Presupuesto 2022 en la recta final: gobierno y CFA afinan cálculo de PIB tendencial y ministerios enfrentan sus definiciones

La Directora de Presupuestos, Critina Torres y el ministro de Hacienda, Rodrigo cerda

El PIB de largo plazo debió publicarse el 31 de agosto, sin embargo, se habría postergado por razones metodológicas. El retraso en la publicación de esa variable no afecta el proceso de elaboración, dicen en el gobierno.




La elaboración de los presupuestos siempre en compleja. A todo nivel lo es. En una familia que tiene que planificar sus ingresos y gastos, en una empresa y, por cierto, en un gobierno que debe definir con qué recursos contará el año siguiente para realizar sus políticas públicas.

Esto porque si bien en todos los casos se puede acceder a créditos y financiamientos, es clave poder manejar bien qué porcentaje de la deuda que se tomará corresponde a los ingresos que se posee, ya que si se eleva mucho podrían tener problemas de pago lo que conlleva alza en los intereses o bien en algunos casos la restricción para acceder a nuevos préstamos.

Todo eso es lo que hoy está haciendo el gobierno. El Ministerio de Hacienda, junto a la Dirección de Presupuestos ultiman detalles de lo que será el erario fiscal 2022, uno de los más complejos de al menos la última década. La fuerte expansión del gasto público proyectada para este año del orden de 30% tiene que comenzar a ser retirada si es que se quiere retomar una cierta trayectoria de convergencia fiscal. Un escenario es que el gasto público se contraiga 25% (implícito en las proyecciones del BC), pero para los expertos es poco probable que pueda haber un ajuste de esa magnitud. Primero, porque todavía se necesitan recursos para la recuperación del empleo y la inversión, y lo segundo, es el inicio de un nuevo gobierno, que llegará con sus planes y nuevos programas, por lo que no ven viable que pueda haber un freno de esa magnitud.

De hecho, los jefes de los programas económicos de las principales candidaturas ya lo han señalado: no es posible quitar todo el estímulo fiscal en un solo año, sino que deberá ser gradual en un período más largo, por ejemplo, entre 2022 y 2025 o incluso a lo largo de la década.

Otro de los problemas presentes es que los ahorros fiscales se han reducido a nivel más allá de lo deseado. El Fondo de Estabilización Económica y Social (FEES) tiene apenas US$3.991 millones a fines de julio, mientras que el Fondos de Reserva de Pensiones totalizó US$7.478 millones y los Otros Activos del Tesoro Público llegaron a US$9.952 millones.

La Directora de Presupuestos, Cristina Torres, trabaja en el Presupuesto 2022.

PIB Tendencial a la espera

El plazo fijado para dar a conocer el cálculo del PIB tendencial, que no es otra cosa que la capacidad de crecimiento que tiene la economía sin generar desajustes macroeconómicos que repercute en una mayor inflación, era el 31 de agosto. Sin embargo, ese plazo se postergó “debido a que los datos aún se encuentran en análisis y, posteriormente, deben ser revisados por el Consejo Fiscal Autónomo (CFA)”. ¿Por qué hubo este retraso? No hay una respuesta clara, pero los economistas que conocen el tema advierten que puede haber a un cambio metodológico que se realizó para esta medición del PIB Tendencial. Desde el gobierno afirman que esto no afecta la elaboración ni los plazos del Presupuesto.

En el comunicado de Hacienda no se deja en claro cuándo se publicará. Lo único cierto es que debe estar antes del ingreso del proyecto de Presupuesto 2022 al Congreso, que es a más tardar el 30 de septiembre.

Los economistas esperan que el PIB de tendencia se ubique entre 1,5% y 2,5% siendo algo mayor al 1,7% previsto para 2021. “Vemos un crecimiento del PIB tendencial de 2,2%, recogiendo que la inversión como porcentaje del PIB, a pesar del repunte de este año, se ha ubicado en niveles sustancialmente inferiores de los de la última década, al tiempo que se han introducido rigideces en la economía”, dice el economista jefe de BCI, Sergio Lehmann.

Mientras que Alejandro Alarcón, académico de la Universidad de Chile añade que su cálculo es 2%, aunque por “sensibilidades econométricas” podría estar en 2,5%. Sergio Godoy, economista jefe de STF, menciona que el nivel debería estar entre 1,5% y 2%. Ambos son miembros del comité de expertos del PIB tendencia.

Con esta variable, junto al precio del cobre de largo plazo, el fisco determina los ingresos estructurales que tendrá el país y con ello el espacio que tiene para el crecimiento del gasto público. En esta ocasión, el consenso apunta a una caída. Si bien no en la magnitud esbozada por el Banco Central de 25% sí debe comenzar a caer o en el peor de los casos ser nulo. “Sin duda es el mejor escenario del punto de vista de entregar una señal de responsabilidad fiscal, entendiendo que buena parte de los apoyos que se han entregado para contener los impactos de la pandemia se retiran. No obstante, vemos que, en función del nivel de debate que se da en el Congreso, el escenario más probable apuntaría a una reducción más cercana a 15% del gasto público”. Alarcón, en tanto, menciona que “si cae la mitad de lo que dice el BC sería una buena señal de responsabilidad fiscal”.

Godoy, en tanto, puntualiza que “es claro que se viene un ajuste después del fuerte de crecimiento de este año, pero dependerá de qué decida el próximo gobierno”.

Alejandro Fernández, economista de Gemines acota que “estrictamente hablando, el gasto debería caer 30% a 35%, que es el monto en que va a crecer este año, para quedar 13% o 14% por sobre el de 2019. Aun así es posible financiar montos decrecientes de subsidios al consumo durante el primer semestre y al trabajo, tal vez, durante todo el año. Si esto no sucede, el ajuste vendrá por la política monetaria, pero lo óptimo es que tanto ésta como la fiscal contribuyan”.

Si el gasto no se frena hay otra variable que también se verá afectada: la deuda pública y con ello la posición crediticia del país. Andrés Pérez, economista jefe de Itaú comenta que “en caso de materializarse una nueva baja en la clasificación de riesgo, la principal implicancia tendría que ver con mayores costos de financiamiento para el Fisco, y por ende para las empresas y a los hogares”, dijo al participar en el seminario Visión de Líderes de Itaú.

22 Abril 2010 Fachada del Ministerio de Hacienda Foto Ximena Nava

Reuniones con ministerios

Hoy Hacienda y la Dipres comenzarán la última ronda de reuniones con los ministerios y servicios para comunicarles los principales ejes del presupuesto y lo que le corresponderá a cada uno de ellos. Este proceso se extenderá por dos semanas. Ya el 20 de septiembre se inicia los últimos ajustes para que sea ingresado a más tardar el 30 de este mes.

El Presidente Sebastián Piñera ya revisó el Presupuesto, por lo que conoce lo que se le presentará a cada uno de los ministerios.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.