Sugerencias para aprovechar una freidora de aire

Ilustración: César Mejías

Con la promesa de freír sin (o con muy poco) aceite, la Airfryer se convirtió en uno de los aparatos más populares en la pandemia. Aunque sus detractores la funaron —diciendo que es sólo un horno más—, sus fieles usuarios la defienden. Aquí sus razones y consejos de uso.




En medio de la pandemia me obsesioné con aprender a cocinar cosas ricas puertas adentro, lejos de mi familia. Con la paranoia de que el Covid-19 me llegaría por delivery en un plato de restaurante, tuve que esforzarme por mejorar mi sazón en la cocina. Empecé a seguir en Instagram a personas del mundo gastronómico y la vida sana, y así llegué al perfil de @SweetFran, la mujer tras los locales de comida vegana del mismo nombre.

En una de sus historias vi que usaba un aparato moderno que prometía freír pero sólo con calor. Después empecé a ver este aparato repetidamente en otros influencers y la tentación era grande: si podía comer papas fritas, pero que realmente no estaban fritas en aceite, para mí eso era el futuro. Sin pensarlo, y tras ver cientos de tutoriales, compré la versión Oster de 3 litros, la más pequeña.

Freidora de aire Oster 3.2 litros


Cuando llegó, efectivamente hice todas las preparaciones que vi en internet y funcionó. Desde papas fritas hasta quiches, queques de zanahoria y sopaipillas. Excelente servicio, un gol de la tecnología, si me lo preguntan. Uno de los pros, además de no usar casi nada de aceite, es el tiempo: una croqueta puede estar en su punto perfecto sólo en quince minutos.

La peruana María Andrea Saer es la administradora de @just.airfryer, un perfil de Instagram dedicado a la freidora. Allí comparte tips, compara modelos y tiene recetas para todos los gustos, desde carnívoros a vegetarianos. “Puedes darte el gustito de comer algo supuestamente frito, pero con muy poco aceite”, dice.

Tiene más de 7 mil seguidores que le hacen preguntas puntuales, como “¿Se puede meter cualquier utensilio a la freidora?”. Ella amablemente responde que sí, que se puede usar cualquier recipiente apto para horno.

Y aunque sus preparaciones favoritas y rápidas en la freidora son las alitas de pollo, las papas fritas y los nuggets, en su página uno puede ver pechugas de pollo aliñadas con ricas especias, sánguches, churros, quesadillas, bastones de ajo, camarones apanados, espárragos e incluso babaganoush.

Esta ingeniera informática y amante de la cocina explica que esto funciona como un horno de convección, pero que al ser compacto deja una textura de fritura. Justamente, este fin de semana varios usuarios chilenos en Facebook cuestionaron si la Airfryer era un horno más. En la discusión que algunos titularon como “funa a la Airfryer”, los usuarios reclamaban que esta máquina era otro engaño con falsas promesas, que era solo un horno eléctrico con aspecto cool.

La cibernauta María Gálvez no está de acuerdo, pero no quiso enganchar con la discusión. La primera vez que vio una fue en la casa de su hermana. Ella basa su alimentación en plantas, pero ya estaba aburrida de comerlas siempre igual.

“La freidora de aire es un punto intermedio entre el horno y lo frito, pero la diferencia es que aquí puedo echar las cosas sin nada de aceite y nada se pega, nunca”, dice. “No hay que usar algún antiadherente tampoco. Su tamaño es compacto y cómodo para un espacio pequeño, y además son más baratas que los hornos eléctricos”.

“Yo la uso todos los días y me salva mucho”, agrega. “Las cosas no se queman, porque el calor envolvente que usa es justamente para eso”. Sus preparaciones favoritas también son las papas fritas o poner el tofu troceado para después sazonarlo con una salsa. “Yo la recomendaría a la gente que vive sola y le da lata cocinar, y que además busca mantener un estilo de vida sana”, aconseja Gálvez.

Para obtener una fritura muy parecida a la de una freidora tradicional, un consejo que dan en El Comidista, sitio de cocina del diario El País, es el de rociar con un poco de aceite en espray los alimentos antes de cocinarlos. “De no ser así”, escriben ahí, “los empanados, por ejemplo, quedarán con un color mate poco atractivo a la vista. Pulverizando (el aceite) tendremos unas croquetas o unas escalopas con un aspecto dorado muy bonito y muy crujientes”.

Allí también dan el dato para obtener unas alitas de pollo como de restaurante. Como ya tienen la grasa incorporada, después de marinarlas —ya sea solo con sal y pimienta, con miel y limón, salsa BBQ o lo que sea— conviene cocinarlas a dos temperaturas. Los primeros 25 minutos deben estar a 120ºC, y los últimos cinco subir el termostato al máximo. Así, dicen, “conseguiremos una carne tierna y una piel dorada y crocante”.

Natalia Camiruaga tuvo una cirugía gástrica hace muy poco y no puede comer cosas con mucha grasa. Pero como cualquier mortal, echaba de menos las frituras. Para su suerte, se encontró con la freidora de aire en Instagram y hoy se declara fanática del aparato. Dice que es mil veces mejor que un horno. “La usé toda la cuarentena”, cuenta. “En el horno no se puede lograr esta textura. Ahora no extraño para nada las frituras: hice sopaipillas pasándoles una pincelada de aceite no más; también hice calzones rotos”.

Según ella, el secreto para lograr un plato rico es abrir cada cinco minutos la freidora y sacudir lo que hay en el interior. No se le ocurrió a ella, eso sí: lo vio en Tik Tok.

El último lifehack que yo descubrí en el perfil de María Andrea, y que pude comprobar el fin de semana, es que se pueden hacer cabritas en la freidora. Para ser honesto, en la olla nunca me quedan bien, siempre se queman o se pegan de la base, o a veces no revientan todas por falta de calor. Aquí, en cambio, en 7 minutos tuve un plato de cabritas caseras perfectas: precalenté la freidora durante 3 minutos a 200º, luego puse sobre el canasto un cuarto de taza de maíz y las freí durante 3 minutos y medio. 15 segundos después las masticaba frente a la TV. Eso, amigas, amigos y amigues, no se consigue en un horno eléctrico.


*Los precios de los productos en este artículo están actualizados al 16 de marzo de 2021. Los valores y disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.