Ana Lya Uriarte, la mano derecha de Bachelet que llega a la Segpres y a impulsar un acuerdo constituyente

Diego Pardow , Ana Lya Uriarte y Carolina Tohá, durante el primer cambio de gabinete del gobierno del Presidente Gabriel Boric. FOTO: SEBASTIÁN BELTRÁN GAETE/AGENCIAUNO

La también exjefa de gabinete de la ministra Izkia Siches es abogada con vasta experiencia en el sector público. Sus redes en el PS son principalmente con la actual presidenta de la colectividad, Paulina Vodanovic, aunque su hermético perfil no pocas veces ha generado incomodidad en parlamentarios de dicho partido y en Apruebo Dignidad. Su desafío más urgente es recomponer las relaciones con el Senado, fracturadas con su antecesor, Giorgio Jackson, y representar al Ejecutivo en las negociaciones para un acuerdo constituyente, junto con tramitar la agenda de reformas.


A las 15 horas del día de ayer, el senador y presidente de RN, Francisco Chahuán, recibió una llamada de un número desconocido. Justo unas horas antes había salido a anunciar públicamente, junto a su secretario general, Diego Schalper, que como Chile Vamos no asistirían a la reunión en La Moneda convocada por el Presidente Gabriel Boric.

Quien estaba del otro lado del teléfono de Chahuán era la recién asumida ministra de la Secretaría General de la Presidencia, Ana Lya Uriarte (PS). Su primera gestión como secretaria de Estado fue intentar convencer al dirigente RN que asistieran al encuentro con el Presidente que se realizaría pocas horas más tarde. La relación entre ambos venía de antes, desde el primer gobierno de Michelle Bachelet, cuando Uriarte se desempeñaba como ministra presidenta de la Comisión Nacional del Medio Ambiente (Conama), lo que más tarde terminó siendo el Ministerio del Medio Ambiente.

Finalmente, la llamada dio frutos y logró convencer a la oposición, salvo por una condición que le pidieron: que luego de ese encuentro, el Presidente Boric sostuviera una reunión a solas con la oposición. Uriarte accedió.

El debut

La -hasta ayer- jefa de gabinete de la exministra del Interior Izkia Siches debutó en la Segpres tras improvisados enroques y negociaciones contrarreloj. Si bien ella y el subsecretario de Interior, Manuel Monsalve, eran promovidos por el Partido Socialista, lo cierto es que su nombre se gestionó a último minuto.

Semanas atrás, según cuentan sus cercanos, Uriarte no tenía en mente un puesto en el gobierno. Ya les había comentado a algunas personas que, de salir Siches, ella también renunciaría. Sin embargo, la caída del PC Nicolás Cataldo como subsecretario del Interior cambió todo el diseño. “Pese a que no quería, tuvo que dar un paso al frente”, comenta una fuente cercana a la ministra.

Quienes la conocen la consideran una persona amable, pero rígida al tomar decisiones. Su desembarco trae consigo una vasta experiencia, tanto de vida como en política.

Creció cerca de la Plaza Chacabuco, en Independencia. Fue madre a los 13 años, hecho que ella misma confesó haber guardado durante mucho tiempo, por miedo a ser discriminada. De hecho, tuvo muchos problemas para continuar sus estudios, siendo rechazada en muchas escuelas nocturnas por ser mamá. Su hijo, José Antonio, nació en 1975, y posteriormente tuvo dos hijos más.

Estudió Derecho en la Universidad de Chile, siendo dirigente estudiantil y formando parte de las reestructuraciones a la Federación de Estudiantes de esa casa de estudios.

Militante socialista, ha tenido varios cargos tanto en el sector público como en el privado. Antes de trabajar como jefa de gabinete de la expresidenta Bachelet, entre los años 2014 y 2018, fue investigadora y académica del Centro de Derecho Ambiental de la Universidad de Chile y, durante el primer gobierno de Michelle Bachelet, el 26 de marzo de 2007 se convirtió en la primera ministra presidenta en dirigir Conama.

