La campaña sin Parisi: PDG dice que “derribamos el mito de que él viene a forrarse” y expertos reclaman por daño a fe pública

El candidato del PDG, Franco Parisi, durante la transmisión del programa Bad Boys de la plataforma YouTube.

A través de un video difundido en sus redes sociales, el candidato presidencial anunció que está contagiado de Covid-19, de modo que se mantendrá en su residencia en Alabama. Sin impedimento legal de por medio, su candidatura sigue en pie: por no estar en Chile no podrá sacar dinero de su cuenta electoral en la que, hasta ahora, ha recibido $547 mil pesos. Pero sí puede reembolsar por los votos obtenidos. Los expertos piden que el Servel sea "estricto" en el análisis de los gastos y facturas que debería presentar para obtener esos montos.




La expectación por el arribo al país del candidato presidencial del Partido de la Gente (PDG), Franco Parisi, concluyó la noche del miércoles con el anuncio hecho por el propio abanderado a través de un video difundido en sus redes sociales.

El economista aseguró que no vendrá a Chile debido a que su examen de PCR dio positivo para Covid-19, lo que lo obligará a estar por 14 días más en su residencia en Alabama, Estados Unidos. Así, apenas 24 horas antes de la primera vuelta presidencial, Parisi -aseguró- deberá tomarse un nuevo PCR para confirmar si, en esa fecha, superó el contagio y si, eventualmente, podrá o no viajar.

De esta forma, el candidato del PDG se convierte en la primera figura en la historia del país que busca llegar a La Moneda sin poner un pie en Chile para realizar su campaña ni estar presente el día de la elección. Este escenario, de hecho, no está contemplado en la legislación electoral vigente (Ley 19.884), razón por la que el Servicio Electoral (Servel) aceptó su candidatura y no ha hecho reproche alguno por su ausencia.

“Es un candidato con todos los derechos y no tiene ninguna obligación legal de estar presente físicamente en el país”, aseguran desde el organismo.

Al respecto, María Jaraquemada, oficial del Programa para Chile y el Cono Sur de IDEA Internacional, subraya que “la ley no contemplaba ese requisito y por algo (Parisi) se pudo inscribir y es candidato. Pero las leyes en general no pueden prever todas las situaciones y si esto no se previó, es porque no nos imaginábamos que pudiera ocurrir”. En esa línea, dice que “habrá que mirar hacia el futuro qué se hace para que esto no ocurra, pero uno también espera que haya cierto estándar ético y de relación con la ciudadanía de parte de quienes aspiran al máximo cargo de la República (...) Uno esperaría que no se usaran como subterfugios estos vacíos de la ley para llevar estas campañas así”.

En ese sentido, la abogada plantea que “a mi juicio, hay un daño a la fe pública, porque, además, Parisi dijo que iba a venir, pero finalmente no lo hizo. Daña más aún la política y los partidos”.

Una opinión similar expresa el director de Chile Transparente, Alberto Precht, quien afirma que “el caso de Parisi lo único que genera es un desprestigio mayor aún a la política, por la forma de hacer campaña, por no estar presente en el territorio nacional, por sus actitudes, por tener temas pendientes tan relevantes como el caso de una pensión de alimentos y tener una orden de arraigo”.

Sin embargo, el abogado no cree que una regulación en esta materia debiera estar contenida en la ley electoral. Sobre el punto, explica que “ni el legislador ni nadie se podía poner en un escenario tan sui generis como este. Lo de Parisi es inédito y rompe todo tipo de esquemas, por tanto, no es culpa de la ley. No se puede tener una ley que señale algo tan obvio, que tiene que ver con un estándar ético, de comportamiento, de responsabilidad de alguien que quiere llegar a la Primera Magistratura del país. No hay que preguntarse por qué la ley no lo tiene, sino por qué Parisi actúa como actúa”.

Para Jorge Barrera, profesor de la Facultad de Derecho de las universidades de Chile y San Sebastián, “la ley no debiese contemplar una norma que obligue o fuerce a la presencialidad. Lo anterior constituye un problema político y no jurídico que, por el contrario, podría llegar a ser vulneratorio de derechos ciudadanos, por ejemplo, si estuviéramos frente a casos reales de persecución política”.

El financiamiento de su campaña

Debido a su permanencia en Estados Unidos, el abanderado -quien va por su tercer intento presidencial- no ha habilitado la cuenta única electoral de BancoEstado en la que los candidatos reciben los aportes para el financiamiento de su campaña.

Según explican desde el Servel, “Parisi autorizó la apertura de su cuenta corriente y puede y está recibiendo aportes privados. No los puede usar mientras no retire clave y tarjetas de la cuenta personalmente en el Banco (Estado) para operar con ella”. Por tanto, el abanderado del PDG no puede hacer movimientos de dinero a través de esa cuenta y, de no habilitarla “hasta el día de la elección, los aportes se devolverán a los aportantes, incluso los aportes propios del candidato que siguen igual procedimiento”, afirman desde el servicio. Hasta ahora, sus aportes registrados ante el Servel suman $547 mil pesos.

