Xiaomi Mi Smart Air Fryer: una pequeña gran ayuda en casa

⭐⭐⭐⭐⭐

Muy fácil de usar —ya sea a través de una app en el celular o de forma manual—, no es tan grande como otras de su tipo y sus resultados son muy interesantes y sin olores. Para hogares y cocinas pequeñas, esta freidora de aire entusiasma como primera compra.




Aunque las freidoras de aire actualmente están a la orden del día y las opciones en el mercado nacional son más que variadas, la revisión de este modelo sorprende por varias cosas. Primero, por ser de una marca más conocida por sus celulares que por sus electrodomésticos, y segundo —y algo no menor— por tener un precio ($79.990) más bien bajo en comparación al resto de la oferta existente.

Por otra parte, sus dimensiones un poco más acotadas la hacen más atractiva y útil para buena parte de las cocinas chilenas, sobre todo en departamentos, donde el espacio no suele abundar. Por último, siempre y cuando se tenga wifi en casa y un teléfono inteligente (y que el usuario se maneje con las apps), operar esta freidora es extremadamente fácil, por lo que no requiere de mayor inversión de tiempo para aprender a usarla.

Especificaciones:

Capacidad: 3,5 litros

Voltaje: 220 V

Potencia: 1500 W

Dimensiones: 335 x 252 x 304 mm

Peso: 5,2 kg

Funciones: Fritura de aire, descongelado, fermentado y horneado a baja temperatura

Rango de temperaturas: entre 40ºC y 200ºC


Una freidora muy digital

No es mucho lo que hay que hacer para dejar esta freidora lista para funcionar por primera vez. Básicamente sacar plásticos y otros materiales que puedan ser inflamables para luego limpiar con un trapo húmedo su interior. Después, solo falta ubicar la freidora en una superficie plana, con circulación de aire a su alrededor y un enchufe cerca, por supuesto. Luego viene lo más tecnológico, que es conectar la freidora al wifi de la casa y bajar en un teléfono inteligente la aplicación Mi Home/Xiaomi Home, con la que se puede controlar totalmente este dispositivo y donde además están todas las indicaciones de tiempo de cocción y temperatura adecuada, además de muchos datos y recetas para operar la freidora sin mayores problemas. Más allá del uso de internet, es realmente muy fácil de operar. Para quienes no quieran saber nada con el celular, también tiene un modo manual que, a través de una llamativa ruleta, permite definir tiempo, temperatura y modalidad a nuestro entero gusto.

Papas y pollos fritos impecables y sin olor

Es sabido que estos aparatos suelen funcionar muy bien a la hora de freír productos que se sacan directamente congelados desde el refrigerador. Esto fue justamente lo que partimos haciendo a modo de prueba, y la verdad es que los resultados fueron muy satisfactorios con hamburguesas, empanadas de queso y papas fritas. La cosa es muy simple: se busca el alimento en la app y se siguen las instrucciones; de verdad que es imposible hacerlo mal.

Pero para hacer las cosas un poco más difíciles, probé la Mi Smart con unas papas fritas desde cero. Es decir, usando papas crudas peladas y cortadas, más una pequeña capa de aceite en aerosol —que es el formato recomendado para trabajar en este tipo de freidoras— y siguiendo las instrucciones de la aplicación. ¿El resultado? No vamos a decir que fue el festival de la crocancia, pero demoró solo 15 minutos y no estuvo nada de mal.

Por último, dejamos de lado la app, pusimos la freidora en el modo manual y nos aventuramos con unos trutros cortos de pollo bañados en salsa barbacoa. Se hicieron en menos de una hora y quedaron realmente buenos, eso sí voltéandolos un par de veces durante la cocción.

Hay otra cosa más que decir: como descongelador este dispositivo también funciona bastante bien. No tan rápido como un microondas pero con resultados mucho más parecidos a los de un descongelado “natural”. Para cerrar, es justo confirmar que esta freidora cumple con la promesa de hacer olvidar los olores a la hora de usarla, porque de verdad sus emisiones son prácticamente imperceptibles.

Los cuidados

Tras cada uso, y aprovechando que la freidora se calienta moderadamente en su exterior, vale la pena desenchufarla y pasarle un paño húmedo. En cuanto al compartimento para freír y las rejillas, todos estos son removibles, así que no cuesta nada sacarlos y lavarlos con un poco de agua y lavalozas. Es preferible hacerlo cuando aún no se enfrían del todo, ya que así es más fácil su limpieza, aunque con cuidado de no quemarse al tocarlos.

Más allá de estos aseos la freidora no necesita mucho más cuidado. Se puede guardar en su caja o, si hay espacio, en algún rincón de la cocina, lista y a la vista para un nuevo uso.

Algunas observaciones

Los únicos peros en relación a esta freidora tienen que ver con su lado más tecnológico. Porque claro, usarla por medio de su aplicación se nos hace muy fácil y hasta casi entretenido, pero puede haber gente que se marea con tanta digitalización y dependencia al teléfono. Así las cosas, podría no ser muy recomendable su uso en personas de la tercera edad o que no se manejan muy bien con las pantallas touch.

Por otra parte, hay que considerar tener buena conexión a internet en casa o un confiable plan de datos, para usar todo esto sin mayores problemas. De todas formas, usar esta freidora en modo manual también es fácil y entrega muy buenos resultados. Eso sí, el proceso de aprendizaje de tiempos y temperaturas puede ser más azaroso y prolongado que si se usa la app.

Otro atributo de la Mi Smart Air Fryer es que se puede programar su uso, lo que permite dejarla “cargada”, lista para comenzar a funcionar a la hora que nosotros estimemos. De esta forma, en teoría, podríamos llegar a casa teniendo una preparación terminada, o incluso despertar en la mañana, si se quiere, con unas papas fritas listas para el desayuno.

Veredicto Práctico

La Xiaomi Mi Smart Air Fryer es uno de los aparatos de su tipo más cómodos de manejar y amigables que me ha tocado probar. Sus dimensiones algo más acotadas que las de otros modelos le dan un plus a la hora de ubicarla en la cocina, y su funcionamiento —ya sea a través de la app o de manera manual— es muy fácil de entender e implementar.

Además su precio, ubicado en el rango bajo de lo que a freidoras se refiere, la hace aún más atractiva. Me parece que para los tiempos que corren, de presupuestos algo menguados, pensando también en personas solas o familias pequeñas, esta puede ser la opción de compra a la hora de pensar en la primera freidora de aire.

Nota: ⭐⭐⭐⭐⭐


*Los precios de los productos en este artículo están actualizados al 5 de abril de 2022. Los valores y su disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.