Jaime Quintana: “Si Piñera quiere seguir gobernando debe pasar a segunda línea y aceptar un parlamentarismo de facto”

12/03/2020 FOTOGRAFIAS AL PRESIDENTE DEL SENADO, JAIME QUINTANA Mario Tellez/La Tercera

El legislador propone que el Mandatario entregue al Congreso parte de sus facultades, como la de definir las urgencias y prioridades legislativas. Además, critica a los sectores de la oposición que piden adelantar elecciones o inhabilitar al jefe de Estado.


En sus últimos días a la cabeza de la Cámara Alta, el senador por La Araucanía, Jaime Quintana (PPD), hace un balance sobre el rol que le tocó jugar ante la crisis política y social que se desató el 18 de octubre. Dice que ha sido “hasta terapeútico” transformar sus apuntes sobre las horas clave del acuerdo constitucional del 15 de noviembre, en un libro, que espera publicar antes del plebiscito.

El legislador, que deja la mesa este martes, sostiene que el Presidente Sebastián Piñera no ha dimensionado la profundidad del conflicto y que, por lo mismo, debe entregar parte de su poder al Congreso, por ejemplo, en materia de prioridades legislativas. Al mismo tiempo, llama a la responsabilidad a aquellos sectores de la oposición que plantean anticipar las elecciones o buscan inhabilitar al Mandatario. “Podría erosionar el sistema democrático con consecuencias insospechadas”, advierte.

Asumió la presidencia del Senado en un año complejo. ¿Con qué sensación se va?

Muchos dicen que a Iván Flores y a mí nos tocó el periodo más difícil desde la vuelta a la democracia. De alguna manera eso alteró la agenda con la que asumimos, pero diría que levemente, porque en los tres ejes que nos propusimos; modernización y transparencia, vinculación ciudadana y garantías y derechos, se avanzó. Hubo que sacrificar algunos temas porque había que enfocarse en lo que ocurrió después del estallido. Y en eso, uno puede criticar, pero nadie puede decir que Senado fue un actor pasivo que miró desde lejos.

En ese rol le tocó ver de cerca cómo esta crisis impactó al Presidente Piñera, ¿con qué visión se queda?

Lamentablemente hasta hoy no he visto en el Presidente un cambio en la disposición a tomar una agenda distinta a aquella con la cual llegó a La Moneda. Al Presidente le ha costado mucho entender que Chile cambió y que, por lo tanto, las prioridades tienen que ser otras, que las formas de conducir el gobierno también deben ser distintas. Uno hubiera esperado ver a un Presidente más dispuesto a escuchar, más humilde.

¿Cree que no él no ha dimensionado la profundidad del conflicto?

Piñera es parte de los que en su sector creyeron y siguen creyendo que esto iba a pasar rápido. Está en la tesis de que hay que esperar que esto fluya, que se atenúe, que baje la violencia y luego seguir como si no hubiese pasado nada. Estamos cumpliendo cinco meses del estallido, cuatro meses del acuerdo constitucional y tres meses desde que los ministros (Gonzalo) Blumel e (Ignacio) Briones nos invitaran a concordar una hoja de ruta. Y no pasó nada.

Usted fue crítico respecto de la idea de anticipar elecciones. ¿Le parece que la salida del Presidente pueda ser una solución?

Si Piñera quiere seguir gobernando debe pasar a una segunda línea y aceptar un parlamentarismo de facto. Hay muchos columnistas que han señalado que, particularmente después del acuerdo constitucional, en Chile se vio un presidencialismo más atenuado y un parlamentarismo incipiente, que ha irrumpido más allá de las atribuciones que tiene, las que son muy pocas. Por eso es que es muy sorprendente que algunos digan que se tienen que ir todos. Les recordaría que ellos mismos fueron elegidos hace dos años en la primera elección sin binominal. Entonces, en esto hay que ser cuidadosos. Frente a los conflictos uno debe saber afrontarlos y no arrancar de ellos.

¿A qué se refiere con un parlamentarismo de facto?

En marzo dimos un pequeño paso, que no existía. En esta sala concurre todos los lunes ante (Gonzalo) Blumel y luego ante (Felipe) Ward la mesa del Senado para discutir sobre la agenda. Y se pueden hacer muchas críticas, pero nadie puede desconocer, que la productividad legislativa no ha disminuido. Le digo más, el despacho de mociones ha superado las del Ejecutivo. Entonces, no digo que se haga un cambio legal ni constitucional en el corto plazo , porque viene todo este debate en la nueva Constitución, pero sí aceptar que tengamos un parlamentarismo de facto y compartir responsabilidades.