Esto, de todos modos, no ha sido impedimento para el despliegue que ha desarrollado su colectividad y los candidatos parlamentarios del PDG. Eso es lo que sostiene el secretario general de la tienda, Emilio Peña, quien explica que “nos hemos desplegado de Arica a Magallanes en todo el proceso de campaña con cerca de 400 candidatos. Es evidente que la candidatura presidencial es una parte importante, pero, aun así, el trabajo territorial se ha hecho”.

“Nosotros no les pagamos a las personas para que muevan banderas, son voluntarios, todo se ha hecho a pulso. Cada candidato también tiene el derecho de contratar a personas, pero en la gran mayoría de los casos, el partido propiamente tal no ha hecho ningún desembolso. Hasta el minuto, ha sido todo voluntariado, buena intención y trabajo”, precisa.

En ese sentido, Peña afirma que la imposibilidad de habilitar una cuenta para recibir financiamiento “para nosotros no ha sido tema”, y asegura que con ello “derribamos un mito grande, el mito de que Franco Parisi armó un partido político para forrarse, para él tener lucas, para él tener devolución por votos. Eso no es así. El PDG es mucho más grande que forrarse con unas lucas, es convicción”.

Y aunque reconoce que hubieran esperado contar con la presencia física de su presidenciable, Peña dice que “estamos contentos, porque le robamos a la clase política tradicional una gran cantidad de adherentes y voluntades”, y apunta: “Cada día más, la gente prefiere ver Netflix o escuchar Spotify. ¿Y por qué no tener candidato presidencial que, si no puede estar en Punta Arenas físicamente saludando a alguien en la plaza, pueda estar con mil o dos mil personas en cualquier medio de Arica a Punta Arenas y en cualquier minuto? Esas son las cosas que Chile tiene que empezar a entender”.

¿Recibirá un reembolso por los votos que obtenga?

En el Servel sostienen que el candidato Parisi “debe presentar una rendición de gastos” y así “puede recibir reembolso fiscal a razón de UF 0,04 por voto obtenido por los gastos realmente efectuados, respaldados por boletas o facturas pendientes de pago y no financiados por otros tipos de aportes”.

Sobre el punto, Jaraquemada precisa que “no hay nada ilegal”, porque “no ha habido movimientos de dineros” y lo que podría ocurrir es que “rindiera gastos a partir de cuentas por cobrar y podría pedir el reembolso de ello”. Pero, insiste, “el reembolso es por gastos hechos. Si alguien inventa gastos -como en el caso Publicam, pero con la ley antigua- o infla precios, es contrario a la ley”.

En tanto, el PDG “puede recibir aportes privados y hacer gastos de la campaña presidencial”, apuntan en el Servel, aunque con un tope: “El límite del gasto que puede efectuar el partido en la campaña presidencial es un tercio del límite del candidato, que es de UF 0,015 por número de electores”, afirman. Al mismo tiempo, el organismo a cargo de las elecciones puntualiza que la colectividad también “puede solicitar reembolso fiscal a razón de UF 0,015 por voto recibido por los gastos realmente efectuados, respaldados por boletas o facturas pendientes de pago y no financiados por otros tipos de aportes”.

Para la segunda vuelta, la normativa es similar, pero disminuyen los valores de gasto y reembolso.

Así las cosas, solo si Franco Parisi terminara imponiéndose en la carrera presidencial, se vería en la obligación de venir a Chile. Y es que algo que sí contempla la legislación actual es que, para asumir el cargo, el Presidente electo debe prestar juramento o promesa personalmente ante el Congreso Pleno, tal como lo establece el artículo 27, inciso cuarto de la Constitución. Claro que, de no poder hacerlo, la Carta Magna considera una alternativa: sería el presidente del Senado quien asuma la Primera Magistratura provisoriamente.

Dado este escenario, el abogado Barrera es enfático: “Lo he dicho sostenidamente. Estamos frente a un mero acto formal que defrauda el espíritu de la legislación a fin de hacerse de fondos públicos. De los antecedentes, es meridianamente claro que Franco Parisi no se ha presentado para competir en la carrera presidencial, sino que solo ha declarado su candidatura para ‘hacer caja’ para el PDG o alguien más. El Servel podría, derechamente, instruir que se rechazaran gastos electorales que tengan por objeto la ganancia de una empresa vinculada a las candidaturas. Lo anterior, más aún considerando la jurisprudencia reciente del Tricel, en donde se tuvo por rechazadas las candidaturas de Felices y Forrados en base al principio de realidad, proscribiendo el fraude a la ley en base a meros formalismos, y rechazando cualquier intervención de empresas o conglomerados económicos que intenten utilizar e instrumentalizar la actividad política”.

Precht, en tanto, destaca que Parisi “va a tener que rendir gastos de campaña” y, sobre esa rendición, “esperamos que el Servel sea estricto en el análisis de la normativa y muy restrictivo y que, evidentemente, si esta persona no realizó campaña en territorio nacional y no ejecutó gasto, no vaya a tener ninguna posibilidad de devolución de gastos por rendir y no nos encontremos el día de mañana con facturas de servicios que puedan ser, al menos, dudosas”. Asimismo, sostiene que “es muy importante que, junto con la candidatura de Parisi, se analice cómo va a ser la rendición de gasto de los candidatos (del PDG), cómo se hacen estas rendiciones, qué servicios se prestan, para no encontrarnos con ningún tipo de sorpresa”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.