Como ya bien se conoce, el rol de Uriarte como jefa de gabinete en el segundo período de Bachelet fue clave, sobre todo para sacar adelante la administración tras el caso Caval.

Su relación con este último, aseguran quienes la conocen, es uno de sus principales flancos: la mujer de confianza de la entonces Mandataria, en diciembre de 2016, tuvo que entregar su testimonio en calidad de testigo ante los fiscales Emiliano Arias y Sergio Moya. Por ese tiempo las autoridades judiciales indagaban a los dueños de Caval, Natalia Compagnon (nuera de Bachelet) y Mauricio Valero, por el presunto delito de estafa al empresario rancagüino Gonzalo Vial Concha.

Los fiscales citaron a Uriarte, ya que en 2012 prestó servicios a Caval a través de su estudio jurídico Sustentabogados. No obstante, ella explicó que si bien había sido contactada por Valero y Compagnon, esto fue a través de su estudio y no a modo personal. La solicitud era para que su oficina analizara ‘las exigencias que implicaría un aumento de capacidad de generación de energía respecto de esa central (termoeléctrica Los Guindos) y la necesidad de adecuar el proyecto a la recientemente dictada, en esa época, norma de termoeléctricas’.

Con ello, Uriarte declaró que Sebastián Dávalos, marido de Natalia Compagnon, nunca fue mencionado en las negociaciones y que hasta esa fecha no mantenía contacto con los socios. Sin embargo, su nombre quedó inmediatamente relacionado con el caso que sacudió por completo la última administración de Bachelet.

Roces con ex Nueva Mayoría

Esa no es su única debilidad. Su gestión como jefa del gabinete presidencial no estuvo exenta de polémicas. La abogada tuvo fuertes roces con los partidos de la ex Nueva Mayoría, incluido el PS. ¿Las razones? Su estilo de trabajo, caracterizado por ser de espacios herméticos y de absoluta confianza. En ese sentido, la relación que sostuvo en ese tiempo con los partidos del oficialismo “no fue la mejor”, dicen quienes conocieron su gestión.

Prueba de ello es lo que comenta un parlamentario de su tienda: “Ella fue altanera con nosotros en el segundo período de Bachelet, no la va a tener fácil ahora en el Senado”.

En cuanto a sus redes en el PS, Uriarte mantiene buena relación con la actual presidenta, Paulina Vodanovic, y por cierto con el bacheletismo, como la actual embajadora de Chile ante la ONU, Paula Narváez. La relación de amistad que mantiene con la timonel socialista viene desde la época universitaria. Vodanovic entró a trabajar al área jurídica del Instituto de Normalización Previsional (INP) como procuradora, mientras era estudiante de tercer año. Fue ahí que conoció a Uriarte, quien por ese tiempo era su jefa.

Luego de eso mantuvieron su amistad, tanto así que terminaron formando una sociedad conjunta en una empresa de corretaje de propiedades.

Asimismo, la nueva ministra también es cercana al exsubsecretario del Interior Mahmud Aleuy, también socialista. Sin embargo, era parte de la disidencia del PS cuando el ahora presidente del Senado, Álvaro Elizalde, dirigía la tienda.

Tras el cambio de mando el 2018, Ana Lya Uriarte estuvo alejada de los medios, pero activa en política a nivel de partido. De hecho, fue jefa de campaña de César Valenzuela, exdirigente estudiantil que logró un escaño en la disuelta Convención Constitucional, formando parte del Colectivo Socialista. Entremedio, ejerció como abogada litigante en causas ambientales.

Llegada a Interior y rol clave en acuerdo

Su vuelta al debate público fue con su desembarco en el gabinete de Siches en mayo de este año para reforzar la cartera de Interior, tras una serie de traspiés de la ministra durante los primeros meses. La idea era dotar de mayor “espalda política” a la doctora, que hasta ese momento tenía como jefe de gabinete a Roberto Estay, que la acompañaba desde el Colegio Médico.

