Consejos para escoger el mejor alimento para gatos

Foto: Anna Kumpan.

A diferencia de los perros, los felinos son carnívoros estrictos y la mayor parte de su dieta debe ser proteína de origen animal. ¿Cómo saber si la marca que compro tiene lo que necesita? Dos especialistas enseñan a leer las etiquetas para que, en la alimentación de tu mascota, no te pasen gato por liebre.




Actualizado el 13 de julio de 2022.

Comer es uno de los grandes placeres de la vida. Sin embargo, cuando se trata de la alimentación de las mascotas, que es responsabilidad de los humanos, requiere de preocupación, educación e información. Llegar y comprar un producto solo guiándose por el precio o la publicidad puede terminar siendo irresponsable.

Pero en las góndolas del supermercado o de las tiendas de alimentos todos los productos prometen ser nutritivos, deliciosos y convenientes. ¿Cómo saber cuál es realmente bueno para la salud de los gatos?

“Lo más importante al momento de determinar qué alimento es el más idóneo es entender que el gato es un carnívoro estricto o carnívoro obligado”, apunta David Rodríguez Gaete, nutriólogo y gastroenterólogo veterinario. Esto significa que necesitan una alta ingesta de proteínas de origen animal para poder llevar a cabo sus funciones vitales.

“Sin estos aminoácidos de forma permanente, como la taurina y la arginina, podrían tener fallas fisiológicas o en casos más graves provocarles la muerte”, advierte. Por eso mismo, lo más relevante es que el producto que vaya a comer sea un alimento alto en proteína.

Ser un carnívoro estricto significa que los gatos “no tienen amilasa salival, que es la encargada de asimilar los azúcares, y a su vez tienen una perdida continua de aminoácidos”. Estos animales tampoco son capaces de conservar los niveles de nitrógeno en la sangre, y por eso necesitan recibir proteína de manera constante.

Parece que ya es la hora de almuerzo. Foto: Paul Hanaoka.

Rodríguez, que a su vez es fundador de NutriVet Chile, espacio en el que hace asesorías especializadas, comenta que según algunos estudios la dieta de los gatos salvajes consiste en “cerca de un 50% de proteína, sobre un 35% de grasa y alrededor de un 10% de carbohidratos”. Tomando esta información, dice que “deberíamos fijarnos que el alimento tenga un alto porcentaje de proteína animal, un mediano a alto porcentaje de grasa y un bajo porcentaje de carbohidratos”

A pesar de ser algo crucial, “lamentablemente en el mercado hay alimentos que tienen sobre un 30% de carbohidratos, lo cual podría generar un trastorno metabólico como diabetes, sobrepeso, problemas en articulaciones y todo lo que conlleva una mala alimentación”.

Otras consecuencias de una dieta alta en carbohidratos son “una menor calidad de pelo, mayor volumen de heces y con peor olor, además de un menor bienestar de la mascota”. Lo ideal, comenta Rodríguez, es que el alimento tenga más de 45% de proteína animal.

Ojo con los ingredientes

“Más que en el precio del producto, especialmente en la alimentación felina, es necesario fijarse en los ingredientes”, sugiere Montserrat Villa, médico veterinaria. “Lo mejor sería que el alimento tuviera como primer ingrediente carne, independiente del origen. Puede ser de pollo, pato, salmón o trucha, que son las más comunes”. Sin embargo, lo mejor es que no tenga “subproductos como arroz o trigo”, por lo que mientras se pueda (a nivel económico), “hay que priorizar que el primer ingrediente sea la proteína pura”.

Según ahonda Rodríguez, a nivel mundial no existe una ley que obligue a declarar el porcentaje de carbohidratos en el envase de los alimentos para mascotas. Sin embargo, como consumidores podemos hacer el cálculo mirando la tabla de información nutricional.

En los envases sí aparece de forma porcentual un análisis garantizado de los nutrientes. Lo que Rodríguez sugiere, entonces, “es sumar el porcentaje de proteína + el porcentaje de grasa o lípido o extracto etéreo (cualquiera de esos tres nombres) + el porcentaje de fibra cruda bruta + el porcentaje de cenizas + el porcentaje de humedad”.

Con la suma de todos estos elementos, nos va a dar un número menor a cien. Si por ejemplo este fuera 80, lo que hay que hacer es restarle ese resultado a cien —que es el total—, lo que nos daría 20. “Siendo así, ese alimento tendría un 20% de carbohidratos”, calcula el veterinario.

En el caso de que “esta suma nos diera 60, el alimento tiene por lo tanto un 40% de carbohidratos, no lo que no sería para nada recomendable”, apunta.

En algunos casos, en el etiquetado no se especifica el porcentaje de ceniza ni del de humedad, pero por lo general el primero va entre el 8 y el 10% —si es que es un alimento muy barato— y el de humedad entre un 10 o un 12%”.

Clasificación y ración

A grandes rasgos, Villa explica que los alimentos “se dividen según sus valores nutricionales en cuatro categorías: económico, mantención, premium y super premium”. Los primeros dos se pueden encontrar en supermercados y negocios particulares, mientras que los premium y super-premium se encuentran en clínicas veterinarias, distribuidoras o en tiendas especializadas en cuidado de mascotas”.

Independiente de las categorías anteriormente mencionadas, todos los alimentos tienen especificado en una tabla “la cantidad en gramos que debiera consumir diariamente una mascota según el peso y su edad”.

“Lo ideal es que la dosis diaria de un gato sea desplegada en varias porciones, en caso de que el propietario tenga la capacidad de hacerlo”, detalla la médico veterinario. A veces, lo que suele suceder es que el mismo gato va comiendo en pequeñas porciones durante el día, por lo que no tienen problema en recibir una sola gran ración. “Esto también ayuda a evitar el estrés y la ansiedad de tener que esperar a que el dueño sirva el alimento”.

