La innovación está en acción

"Xavier Marcet, consultor español de Lead to Change, nos dice que si queremos apostar en innovación apuesten en las personas donde lo más importante no es la experiencia sino el compromiso y la empatía con el problema".




Para resolver los grandes problemas de la humanidad, vamos a requerir cambiar nuestras formas de vivir, nuestros modelos de negocios, regulaciones y políticas públicas. Cada día hay más personas que estamos convencidos de esto, pero no es llegar y proponérselo, sino que la humanidad requerirá de un nivel de innovación como nunca visto. Suena como lejano, como si tuviésemos que esperar que algunos genios se iluminen para que vengan con soluciones.

Uno de los mayores problemas que enfrentamos es el cambio climático, ya que con la mitad de un planeta no podremos acabar con el hambre en el mundo, todos nos empobreceremos o nuevas guerras pueden comenzar; por ejemplo, por el agua. No me gusta hablar de escenarios apocalípticos, prefiero más bien abrir la discusión a posibles caminos a la innovación en este complejo contexto.

Hay expertos que aseguran que en algunas industrias, cercano al 80% de las soluciones a problemas relacionados con el cambio climático están disponibles, ¿pero entonces por qué no avanzamos más rápido? Puede haber aspectos técnicos, de procesos, regulatorios, hábitos o de retorno de la inversión, pero la innovación que más necesitamos no está ahí, sino en la mentalidad de las personas. Xavier Marcet, consultor español de Lead to Change, nos dice que si queremos apostar en innovación apuesten en las personas donde lo más importante no es la experiencia sino el compromiso y la empatía con el problema. La innovación requiere autenticidad en el empeño, en el empuje y no tiene nada de teoría, la innovación es acción.

En mi opinión, este es uno de los mayores saltos que debemos dar en el mundo empresarial en relación con el cambio climático. Ya no estamos en la etapa de creer o no creer, sino de tener un auténtico compromiso a la acción y mayor empatía con el problema que enfrentamos como humanidad.

En Chile comenzó un proyecto que estoy seguro posicionará a empresas chilenas como referente en el mundo. La nueva Ley de la Responsabilidad Extendida al Productor obliga a las empresas de distintas industrias a hacerse cargo de un porcentaje de los residuos que colocan en el mercado. En el caso de la industria de consumo masivo, el gremio que reúne empresas de Alimentos y Bebidas comenzó un proyecto junto a 25 empresas fundadoras, que crearán y financiarán un Sistema Integrado de Gestión, el cual se encargará de cumplir con las metas de recolección de varios tipos de materiales que irá colocando el Estado.

Bajo la definición descrita anteriormente por Xavier Marcet, este es un ejemplo de innovación desde el momento que personas con un genuino compromiso, real empatía con un problema país, apoyando desde el inicio esta ley, están rompiendo propias inercias internas de sus empresas dispuestas a explorar y ejecutar un modelo totalmente nuevo en Chile. Todo lo anterior en coordinación entre varios actores públicos y privados e invirtiendo en pilotos para escalar aprendizajes. Estas empresas han entendido que la innovación está en la acción.

* Hans Eben, director Icare y ex CEO Unilever.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.