Pero los contactos con Siches habían comenzado hacía meses. En noviembre del 2021, cuando la entonces presidenta del Colmed asumió el rol de jefa de campaña de Boric para la segunda vuelta. Le iban pidiendo consejos en cuanto a logística y seguridad en los viajes a terreno.

La designación de Uriarte como jefa de gabinete en Interior generó incomodidad en algunos sectores en el PS, dada su compleja relación con ellos. De hecho, incluso hubo diputados de su propia tienda que reclamaron por su nombramiento en una reunión con el senador Alfonso de Urresti. Entre los presentes estaban Daniel Manoucheri, Marcos Ilabaca y Daniel Melo.

La idea de que llegara como asesora tampoco dejó contentos a los partidos del Frente Amplio, sobre todo porque eso implicaba una derrota para ese bloque, considerando que ya la ministra del Interior era independiente.

Ahora, la llegada a la Segpres es mirada con distintos ojos en la oposición, cuyos parlamentarios la tendrán como contraparte especial del gobierno para un acuerdo constituyente, tras ser nombrada para ello hoy por el Presidente Boric.

Además de la amistad que sostiene con Chahuán, en la UDI transmiten que si bien no son tantas las redes que tiene con la oposición hay consenso en que se le tiene respeto. El senador y fundador de Evópoli, Felipe Kast, cree que fue una buena decisión su nombramiento: “Es una persona que genera empatía, que tiene oficio, que sabe de política y que genera menos anticuerpos que el ministro anterior”.

De hecho, uno de sus principales desafíos es hacer frente al ánimo que generaba su antecesor, Giorgio Jackson, en el Senado, y recomponer las relaciones con el Parlamento en general.

Además de los roces dentro del PS, con el PPD también tuvo malas relaciones durante su gestión en el segundo gobierno de Bachelet. Una de ellas fue con el senador Guido Girardi, quien la criticaba por su estilo de hacer política. Prueba de ello fue cuando, mientras conducía la cartera de Medio Ambiente, una serie de episodios críticos de contaminación ambiental en Santiago llevaron a Girardi a recurrir a la justicia. A eso se le sumaron situaciones como que en una de las elecciones senatoriales, pese a que el PS debía apoyar -por protocolo- a Girardi, Uriarte ofició como jefa de campaña de la candidatura de Alberto Undurraga (DC), quien tras perder esa elección fue nombrado por la expresidenta Bachelet al frente del Ministerio de Obras Públicas.

Establecer una buena relación con el Congreso, aseguran parlamentarios, será uno de los desafíos más urgentes para la nueva ministra Segpres. Pero entre parlamentarios y dirigentes sopesan que su gravitación aumentará luego de que el Mandatario le pidiera representar al Ejecutivo en las negociaciones para un entendimiento político que dará continuidad al proceso constituyente, junto con el ambicioso plan de reformas con el que llegó Boric a la Presidencia. Algo que a todas luces ya asoma como una de sus tareas más relevantes.

Ficha personal

  • Nombre completo: Ana Lya Del Carmen Uriarte González
  • Fecha de nacimiento: 17 de julio de 1962
  • Edad: 60
  • Comuna de domicilio electoral: Providencia

Antecedentes familiares

  • Nombre del padre: Francisco Uriarte
  • Nombre de la madre: Lya Rodríguez

Antecedentes académicos

  • Colegio de egreso: Liceo 4, Recoleta
  • Universidad de egreso de pregrado: Universidad de Chile
  • Título profesional: Abogada
  • Nivel educacional: Universitaria

Antecedentes políticos

  • Partido de militancia: Partido Socialista
  • Cargo político anterior: jefa de gabinete Ministerio del Interior

Antecedentes comerciales

Car, home loan icon
  • Inicio de actividades SII: Desde 1993
  • Rubro declarado en el SII: Servicios de asesoramiento y representación jurídica

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.