Constituyentes eligen a su presidenta: Por 96 respaldos, Elisa Loncón será quien dirigirá la Convención

(Photo by JAVIER TORRES / AFP)

En la primera ronda de votación, ninguno de los constituyentes obtuvo los votos necesarios (78 sufragios). Finalmente, fue la representante del pueblo mapuche, lingüista y académica de la Universidad de Santiago y de la Universidad Católica quien se impuso y asumió el cargo. "Esta Convención transformará Chile", fueron algunas de sus primeras palabras.




Este domingo 4 de julio se realizó la sesión de instalación de la Convención Constitucional, una ceremonia oficial que tuvo lugar en el exCongreso Nacional y que marcó el inicio de un inédito proceso en el país. Dos hechos eran claves en esta ceremonia inaugural, dirigida por la secretaria relatora del Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel) Carmen Gloria Valladares: la “investidura” de los 155 miembros y la definición de quienes ocuparán los cargos de presidencia y vicepresidencia de la instancia.

Y fue la representante mapuche, Elisa Loncón, quien hizo historia esta jornada.

La lingüista de 58 años -académica en la Facultad de Humanidades del Departamento de Educación de la Universidad de Santiago y profesora externa de la Facultad de Letras de la U. Católica- obtuvo 96 de las 155 preferencias y se convirtió en la presidenta de la Convención, respaldada por los pueblos originarios, la Lista del Pueblo, el Frente Amplio y otros independientes.

La constituyente superó a la carta de la lista Vamos por Chile, Harry Jürgensen, quien obtuvo casi todos los votos de su sector, anotó 36 y la excepción fue Bernardo de La Maza.

Las primeras palabras de Loncón al asumir la mesa directiva fueron en mapudungún y acompañada por la machi Francisca Linconao. Luego, manifestó “un saludo grande al pueblo de Chile, desde el norte hasta la Patagonia, desde el mar hasta la cordillera, en las islas, a todo el pueblo de Chile que nos está escuchando. Aquí estamos, agradecerle el apoyo a las diferentes coaliciones que entregaron su confianza y depositaron sus sueños en el llamado que hiciera la nación mapuche, para votar por una persona mapuche, mujer, para cambiar la historia de este país”.

“Este saludo y agradecimiento es también para la diversidad sexual; este saludo es para las mujeres que caminaron en contra de todo sistema de dominación, agradecerle que esta vez estamos instalando aquí una manera de ser plural, una manera de ser democráticos y ser participativos”, manifestó.

“Por eso, esta Convención que hoy me toca presidir transformará Chile en un Chile plurinacional; en un Chile intercultural; en un Chile que no atente contra los derechos de las mujeres, el derecho de las cuidadoras; en un Chile que cuide la madre tierra y que también limpie las aguas”, añadió.

La nueva presidente de la Convención Constitucional afirmó que “este sueño es un sueño de nuestros antepasados, este sueño se hace realidad, es posible refundar este Chile, establecer una nueva relación entre el pueblo mapuche, las naciones originarias y todas la naciones que conforman este país. Esta es la primera muestra de que esta Convención va a ser participativa. Nosotros como pueblo originario establecimos de que iba a ser una dirección rotativa, colectiva que de espacio a todos los sectores que están representados aquí”.

La votación

Distintos nombres se habían propuesto en los últimos días y finalmente, tras la instalación formal de la Convención Constitucional, se dio inicio a la selección de quienes dirigirán la instancia.

El proceso fue explicado justo antes de la votación por Valladares: “Cada uno de ustedes, en su puesto o silla, ha encontrado un sobre que viene junto con el acta de proclamación (de investidura). Habrán en su carpeta dos sobres que contienen las cédulas para realizar la elección. El sobre rosado contiene los votos para elegir al presidente o presidenta de la Convención, y el amarillo es para elegir al vicepresidenta o vicepresidente”, detalló. Cada sobre tenía un espacio en blanco, que los miembros debían rellenar con el nombre de su candidato.

“La elección de presidente o presidenta se perfecciona con la obtención de la mayoría absoluta de los y las convencionales constituyentes”, dijo la relatora del Tricel. Es decir, el timonel electo debía obtener al menos 78 votos.

“Una vez electo el presidente o presidenta de esta importantísima Convención, voy a culminar el rol para el cual fui designada para esta primera sesión y que desde ya se los agradezco de todo corazón”, agrego y precisó que “el control de la votación la llevaremos nosotros, el Tribunal Calificador de Elecciones (...). En caso que la primera vuelta o la primera votación no se alcanzare la mayoría absoluta, se va a repetir la votación con la cédula que dice segunda votación y así sucesivamente hasta que logren el umbral necesario para elegir a la autoridad”, dijo antes de inicio el proceso de elección.

Una vez que los convencionales rellenaron sus votos, fueron llamados uno a uno para depositar el sobre en una urna. Terminado este proceso, Valladares procedió a leer cada una de las cédulas, primero nombrando al constituyente que emitió el sufragio y luego su preferencia para presidir la Convención.

Entre los nombres votados -además de Loncón y Jürgensen- estuvieron Isabel Godoy (constituyente del pueblo Colla, independiente); Patricia Politzer (D10, Independientes No Neutrales); Cristina Dorador (D3, Movimiento Independientes del Norte); Natividad Llanquileo (constituyente del pueblo mapuche, independiente).

En la primera votación, ninguno de los candidatos obtuvo el respaldo necesario: las primeras mayorías fueron de Loncón -candidatura respaldada por el FA- con 58 votos y Jürgensen -la carta Vamos por Chile-, con 36 votos. En tercer lugar quedó Godoy, con 35 preferencias.

Tras un receso se llevó adelante una segunda votación, que concluyó con la victoria de Elisa Loncón.

El inicio de la ceremonia -que debía comenzar con la investidura de los miembros de la Convención-, no estuvo exenta de interrupciones. De hecho, la instancia debió ser suspendida momentáneamente debido a incidentes que se registraron tanto al interior como al exterior del exCongreso Nacional y la actuación de personal policial.

Fue la constituyente de la Lista del Pueblo, Elsa Labraña (D17), quien enfrentó a la relatora Carmen Gloria Valladares en su alocución y pidió no continuar con la sesión hasta que se detuviera la “represión”.

Tenemos heridos, tenemos reprimidos, tenemos nuestro familiares afuera que están siendo reprimidos por la policía (...) no vamos a empezar la ceremonia hasta que no nos aseguren que afuera se dejó de reprimir a nuestro pueblo”, dijo la miembro de la Convención.

Posterior a ello, Valladares determinó suspender momentáneamente la sesión inaugural y minutos después, informó que esta determinación se extendería hasta “las 12 horas del día”, con “el objeto de asegurarnos de que el país esté tranquilo y podamos tener la audiencia solemne como corresponde a estas autoridades y a nuestro país”. Finalmente, el proceso se retomó pasadas las 12:50.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.