FMI advierte posibles remezones en mercados emergentes por ajuste en la política de la Fed

Federal Reserve Chairman Jerome Powell appears on a television screen on the floor of the New York Stock Exchange, Wednesday, Nov. 3, 2021. The Federal Reserve will begin dialing back the extraordinary economic aid it's provided since the pandemic erupted last year, a response to high inflation that now looks likely to persist longer than it did just a few months ago. (AP Photo/Richard Drew)

Ante este escenario, deberá continuar el endurecimiento de la política monetaria emergente, la cual debe procurar un equilibrio dado que se estará compensando “el apoyo a una economía nacional débil con la protección de los precios y la estabilidad externa”, indica el organismo.




Reconociendo que el alza de tasas de interés que se avecina en Estados Unidos puede ser benigna para los mercados emergentes, el FMI también advierte sobre los riesgos asociados a este proceso.

“La inflación salarial estadounidense de base amplia o los cuellos de botella sostenidos de la oferta podrían impulsar los precios más de lo previsto y alimentar las expectativas de una inflación más rápida”, señalan en un blog publicado este lunes, destacando que una respuesta más decidida de la Fed antes ese escenario, con aumentos más rápidos de tasas, “podrían sacudir los mercados financieros y endurecer las condiciones financieras a nivel mundial”.

Elaborado por el equipo que encabeza Stephan Danninger, jefe de la División de Políticas Macro del Fondo, el informe también señala que esos eventos “podrían venir acompañados de una desaceleración de la demanda y el comercio de Estados Unidos y pueden dar lugar a salidas de capital y depreciación de la moneda en los mercados emergentes”.

De concretarse ese escenario, sería especialmente desafiante para “países vulnerables”. Al respecto, los autores precisan que “en los últimos meses, los mercados emergentes con una elevada deuda pública y privada, exposiciones cambiarias y saldos de cuenta corriente más bajos experimentaron movimientos mayores de sus monedas en relación con el dólar estadounidense”, en ese marco aseguran que “la combinación de un crecimiento más lento y vulnerabilidades elevadas podría crear ciclos de retroalimentación adversos para tales economías”.

Delicado equilibrio

mario-marcel
El Banco Central de Chile es uno de los tantos entes emisores de mercados emergentes que está en un proceso de ajuste de su política monetaria.

Como es el caso de Chile, que ha subido su tasa de interés en tres tandas de 50 a 400 puntos bases, desde el FMI relatan que “algunos mercados emergentes ya han comenzado a ajustar la política monetaria y se están preparando para reducir el apoyo fiscal para abordar el aumento de la deuda y la inflación”.

Dadas las condiciones de financiación más estrictas, este proceso debería seguir en curso. Según se lee en el blog, titulado “Las economías emergentes deben prepararse para el endurecimiento de la política de la Fed”, aquellos bancos centrales “con credibilidad política para contener la inflación pueden ajustar la política monetaria de manera más gradual, mientras que otros con presiones inflacionarias más fuertes o instituciones más débiles deben actuar con rapidez y de manera integral”.

Cualquiera sea la alternativa, el Fondo plantea que “las respuestas deben incluir dejar que las monedas se deprecien y elevar las tasas de interés de referencia”, agregando que “si se enfrentan a condiciones desordenadas en los mercados de divisas, los bancos centrales con reservas suficientes pueden intervenir siempre que esta intervención no sustituya el ajuste macroeconómico justificado”.

Estas maniobras requerirán de mucha destreza, dado que involucran riesgos al compensar “el apoyo a una economía nacional débil con la protección de los precios y la estabilidad externa”. Asimismo, destacan que “extender el apoyo a las empresas más allá de las medidas existentes puede aumentar los riesgos crediticios y debilitar la salud a largo plazo de las instituciones financieras, al retrasar el reconocimiento de las pérdidas”. Sin embargo, también hay que considerar que “revertir esas medidas podría endurecer aún más las condiciones financieras, debilitando la recuperación”.

Prepararse para enfrentar un escenario cruzados por complejas variables, incluye “establecer un compromiso creíble con una estrategia fiscal a mediano plazo”, lo que “ayudaría a impulsar la confianza de los inversores y recuperar espacio para el apoyo fiscal en una recesión”, sostiene el FMI.

Desde el punto de vista del organismo “dicha estrategia podría incluir anunciar un plan integral para aumentar gradualmente los ingresos fiscales, mejorar la eficiencia del gasto o implementar reformas fiscales estructurales como revisiones de pensiones y subsidios”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.