Los abogados de Elon Musk buscan documentos del exjefe de Twitter Jack Dorsey

El cofundador de Twitter, Jack Dorsey, abandonó el año pasado el máximo cargo de la firma. FOTO: EVA MARIE UZCATEGUI/ BLOOMBERG NEWS

La citación es la primera señal de que el cofundador de la firma de redes sociales será parte oficial de la lucha legal sobre el acuerdo de adquisición del CEO de Tesla por US$ 44.000 millones. Es particularmente notable dado el antiguo papel de Dorsey en Twitter y la relación de años entre los dos hombres.


Los abogados de Elon Musk han enviado una citación a Jack Dorsey, el primer indicio de que el cofundador de Twitter Inc. y exdirector ejecutivo se involucrará oficialmente en la lucha legal por el acuerdo de US$ 44.000 millones paralizado por Musk.

Musk está buscando documentos de Dorsey relacionados con el efecto de las cuentas falsas o de spam en el negocio de la plataforma de redes sociales. La empresa Tesla Inc. también está buscando datos sobre el uso de Twitter de los usuarios activos diarios monetizables, o MDAUs, como una métrica importante y cualquier otra métrica que la compañía pueda utilizar para describir el compromiso de los usuarios o anunciantes.

Twitter demandó a Musk en julio por intentar abandonar su adquisición de la empresa. Un juicio de cinco días para el caso está programado para comenzar el 17 de octubre en Delaware Chancery Court. Musk, por su parte, contrademandó a principios de este mes, acusando a la empresa de fraude por haber falseado supuestamente el estado del negocio y las métricas sobre los usuarios de la plataforma.

La citación enviada a Dorsey, fechada el 19 de agosto y hecha pública el lunes, es una de las docenas que han sido emitidas por ambas partes en el caso en las últimas semanas, incluyendo a miembros del círculo íntimo de inversores, amigos y patrocinadores de Silicon Valley de Musk. Es particularmente notable dado el antiguo papel de Dorsey en Twitter y la relación de años entre los dos hombres.

“Elon es la única solución en la que confío”, tuiteó Dorsey el 25 de abril, el día en que Twitter aceptó la oferta de Musk. “Confío en su misión de extender la luz de la conciencia”, publicó.

Uno de los abogados que representa a Dorsey no hizo comentarios inmediatos. Los abogados de Musk también se negaron a comentar. Un responsable de Twitter tampoco dijo nada al respecto.

Dorsey, que renunció a Twitter a fines del año pasado bajo la presión de su junta directiva, fue uno de los que susurró al oído de Musk que Twitter debería ser una empresa privada, según informó The Wall Street Journal en abril.

Los multimillonarios han sido aparentemente amistosos durante años, intercambiando mensajes en Twitter sobre temas de interés compartidos, como las criptomonedas. A principios de 2020, mientras Dorsey estaba en el escenario de un evento de Twitter para todos los empleados en Houston, llamó a Musk por FaceTime. Ambos se han destacado por dirigir dos empresas tecnológicas al mismo tiempo. Dorsey fue en su momento director ejecutivo de Twitter y de la empresa de pagos Block Inc, antes conocida como Square. Musk es actualmente director ejecutivo de Tesla y Space Exploration Technologies Corp. o SpaceX.

Después de renunciar al cargo más alto en Twitter a finales de 2021, Dorsey fue abiertamente crítico con la empresa y su consejo de administración, cuyos integrantes muchos de los cuales él puso en sus funciones. En Twitter dio un golpe vago a la junta y aparentemente respaldó las críticas a una característica central de la plataforma que se instituyó más de una década antes, cuando él era presidente.

La sede de San Francisco de Twitter, que ha demandado a Elon Musk por intentar abandonar su adquisición de la compañía. FOTO: CONSTANZA HEVIA H./ THE WALL STREET JOURNAL

Cuando Musk se burló de la jefa legal de Twitter el 28 de abril en su propia plataforma, provocando ataques en línea hacia ella por parte de sus seguidores, Dorsey no adoptó una postura pública al respecto. En ese momento, los empleados actuales y antiguos de Twitter señalaron que la falta de comentarios públicos de Dorsey los sorprendió, porque en 2018 se comprometió a reducir el abuso y el acoso en la plataforma.

“Hemos sido testigos de abusos, acoso, ejércitos de trolls, manipulación mediante bots y coordinación humana, campañas de desinformación y cámaras de eco cada vez más divisivas”, tuiteó el exdirector ejecutivo ese año.

Dorsey no se ha pronunciado públicamente sobre la disputa legal entre Musk y Twitter de manera sustancial y tampoco ha hecho ninguna declaración pública sobre la posible propiedad de Musk o su decisión de abandonar el acuerdo, desde que tuiteó su apoyo en abril.

Según la declaración en representación de Twitter de 2022, Dorsey posee cerca de 18 millones de acciones de la red social. Al precio de adquisición acordado de US$ 54,20, eso valoraría su participación en aproximadamente US$ 1.000 millones.

El resultado del juicio sin jurado que se realizará en octubre será decidido por la jueza Kathaleen McCormick, y su fallo podría establecer una nueva norma sobre cuándo los compradores pueden o no abandonar los acuerdos.

Además de Dorsey, los abogados de Musk también han enviado una citación al exempleado de Twitter Kayvon Beykpour, que fue director general del negocio de consumo de la compañía hasta mayo. Beykpour tuiteó que se le pidió que dejara la empresa mientras estaba de baja por paternidad. Una de las contrademandas de Musk es que Twitter tomó decisiones de despido sin su consentimiento en violación del acuerdo de fusión. Twitter ha argumentado que hacer cambios de personal está dentro de sus derechos bajo los términos del acuerdo.

Musk ha dicho en los documentos regulatorios y judiciales que quería salirse del acuerdo principalmente porque Twitter no había proporcionado los datos y la información necesarios para evaluar la prevalencia de cuentas falsas o de spam.

Según los archivos judiciales, los abogados del empresario parecen estar buscando pruebas para apoyar las contrademandas de que Twitter es culpable de ser deshonesto sobre cómo mide el spam y las cuentas falsas en su plataforma, incluyendo el número de usuarios activos diarios monetizables que la compañía afirma que tiene. Twitter ha dicho durante años que estima que menos del 5% de sus usuarios activos diarios monetizables son spam y cuentas falsas, una cifra que Musk ha cuestionado.

La red social rechaza esta afirmación y argumenta que Musk no ha respetado las condiciones del acuerdo, incluso violando un acuerdo de confidencialidad y presumiendo de ello en Twitter.

A su vez, Twitter también ha alegado que Musk se desvinculó del acuerdo cuando los mercados cambiaron y perdió un importante patrimonio personal. La red social ha enviado citaciones a los bancos y a los inversores en busca, entre otras cosas, de documentos y comunicaciones sobre los esfuerzos del magnate de Tesla para financiar la adquisición.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Revisa en nuestro video de la semana, cuál es su origen, cuáles son sus características y cuál es el posible futuro de la pandemia debido a su masificación.