Senado despacha veto presidencial al proyecto que crea el Servicio Nacional de Protección Especializada a la Niñez y Adolescencia

La ministra Rubilar en el Senado junto al titular de la Segpres, Cristián Monckeberg, y a la subsecretaria de la Niñez, Carol Bown. Foto: Pablo Ovalle Isasmendi / Agencia Uno.

La norma volverá a la Cámara de Diputados para que ésta remita al Ejecutivo las observaciones aprobadas. Luego el proyecto deberá ir a revisión del Tribunal Constitucional antes de ser promulgado y publicado.




La Sala del Senado despachó este miércoles el veto presidencial al proyecto de ley que crea el Servicio Nacional de Protección Especializada a la Niñez y Adolescencia.

La norma volverá a la Cámara de Diputados para que ésta remita al Ejecutivo las observaciones aprobadas. Luego el proyecto deberá ir a revisión del Tribunal Constitucional antes de ser promulgado y publicado. Después de esto existe un plazo máximo de un año para instalar, hacer los reglamentos, las calificaciones de quienes se contraten y comenzar a operar.

El 7 de octubre la Sala del Senado inició la discusión de las observaciones presentadas por el Ejecutivo. Esa jornada se votaron seis de los puntos que estableció el Gobierno. El análisis continuó el 13, 14 y 27 de octubre, para concluir en la sesión este miércoles.

De acuerdo a lo expuesto por el Gobierno, el veto fue planteado para acelerar la puesta en marcha de la institucionalidad que reemplaza al Servicio Nacional de Menores (Sename). El objetivo del Ejecutivo al vetar algunos artículos del proyecto de ley, después de analizar las modificaciones introducidas a la iniciativa durante su tramitación legislativa, era implementar con urgencia el nuevo servicio, ya que dejó supeditada la vigencia del servicio a la publicación de la ley de sistema de garantías y protección integral de los derechos de la niñez y adolescencia, lo que retrasaba su implementación.

Tras la aprobación del veto en el Senado, la ministra de Desarrollo Social y Familia, Karla Rubilar, señaló que “el Sename, tal como lo conocemos, dejará de existir".

"Terminar con el Sename es una deuda histórica que tiene nuestro país con la niñez y adolescencia, especialmente a partir de la crisis que ha sufrido la institucionalidad de protección durante los últimos años. Diversos diagnósticos han dado cuenta de una crisis profunda, de la que como Estado nos tenemos que hacer cargo cuanto antes”, sostuvo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.