Canciller ad portas de fallo de La Haya por caso Silala: “Esperamos que se abra una oportunidad para seguir trabajando con Bolivia en una agenda positiva”

Este jueves 1 de diciembre la Corte Internacional de Justicia (CIJ) tiene previsto entregar su resolución.


Para este jueves 1 de diciembre la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya tiene previsto comunicar el fallo del juicio entre Chile y Bolivia respecto del uso de las aguas del río Silala.

En junio de 2016, durante el gobierno de la entonces Presidenta Michelle Bachelet, Chile presentó una demanda solicitando a la CIJ que juzgue y declare que el río Silala es un curso de agua internacional, cuyo uso se rige por el derecho internacional consuetudinario. Además, señaló que el Estado chileno tiene derecho al uso equitativo y razonable de las aguas del afluente. La decisión chilena se dio luego de que el exmandatario de Bolivia, Evo Morales amenazara con denunciar al país por el supuesto robo de las aguas del mencionado río.

Este lunes, la canciller Antonia Urrejola, ad portas del fallo, aseguró que “el litigio ha durado seis años y es el último litigio pendiente que tiene Chile ante la Haya y esperamos que a partir del fallo se abra una oportunidad para seguir trabajando con el país vecino, con Bolivia, en una agenda positiva”.

Sus declaraciones se dieron tras sostener una reunión con el comité asesor del gobierno de Chile para el caso Silala, en donde se conversaron los diversos escenarios que se pueden dar.

La secretaria de Estado recordó, sobre la relación con el vecino país, que “durante el gobierno del Presidente (Sebastián) Piñera se estableció una hoja de ruta de 12 puntos”, que luego, durante una reunión de Mercosur con el canciller boliviano, Rogelio Mayta, “retomamos esa hoja de ruta, hemos tenido diversas reuniones y esperamos que con posterioridad al fallo podamos seguir trabajando en la hoja de ruta y podamos trabajar en una agenda positiva. Nos parece fundamental en materia de negociación y diálogo con un país vecino y hermano”.

Consultada la titular de Relaciones Exteriores sobre los pasos a seguir en caso de que el fallo sea adverso a las pretensiones nacionales, indicó que “no hay caminos posteriores, es final la sentencia de la Corte”.

En tanto, la subsecretaria de Relaciones Exteriores y agente de Chile ante La Haya en este caso, Ximena Fuentes, explicó algunos aspectos técnicos de la demanda y la solicitud chilena. La autoridad tiene previsto viajar a los Países Bajos para escuchar en terreno el fallo de la CIJ.

“Hay que recordar que este caso de lo que se trata es de obtener certeza jurídica por parte del órgano judicial principal de Naciones Unidas, que es la Corte Internacional de Justicia, sobre el carácter internacional de este río compartido. Todo inicia porque Bolivia niega este carácter internacional, afirmando que las aguas del Silala son enteramente bolivianas y que están sujetas a su soberanía y que Chile no tiene derecho a usarlas, ese es el inicio de la controversia”, señaló.

Fuentes agregó que “un elemento positivo que tuvo el caso fue que Bolivia ante el propio tribunal reconoce que se trata de un río internacional, nosotros podríamos con eso sentirnos satisfechos de que lo que fuimos a buscar, de alguna manera, fue reconocido por el propio Bolivia y la controversia se redujo bastante”.

“Hoy lo que está en cuestión es un argumento de Bolivia que constituye el punto central de su contrademanda en el sentido que ciertas obras que existen en el territorio de Bolivia, construidas con la autorización de Bolivia, que son estas llamadas canalizaciones, Bolivia señala que han creado un flujo extra que se viene por la superficie, le llama flujo artificial; el nombre es un poco equívoco porque toda el agua del Silala es natural, y señala que Chile no tiene derecho a ocupar ese flujo extra”, cerró la autoridad.

Sigue leyendo más en La Tercera

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Fue encontrada tallada en la pared de un foso de 10 metros de ancho en la Ciudad Vieja de Jerusalén.