Límite a la reelección a alcaldes: gobierno no presentaría veto ante incertidumbre por votos RN y UDI

La sede del Congreso Nacional, en Valparaíso.

Luego de varias conversaciones entre el timoneles de esos partidos, el Presidente Sebastián Piñera y ministros del comité político en el oficialismo dicen que, hasta ahora, no tienen los sufragios necesarios y, por lo tanto, es inviable utilizar esa herramienta para evitar un traspié en el Congreso.




Primero dijeron que tenían 27 votos asegurados y luego 25. Ese era el escenario en Renovación Nacional hasta ayer en la tarde, el que fue evolucionado hasta no tener certezas de cuántos apoyos habría para sostener la estrategia en el Congreso en caso de presentar un veto para corregir el proyecto de límite a la reelección.

Según afirman en el oficialismo, Desbordes sostuvo múltiples conversaciones con el propio Presidente Sebastián Piñera y los ministros del comité político Gonzalo Blumel (Interior) y Claudio Alvarado (Segpres) en las cuales hicieron varios cálculos para ver si podían sortear con éxito el tema en el Parlamento.

Sin embargo, en la interna de RN comenzaron a surgir voces con dudas sobre apoyar esta iniciativa y se empezó a articular una oposición en la materia liderada por el diputado Diego Schalper, quien, incluso, en los días previos había encabezado un consejo regional que emitió una declaración manifestando su rechazo al veto presidencial.

Asimismo, habría resistencia de los senadores Andrés Allamand y Rodrigo Galilea. Por lo tanto, en el oficialismo dicen que no habría viabilidad para presentar el veto.

“Me parece que dada las circunstancias actuales, la reciente reforma constitucional aprobada y las declaraciones de los distintos personeros de los partidos de no estar dispuestos, creo que no tiene viabilidad política la presentación de un veto”, indicó Galilea.

Así, de acuerdo a fuentes de RN, el propio Desbordes le transparentó a Piñera que no estaban los votos asegurados. “En RN hay un problema interno que opera en contra de lo que determine la directiva”, decían en Palacio.

En La Moneda desde el día uno -en medio de las presiones de sectores de la UDI, RN y de alcaldes- indicaron que impulsarían el veto solo si había “realismo político”, lo que implicaba que los partidos sean capaces de “garantizar apoyos suficientes y necesarios”, lo que, hasta ahora, no ha ocurrido.

De hecho, durante las últimas horas también empezaron a surgir algunas dudas de votos en la UDI, por ejemplo, del diputado Sergio Gahona, quien sinceró que su apoyo estaba en “evaluación”. Lo mismo ocurría en el caso de Celso Morales.

Esto, en un escenario en que para que la estrategia tuviera éxito necesitaban un mínimo de 52 votos, no obstante, el Ejecutivo pedía tener “holgura”. Esto, porque era una de las condiciones del Mandatario quien no quería sufrir un revés en el Congreso.

Además, en Palacio aseguran que en momentos que están pasando por un escenario delicado debido a la pandemia del Covid-19, no pueden arriesgarse a cuestionamientos de la ciudadanía porque terminarán pagando los costos políticos solos. Esto, en un contexto en que además el Ejecutivo evalúa enviar otros vetos al Congreso a los proyectos de servicios básicos y protección a la niñez.

De todas formas, altas fuentes Palacio recalcan que durante la tarde se zanjará de manera definitiva en una reunión que tendrán con Piñera. Las mismas fuentes dicen que si de aquí a la tarde Chile Vamos llega con los votos, el escenario podría cambiar.

Esto porque a las 23.59 de este viernes se vence el plazo que tiene el gobierno para enviar veto y luego promulgar la ley.

Comenta