El lento y discutido retorno a clases en Buenos Aires

Protesta contra el gobierno de Alberto Fernández el lunes, en Buenos Aires.

En el inicio de la pandemia, tras detectar el primer caso el 3 de marzo, el gobierno argentino tomó medidas radicales inmediatas como decretar el confinamiento obligatorio. Y durante los primeros meses las bajas cifras de contagio ponían el caso argentino como un caso de admiración en América Latina. Pero en el último tiempo los números se han disparado, y con ello las críticas al manejo del gobierno. Ayer, Argentina registraba 13 mil casos nuevos, 917 mil casos acumulados y más de 24 mil 500 muertos. Paralelamente, tal como pasa en Chile y en todas partes, la discusión sobre cómo y cuándo reanudar las clases presenciales en las escuelas del país se ha instalado con fuerza. Este lunes, 862 estudiantes de 11 escuelas de Buenos Aires comenzaron un retorno gradual, con el objetivo de llegar, a fin de mes, al regreso de 190 escuelas porteñas con sus 14.000 alumnos.