Los países intentan ganar apoyo para el acuerdo de renuncia a la protección de patentes de las vacunas contra el Covid-19

El acuerdo permitiría a los países en desarrollo fabricar las vacunas Covid-19 sin el permiso del titular de los derechos de propiedad intelectual. Vacunación con Covid-19 en un centro de salud de la India este mes. 17 de marzo 2022, MAHESH KUMAR A/ASSOCIATED PRESS.

El compromiso alcanzado por Estados Unidos, la Unión Europea, Sudáfrica e India necesita la aprobación de los miembros de la Organización Mundial del Comercio.




Tras 18 meses de intenso debate, un grupo de países, entre los que se encuentra Estados Unidos, ha llegado a un acuerdo para renunciar a la protección de las patentes de las vacunas contra el Covid-19. Ahora se apresuran a conseguir que otros países apoyen el acuerdo en la Organización Mundial del Comercio (OMC), según explican los funcionarios partícipes de las discusiones.

Estados Unidos y la Unión Europea han llegado a un acuerdo con Sudáfrica e India que permitiría a los países en desarrollo fabricar las vacunas contra el Covid-19 sin el permiso del titular de los derechos de propiedad intelectual. También sentaría un precedente para futuras pandemias.

Después de que las primeras vacunas comenzaran a ser aprobadas a finales de 2020, los países desarrollados llegaron rápidamente a acuerdos con las empresas farmacéuticas occidentales que inmovilizaron la mayor parte de la capacidad de producción mundial. Esto dejó a las naciones en desarrollo exigiendo que se les permitiera hacer sus propias copias de las vacunas.

La distribución desigual de las vacunas ha dejado a algunos países con menos protección y los ha convertido en potenciales caldos de cultivo para nuevas variantes, declararon los científicos.

Ahora, el acuerdo debe someterse al conjunto de los 164 países miembros de la OMC, que necesitan estar de acuerdo para aprobarlo. El borrador del texto, obtenido por The Wall Street Journal, no incluye los tratamientos y pruebas médicas, como pedían originalmente Sudáfrica e India. Dice que se tomará una decisión sobre diagnósticos y terapias en los seis meses siguientes a la aprobación del acuerdo sobre vacunas.

A su vez, los funcionarios esperan que se pueda alcanzar un consenso entre todos los países miembros para junio, cuando los ministros de comercio se reúnan en la OMC.

Producción de la vacuna Johnson & Johnson en Sudáfrica el otoño pasado. FOTO: WALDO SWIEGERS/BLOOMBERG NEWS

El Reino Unido y Suiza, que tienen importantes industrias farmacéuticas y se oponen a la exención de los permisos, no participaron en las conversaciones sobre el acuerdo. Se quejaron de la falta de transparencia en torno a las negociaciones sobre el mismo, en una reunión de todos los miembros de la OMC realizada el 9 de marzo, según dijeron los funcionarios de comercio.

El texto no se ha compartido oficialmente con otros miembros de la OMC. Se espera que reaccionen a este acuerdo en la próxima reunión del foro de la OMC que lo debatirá, aunque aún no está programada, declararon los funcionarios de comercio.

También, el proyecto de texto contiene una cláusula que excluiría a China como beneficiaria de la exención. Lo que significa que China seguiría necesitando el permiso del titular de la patente para fabricar las vacunas de Pfizer Inc, Moderna Inc u otras empresas occidentales.

Sin embargo, un funcionario de la misión china en la OMC dijo que todavía estaban estudiando el borrador y que no tenían un comentario inmediato al respecto.

El acuerdo ha consternado a la industria farmacéutica por debilitar la protección de las patentes. Aunque, en el otro lado de la discusión, los defensores de la renuncia a las protecciones de las patentes dicen que el acuerdo llega demasiado tarde y no es lo suficientemente amplio como para ayudar a los países en desarrollo.

Por otra parte, cuando la administración de Biden sorprendió a la industria farmacéutica apoyando la exención, dijo que apoyaba la eliminación de las protecciones de las patentes para las vacunas, pero no para los tratamientos y las pruebas.

En un principio, la UE se oponía a una exención para las vacunas y pedía que se utilizaran las flexibilidades existentes en la legislación comercial.

Las discusiones llegaron a un punto muerto el año pasado cuando la exención se debatió entre todos los países miembros. Pero en los últimos meses, la UE, EE.UU., Sudáfrica e India se separaron en un grupo más pequeño para tratar de poner fin a ese estancamiento.

“El difícil y prolongado proceso ha dado lugar a un resultado de compromiso”, dijo el representante comercial de Estados Unidos. “Aunque no se ha llegado a un acuerdo sobre el texto y estamos en proceso de consulta sobre el resultado, los Estados Unidos seguirán comprometiéndose con los miembros de la OMC como parte del esfuerzo global de la administración Biden-Harris para conseguir el mayor número de vacunas seguras y eficaces para el mayor número de personas lo más rápido posible”, agregó.

