Google cierra trato con una cadena hospitalaria para desarrollar algoritmos de atención médica

El algoritmo analiza toda la información que sale de los equipos de monitoreo conectados a los pacientes. No requiere de equipo adicional. REUTERS/Mike Blake

El gigante tecnológico expande su presencia en el sector de la salud en su último trato para desarrollar herramientas que mejoren la atención médica, al tiempo que las preocupaciones por la privacidad suben.




Google de Alphabet Inc., y la cadena nacional (estadounidense) de hospitales HCA Healthcare Inc. han cerrado un trato para desarrollar algoritmos de atención médica usando los registros de los pacientes, la última incursión de un gigante tecnológico en el sector de la salud, que mueve US$3 billones (millones de millones).

HCA, que opera en unas 2.000 ubicaciones en 21 Estados, consolidará y guardará con Google los datos de los registros sanitarios digitales y los dispositivos médicos conectados a Internet en virtud del acuerdo plurianual. Los ingenieros de Google y HCA trabajarán para desarrollar algoritmos para ayudar a mejorar la eficiencia operativa, monitorear a los pacientes y guiar las decisiones de los doctores, según afirmaron las compañías.

“Los datos de cada paciente son sacados en tiempo real” afirmó el doctor Jonathan Perlin, director médico de HCA, que tiene su sede en Nashville, Tennessee. “Parte de lo que estamos construyendo es un sistema nervioso central para ayudar a interpretar las distintas señales”.

El trato expande el alcance de Google en la salud, donde el reciente cambio a registros digitales ha creado una explosión de datos y un nuevo mercado para los gigantes de la tecnología y startups. El procesamiento de datos ofrece la oportunidad de desarrollar nuevos tratamientos y mejorar la seguridad del paciente, pero los acuerdos para desarrollar algoritmos entre hospitales y compañías de tecnologías también han encendido las alarmas sobre la privacidad.

Anteriormente, Google ha llegado a acuerdos con otros importantes sistemas hospitalarios estadounidenses, como Ascension que tiene sede en Saint Louis, que le otorgó acceso a información personal de pacientes, lo que ha provocado el escrutinio público.

Google y Ascension buscaron desarrollar una herramienta de búsqueda de información de pacientes. El proyecto, apodado “Project Nightingale” y descrito en artículos del The Wall Street Journal, provocó protestas sobre la privacidad del registro de los pacientes compartido con Google, que incluía nombres, fechas de nacimiento e información sobre medicaciones. Las compañías dijeron que los esfuerzos cumplían con las reglas federales de privacidad.

Google también cerró un ambicioso acuerdo con Mayo Clinic que combina el almacenamiento voluminoso de datos médicos, genéticos y financieros con la intención de desarrollar algoritmos. El trato de Google con Mayo le permite a Google acceder a información identificativa del paciente cuando sea necesario.

Otros gigantes tecnológicos han cerrado tratos similares con hospitales que otorgan acceso a información identificadora en el desarrollo tecnológico, como el esfuerzo de Microsoft Corp. y el sistema hospitalario Providence de usar los registros de los pacientes para desarrollar algoritmos contra el cáncer.

HCA dijo que Google no tiene permitido usar información que haga identificable al paciente bajo el acuerdo. El doctor Perlin dijo que a los registros de los pacientes se les sacará la información identificadora antes de ser compartido con los científicos de datos de Google, y que el sistema hospitalario controlará el acceso a los datos. Los términos del trato no fueron publicados por las compañías.

Google accederá a los datos cuando los necesite con el consentimiento de HCA, pero el gigante tecnológico puede desarrollar herramientas analíticas sin el registro de los pacientes y permitir a HCA probar los modelos de manera independiente, afirmó Chris Sakalosky, gerente directivo de salud y ciencias de la vida de Google Cloud. “Queremos expandir los límites de lo que el médico puede hacer en tiempo real con datos”, sentenció.

La información personal de los pacientes está protegida bajo la ley federal de salud y privacidad, conocida como Ley de Responsabilidad y Portabilidad de Seguros de Salud. La ley permite a los hospitales y algunas otras compañías de salud, como las aseguradoras de salud, compartir información con contratistas, que también deben respetar la ley de protección de privacidad.

Algunos consideran que la ley federal está desactualizada y dicen que las protecciones de la ley no han seguido el ritmo de la creciente demanda del sector de la tecnología de datos de pacientes, afirmó Michelle Mello, profesora de derecho y medicina de la Universidad de Stanford que se enfoca en la privacidad de los datos de salud.

Las empresas también pueden utilizar los datos conforme a la ley para desarrollar productos que aumenten las ganancias corporativas, sin visibilidad ni control para los pacientes sobre cómo se utilizan sus datos. “Algunas personas simplemente no quieren que sus datos sean utilizados de manera particular por terceros”, afirmó la doctora Mello, quien se ha desempeñado como asesora de Verily Life Sciences de Alphabet.

Los gigantes de la salud y la tecnología se han introducido en la agregación de datos de salud y el desarrollo de algoritmos con resultados mixtos. International Business Machines Corp. ha explorado la venta de su negocio IBM Watson Health, ya que la unidad de inteligencia artificial para el cuidado de la salud de la compañía ha tenido problemas para mantenerse, informó The Wall Street Journal en febrero.

Los hospitales se encuentran en una posición única como intermediarios para los datos creados por pacientes que buscan atención e interactúan con médicos, laboratorios, farmacias y dispositivos médicos. Cada vez más, han buscado capitalizar esos datos en acuerdos para agregar registros de pacientes o desarrollar productos con compañías farmacéuticas y de tecnología. “Tampoco están desaprovechando esta oportunidad”, afirmó Jeffrey Becker, analista principal de atención médica en CB Insights.

En febrero, catorce sistemas hospitalarios anunciaron la reciente creación de una nueva compañía, Truveta Inc., para vender el acceso a sus registros anónimos de pacientes en 40 Estados. Otros hospitales han invertido en empresas analíticas de registros médicos, como Health Catalyst Inc., que se hizo pública en 2019.

El acuerdo multianual HCA-Google buscará desarrollar algoritmos utilizando datos de 32 millones de visitas anuales de pacientes que podrían ayudar a monitorear a los pacientes y guiar el tratamiento, afirmó el doctor Perlin. Durante la pandemia, HCA usó su propia tecnología para monitorear a los pacientes críticamente enfermos con covid-19 y notificar a los médicos sobre potenciales mejores opciones de tratamiento. La compañía descubrió que las tasas de supervivencia aumentaron al comparar los resultados de los pacientes antes y después de implementar el algoritmo.

Las empresas también buscarán desarrollar algoritmos que ayuden a mejorar las operaciones, sentenció el doctor Perlin, como automatizar la forma en que las unidades hospitalarias rastrean el inventario de suministros críticos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.