata de una enfermedad especialmente costosa de detectar: un diagnóstico molecular fehaciente tiene un valor entre 25.000 y 50.000 pesos. “Esto provoca que jamás se haga un tamizaje o un muestreo grande”, dice Young.

Según cuenta el investigador, durante años la fundación de Bill y Melinda Gates intentó crear un test económico para detectar la enfermedad, aunque finalmente desistieron por la dificultades para simplificar la tomas y procesamientos de muestras.

“Justamente es ahí donde encontramos la solución” cuenta Young. Con eso en mente, Diagnosis Biotech ya comenzó a hacer estudios de validación en Chile, donde han logrado hacer que muestras positivas de un teléfono coincidan con casos reales de positivos.

En países más pobres, la tuberculosis sigue siendo un grave problema de salud pública.

El objetivo: llegar a India y Tanzania

El problema es que la escasa cantidad de casos de tuberculosis que hay en Chile hace difícil validar en poco tiempo la metodología. Por lo mismo, el próximo paso que dará Diagnosis Biotech será viajar a India y Tanzania, dos países donde esta enfermedad es un problema importante de salud pública, a realizar estudios para confirmar que su método también sirve para detectar este cuadro. Las pruebas la realizarán entre octubre y noviembre en asociación con laboratorios que ya se encuentran trabajando en esos países.

Si bien las muestras positivas que han recogido en Chile son alentadoras, el salto en el mapa también genera dudas. “Hay distintas variables culturales, como la relación de la persona con su celular, que es distinta en Asia, en África o en Londres, o qué tanta disposición tiene esa persona a que uno le haga el test”, explica el bioquímico.

De todos modos, si el método se valida en esos países, Rodrigo Young confiesa que las expectativas son grandes. “Sería de un impacto tremendo. El costo es tan bajo que permitiría erradicar la tuberculosis en ciertas localidades donde es un problema tremendo. Tiene un valor social y humanitario altísimo”.

En Diagnosis Biotech prototiparon una máquina que puede tomar las muestras automáticamente, acortando los tiempos del proceso.

Del testeo a los datos

Más allá de los resultados en India y Tanzania. Diagnosis Biotech ya tiene planes de crecer en otros ámbitos relacionados. Considerando que una de las principales limitaciones que tienen los exámenes es que deben ser tomados por personal humano, diseñaron una máquina que automatiza el proceso de toma de muestras.

El invento ya está prototipado y se asemeja a un cajero automático que recibe el teléfono del paciente en cuestión, toma rápidamente una muestra y la envía al laboratorio para entregar un resultado en cosa de minutos.

“Lo que nosotros nos imaginamos es que nuestras plataformas de diagnóstico van a tener que estar distribuidas por todo el mundo, por ejemplo, en los aeropuertos. Si hubiera existido una plataforma así no hubiera habido pandemia. Se hubiera levantado la alerta de que había un virus en el celular de una persona que viene de China y listo”, ejemplifica Young.

Con este nivel de volúmenes de muestreo, la empresa también pasaría a manejar una importante cantidad de datos que servirían para mapear el comportamiento de bacterias en todo el mundo. “Creemos que nuestra compañía se va a convertir, más que en una compañía de testeos, en una plataforma de datos para entender cómo se distribuyen los microrganismos por el mundo”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Desde 2014, Food For the Future está creando alimentos para animales -como gallinas y pescados- que tienen como base proteínas obtenidas de moscas soldado negro, las que a su vez son alimentadas con las mermas de tiendas y supermercados.