¿Cuántas veces al día hay que darles comida? Según Rodríguez esto depende, pero que en general los gatos comen entre 15 a 20 veces al día. “Es así porque tienen perdidas continuas y obligadas de aminoácidos, entonces cada cierto tiempo tienen que ir reabasteciéndose”.

Alimentos vegetarianos

Y ya que estamos en la era plant-based, para los felinos también existen este tipo de innovaciones. Rodríguez enfatiza que últimamente han aparecido varios alimentos vegetarianos para gatos, sin embargo estos no son muy recomendables porque “la taurina, que es el aminoácido esencial, solo viene en origen animal. La que se usa en estos productos es sintética, pero el problema de los aminoácidos de origen vegetal es que tienen menor digestibilidad”. Es decir, no se aprovecha el cien por ciento de lo que se consume.

“El mensaje es evitar los alimentos veganos, ya que los gatos son carnívoros estrictos y necesitan proteína de origen animal”, advierte.

Otras sugerencias

“No necesariamente lo más caro es lo mejor”, acuña Rodríguez. Pero hay tres puntos que que tomar en cuenta al momento de elegir un alimento.

  • El alimento le tiene que gustar a tu gato (aunque sea de alta calidad, si no le gusta no sirve).
  • Necesitas tener la solvencia económica para poder pagarlo (muchos premium o super-premium no son para cualquier bolsillo).
  • Que no le genere un problema o reacción adversa.
  • Que cumplan con la normativa vigente en la planta de elaboración (y que el producto tenga ciertos criterios de preservación ambiental).

“Por muy bueno que sea, si le genera una reacción cutánea, digestiva o de otra índole, simplemente no es la comida ideal para tu mascota, aunque sea la más costosa”, señala.

“Los gatos necesitan al menos un 9% de grasa y máximo un 5% de fibra en la dieta, por lo que también sería bueno complementar la alimentación pelletizada con alimentos húmedos, como ciertos snacks”, apunta.

Opiniones de diversos dueños de gatos

Natalia Sánchez (estudiante de Arte) - guardiana de Samantha y Cuchito

“Cuando vivíamos en Santiago, mis gatos comían Brit y Nutrience, pero como en Punta Arenas cuesta conseguir, cambiamos a Oven Baked. Hay que tener cuidado con esas comidas que le ponen grano de maíz, porque eso les hace mal a los gatitos, en especial a sus riñones. La transición la hice de a poco hasta que después agarran la costumbre del cambio. Un verano, pillamos a mi papá dándoles comida más barata, y a Cuchito se le notó harto la diferencia: su pelaje se veía grasoso, como cuando una persona anda con el pelo sin lavar. Hicimos el cambio de comida a la de siempre, y ahí recuperó su pelaje esponjocito”.

Alimento para gatos Oven-Baked Tradition Pescado 2,27 kg


Macarena Friz (periodista) - guardiana de Jimmy

“La comida Royal Canil me la recomendó el veterinario. Le dije más o menos qué rango de plata tenía y me dio las opciones. En esa cita, el veterinario me dijo que la caspa del Jimmy podía deberse a su comida, pero a pesar del cambio sigue con caspa. Eso sí, noto que come menos cantidad, que se sacia mucho más rápido”.

Alimento para gatos Royal Canin Indoor 1,5 kg


Camila Soto (educadora) - vivió con Charlina

“Mi hermano le da Proplan Light a su gata Charlina. Le encanta, pero igual tiene hambre todo el día. Se la recomendó el veterinario porque tiene sobrepeso. Ahora se nota al mirarla: ya no parece bolita”.

Alimento para gatos Pro Plan Reducido en Calorías 3 kg


Paulina Salas (ingeniera comercial) - Guardiana de Seth, Mut y Ñau

“Al principio, cuando tenía menos recursos, les daba Cat Chow. Fui investigando los ingredientes y finalmente cambié a Taste of the Wild después de que Ñau, uno de mis gatitos, se enfermó de los riñones. Es más cara, pero también comen menos”.

Alimento para gatos Taste of the Wild Rocky Mountain 2 kg


Piedad Vergara (periodista) - guardiana de Murta y Maqui

“Murta y Maqui comen Bravery para esterilizados. Fue una comida recomendada por el veterinario. Comen solo eso y Churus. Es de alto impacto lo suave que tienen el pelo ahora. Se les cae, pero jamás lo han tenido grasoso o sucio. He tenido gatos toda mi vida, y es primera vez que tengo los medios para alimentarlos con ‘comida pituca’ y ahora noto la diferencia”.

Alimento para gatos esterilizados Bravery de pollo 2 kg


Germán, programador - guardián de Killua

“Solo come Hills y sobres de Félix. Me la recomendó una compañera de trabajo en su tiempo. Esa marca únicamente la venden en los veterinarios. A él le encantan sus snacks, pero come solo lo que le gusta. Si le doy de otra marca no come”.

Snack blando para gatos Purina Félix 85 g


Claudia Aguilar (profesora) - guardiana de Félix

“Nuestro gato come alimento seco Cat Chow de distintos sabores, también para gatos castrados, además del alimento húmedo Félix. La veterinaria me lo recomendó. Mi minino tiene buen pelaje, buena contextura y nunca se ha enfermado. Cuenta con su certificación veterinaria todo ok”.

Alimento para gatos Cat Chow Adulto sabor carne 8 kg


Más sobre gatos en Mascotas Práctico


*Los precios de los productos en este artículo están actualizados al 13 de julio de 2022. Los valores y su disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.