El mercado de las vacunas contra el Covid-19, excluyendo las vacunas chinas, tenía un valor de ventas de US$66.000 millones en 2021, que se disparará a US$85.000 millones este año, según Airfinity, que se encarga de verificar datos sanitarios. El mercado está dominado por la vacuna desarrollada por Pfizer y BioNTech SE, con una cuota de mercado del 57% en 2021, medida por los ingresos, seguida de Moderna, con una cuota de mercado del 26%, según los datos de Airfinity.

La Federación Internacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacéuticas, con sede en Ginebra, que incluye a los principales fabricantes de vacunas, dijo que el problema ahora no es el suministro, sino llevar las vacunas a los brazos.

“Si se quiere ampliar la fabricación se necesita compartir conocimientos técnicos, técnicos formados, cadenas de suministro de cientos de ingredientes y componentes, y nada de esa información se encuentra en las patentes”, declaró Thomas Cueni, director general del grupo industrial.

Por su parte, BIO, una asociación estadounidense del sector de la biotecnología, dijo que la industria había producido más de 11.000 millones de vacunas contra el Covid-19 en 2021. “Desmantelar los cimientos de la innovación -un sistema de propiedad intelectual fuerte y predecible- sólo nos hará estar menos preparados para responder a la próxima pandemia y debilitará nuestra capacidad para desarrollar nuevas clases de medicamentos que el mundo necesita”, señaló la organización.

Los grupos que habían hecho campaña a favor de la exención dijeron que el acuerdo estaba demasiado disuelto.

Yuan Qiong Hu, asesora jurídica de Médicos Sin Fronteras, la organización benéfica de salud, dijo que el problema ahora está más en los tratamientos para los infectados por el Covid-19 que en las vacunas. Agregó también que más allá de las patentes, los secretos comerciales que pueden estar relacionados con los conocimientos técnicos de fabricación necesarios para hacer las vacunas no estaban cubiertos por el acuerdo.

“La exclusión de la terapéutica en medio de un desafío de suministro es incomprensible”, sostuvo la asesora.

Zain Rizvi, del grupo de defensa estadounidense Public Citizen, manifestó que el acuerdo imponía requisitos adicionales de información a los países en desarrollo y se basaba en gran medida en las flexibilidades existentes en la legislación comercial.

“Esto es bueno para los países de altos ingresos, para decir que han respondido”, aclaró Rizvi. “Es un desastre. No aborda los problemas en cuestión”, añadió.

Un funcionario de comercio de un país en desarrollo que no participa directamente en las conversaciones afirmó que la propuesta no representa la exención completa que buscaban. En cambio, se basa en la propuesta de la UE, de utilizar la legislación comercial existente. Según el acuerdo, el titular de la patente debe recibir una compensación razonable, dijo.

“No estamos contentos con esto. Pero hace algo para mover la aguja”, planteó el funcionario. “Esta pandemia está terminando. Estamos consiguiendo un acuerdo tan bueno como era posible, como marcador para cualquier pandemia futura”, indicó.

El borrador del texto dice que cualquier país en desarrollo con una cuota de mercado de exportación superior al 10% queda excluido de poder utilizar la exención. Eso significaría que China, clasificada como país en desarrollo en la OMC, no es elegible.

Un autobús de vacunación contra el Covid-19 en Sudáfrica el verano pasado.FOTO: DWAYNE SENIOR/BLOOMBERG NEWS

China ha vendido hasta ahora 1.750 millones de dosis de sus vacunas contra el Covid-19 en el extranjero, según Bridge Consulting, un grupo de investigación con sede en Pekín. En todo el mundo se han comprado 11.900 millones de dosis, según la Universidad de Duke. Esto daría a China una cuota de mercado del 15%.

Al mismo tiempo, Miriam García Ferrer, portavoz de la Comisión Europea en materia de comercio y agricultura, dijo que no podía confirmar los detalles del acuerdo porque no era definitivo, pero afirmó que el hecho de haber alcanzado un compromiso demostraba que la OMC puede funcionar.

La OMC ha sido ridiculizada por los críticos por su debate interminable e inconcluso. Las negociaciones sobre las subvenciones a la pesca llevan más de 20 años en la OMC.

“Esto es muy relevante en el contexto de la reforma de la OMC, con la que también tenemos que comprometernos para dar credibilidad a la institución”, dijo Ferrer. “Como parte de la reforma de la OMC, una de las culturas es la de la negociación. Esto forma parte de todo el proceso y creo que da una señal muy positiva de que estamos comprometidos y trabajamos por el mismo objetivo, y queremos un sistema comercial multilateral funcional”, concluyó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.