Raúl Soto, presidente de la Cámara: “Un nuevo sistema político no puede ser traje a la medida de nadie, menos de quienes redactan la Constitución”

El presidente de la Cámara y diputado PPD, Raúl Soto.

De cara al debate que levantó el acuerdo de la Comisión de Sistema Político de la Convención que, entre otras materias, avanzó a terminar con el Senado y a poner restricciones a la reelección de diputados, el congresista PPD dice que espera "reglas justas y claras" en el nuevo texto constitucional.




Al igual que varios diputados, el presidente de la Cámara, Raúl Soto (PPD), reaccionó sosprendido a la norma que reduce el límite a la reelección a solo dos períodos para los parlamentarios.

La disposición, incluida en el acuerdo alcanzado en la Comisión de Sistema Político, genera una encrucijada de interpretaciones. La más restrictiva indica que los actuales diputados, que ya están en su segundo mandato, no podrían postular inmediatamente al nuevo Congreso.

Si bien cree que lo ideal es que la misma Convención Constitucional despeje las dudas y sospechas, precisa que la interpretación que tiene la mesa de la Cámara, es que se está creando una institución nueva, distinta a la actual Cámara, por lo que las restricciones debiesen contarse a partir de la próxima elección.

El Presidente en Cerro Castillo hizo un llamado a crear una coalición. ¿Se siente convocado?

Para ser justo, lo que dijo el Presidente Gabriel Boric en el cónclave fue que el ideal es transitar hacia una coalición, pero también, al mismo tiempo, reconoció que hay dos coaliciones que no han terminado todavía de consolidarse, de cuajar, esa es la realidad. Es bueno para el gobierno y para Chile que exista una coalición socialdemócrata fuerte.

¿Usted, en lo personal, se siente un diputado oficialista o no?

Sí, por supuesto. Yo hoy me considero parte del proyecto político del gobierno. Quiero colaborar de manera proactiva y coordinarme con el Ejecutivo, pero parto desde la base de la plena autonomía de la Cámara.

Uno de los temas complejos que vienen es la discusión del quinto retiro, que es resistido por el ministro de Hacienda, Mario Marcel, y el gobierno, en general. ¿Ya definió una posición?

Mi rol como presidente de la Cámara de Diputados es garantizar que no haya vetos respecto de ninguna iniciativa y que no tome decisiones de espaldas a la gente y entre cuatro paredes.

En lo personal, ¿todavía no toma una postura?

He sido partidario de los retiros y tiendo a ser una persona consecuente. Pero también soy una persona dialogante. Quiero escuchar y ver cómo se desarrolla este debate. La situación socioeconómica del país sigue siendo grave. La presión socioeconómica que hay es importante. Hay una situación a la que tenemos que poner ojo y tomar las mejores decisiones sin cerrar la puerta a ninguna posibilidad.

El 2019, usted junto al entonces diputado Boric firmaron un proyecto para convertir el Congreso en una sola cámara. ¿Sigue creyendo que ese modelo es el ideal?

Hoy la Convención Constitucional está tomando una decisión respecto de nuestro sistema político, con un bicameral asimétrico y un presidencialismo atenuado. Pero lo importante, más allá de si es una o dos cámaras, es que exista un contrapeso político real del Poder Legislativo respecto del Poder Ejecutivo. Mi preocupación tiene que ver más con las facultades de este nuevo órgano legislativo. Al mismo tiempo, es importante garantizar la representatividad.

El acuerdo logrado en la Comisión de Sistema Político establece solo una reelección para diputados. ¿Cambia las reglas de juego?

Respetamos la autonomía de la Convención y las decisiones que está tomando democráticamente para el nuevo sistema político. Pero, al mismo tiempo, esperamos reglas justas y claras, considerando que los convencionales son eventuales incumbentes. El tránsito a un nuevo sistema político no puede ser un traje a la medida de nadie, menos de quienes están redactando la Constitución. Si así fuera, tendría un problema de legitimidad de origen y eso es preocupante. Queremos que le vaya bien a la Convención, porque de ella depende el éxito del proceso constituyente, y que el camino de salida institucional a la crisis llegue a buen puerto. Para eso es legítimo opinar desde una mirada constructiva y de colaboración, pero hay una serie de cosas que están causando incertidumbre y deben ser aclaradas. En este caso, nosotros creemos que se trata de una institución sustancialmente distinta y, por tanto, esas normas deben regir a partir de la conformación de la nueva institucionalidad.

El problema es que esto, si no se despeja, generaría un veto a varios diputados en ejercicio.

No deberían existir vetos en democracia, espero que no sea el sentido que le quieren imprimir los convencionales que, como dije, son eventualmente incumbentes. Sabemos que dichas normas están aún en construcción y confiamos en que el proceso concluya de buena forma, con reglas justas y claras. Aún hay espacio para que estas cosas se vayan aclarando en el texto definitivo o bien en las normas transitorias.

El jefe de bancada de senadores PS, José Miguel Insulza, dijo que el acuerdo logrado en la Convención era indigno...

No se trata de un problema de dignidad, es un acuerdo legítimo de un órgano democrático, pero cuyo contenido genera dudas razonables e incertezas que se deben aclarar por el bien del proceso constituyente, de Chile y de la legitimidad y estabilidad de nuestro sistema democrático.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.