¿Cómo cuáles?

Tiene que ver, por ejemplo, con que el Congreso pueda priorizar las urgencias legislativas. Y el paso siguiente, sin lugar a dudas, tiene que ver con atenuar el presidencialismo en lo que es la iniciativa exclusiva, particularmente, en materia de gasto. Entendemos que ese es un paso que requiere reformas constitucionales, pero el país probablemente va a transitar ese camino muy pronto y, por lo tanto, en los hechos hay que ir avanzando en esa dirección.

¿Qué le parece que algunos apunten a la inhabilidad del Presidente?

No creo que el problema de fondo sean sus facultades físicas o mentales. Otra cosa es que con esas facultades él ha hecho el peor gobierno de los últimos 30 años. Pero inhabilitar a un Presidente en la mitad de su periodo, haría desplomar la ya alicaída imagen internacional de Chile y podría erosionar el sistema democrático con consecuencias insospechadas, provocando un completo debilitamiento de las instituciones. Por eso llamo a la responsabilidad.

¿La oposición ha estado a la altura frente a la crisis?

En el momento más álgido y de mayor convulsión la oposición no estuvo a la altura, por ejemplo, en materia de seguridad y lo quiero decir categóricamente. Dentro del relato de la centroizquierda nos falta preocuparnos en serio y con convicción de los temas de la seguridad pública. Porque estamos al debe, algunos dicen que tenemos un trauma al respecto. Y no solo se trata de condenar la violencia, porque hay quienes creen que los que cometen hechos vandálicos están esperando la condena transversal para dejar de hacerlo y eso no va a ser así. Lo importante es ser capaces de proponer y no restarnos siempre.

Usted convocó a una reunión para dar una señal de compromiso con la realización de un plebiscito pacífico. Sin embargo, llegaron seis de los diez firmantes del acuerdo consitucional. ¿Le dolió?

Valoro la sinceridad de quienes criticaron, dijeron que no iban porque les complicaba la foto y lo dijeron con todas sus letras. Eso significa que están pensando en la calculadora de sus partidos o referentes, antes que en el país. Hoy no hay nada más importante que cuidar el proceso constituyente.

¿Fue un error de parte de ellos?

Claro, porque si hay algo consustancial a la política, a la democracia, es dialogar y no restarse. Aquí surgieron temas bien importantes. Aprovecho de hacer un llamando al gobierno, se lo he recomendado al ministro Blumel, aunque estemos ya en proceso de elección, aún es tiempo de regular el tema del gasto. De lo contrario, esto se va a terminar judicializando, porque no sabremos de dónde sale la plata.

De esa reunión salieron con llamado trasversal condenando la violencia. ¿En su sector ha habido irresponsabilidad en ese sentido?

En un tiempo de tanta fragilidad de convulsión, de hechos violentos que ocurren permanentemente, creo que todas las personas que tienen cargo de responsabilidad tienen que ser extremadamente prudente en las declaraciones. Pero también debo ser claro y decir que aquí no se trata solo de declaraciones, las transgresiones al orden público las enfrenta el órgano encargado de cautelarlo, que es el Ministerio del Interior y en eso claramente hemos estado al debe, más aún cuando se han violado flagrantemente los derechos humanos. Por eso debemos plantearnos una nueva policía con alta preparación en DD.HH. y con control eficaz del orden público.

En esa cita también se abordó el tema del pacto económico y social, ¿ve posible que se logre?

Si no lo intentamos siquiera nunca lo vamos a saber, pero claramente se requiere avanzar en agenda post estallido. Es probable que no estemos de acuerdo en todo, pero debemos, al menos, intentarlo de buena fe y dejar de hablar de acuerdos nacionales con tanta facilidad cuando en el fondo son imposiciones.

Esta semana la acusación que prepara RD contra el ministro Blumel sumó apoyos. ¿Qué le parece?

No sé si ayudaría en este momento la salida de Blumel. Ha sido de los menos ortodoxos y más dialogantes del gabinete. Y la pregunta, cuando estamos a 45 días de un momento tan trascendente como el plebiscito, es si acaso empantanarnos en esa discusión, es realmente lo aconsejable. Eso puede generar un ambiente menos favorable para el éxito de este proceso.b

Comenta