Se espera que los precios de los automóviles sigan siendo elevados en 2022, prolongando el dolor de los compradores

El Salón Internacional del Automóvil de Nueva York ha vuelto esta semana al Javits Center de la ciudad tras una pausa de dos años. Foto: Amir Hamja/ The Wall Street Journal

Los ejecutivos presentes en el Salón Internacional del Automóvil de Nueva York afirman que las restricciones de inventario seguirán afectando la disponibilidad de vehículos nuevos y usados. “Podrían pasar años” antes de que se recuperen las existencias en los concesionarios, dijo Steve Center, jefe de operaciones del negocio de Kia en Estados Unidos.


NUEVA YORK- Los consumidores que buscan un poco de compensación de los precios en el lote del concesionario van a tener que esperar, debido a la escasez de automóviles que probablemente durará todo el año y el próximo, predijeron los líderes de la industria automotriz.

Los ejecutivos de las empresas automovilísticas reunidos en el Salón Internacional del Automóvil de Nueva York pintaron un panorama sombrío de las restricciones del registro que seguirán afectando la disponibilidad de autos nuevos y usados a lo largo de 2022.

Aunque los precios de los autos están bajando de sus niveles récord, siguen siendo más altos de lo normal. No se espera que esto cambie debido al agotamiento de los lotes de automóviles, la fuerte demanda de los consumidores y una menor producción por parte de las fábricas.

Incluso si la escasez de chips informáticos y otros problemas de la cadena de suministro que han obstaculizado las plantas de ensamblaje de automóviles desde principios de 2021 disminuyen este año -lo que no se espera-, es probable que la acumulación de la demanda de los consumidores mantenga los catálogos de automóviles cerca de los mínimos históricos, según los ejecutivos y analistas.

“Podrían pasar años” antes de que se recuperen las existencias en los concesionarios, dijo Steve Center, jefe de operaciones del negocio de Kia en Estados Unidos. “No se verán incentivos, porque seguiremos vendiendo todo lo que podamos fabricar”, indicó.

Los fabricantes de automóviles empezaron el año de manera optimista creyendo que la escasez de chips disminuiría gradualmente. Sin embargo, sigue limitando esporádicamente la producción de vehículos en todo el mundo, junto con otros inconvenientes, desde la guerra en Ucrania hasta las restricciones de Covid-19 en China.

La exposición de Hyundai en el Salón Internacional del Automóvil de Nueva York incluía una pista de pruebas bajo techo. FOTO: AMIR HAMJA/ WSJ

El aumento de los precios de los automóviles en el último año ha sido una señal destacada de la presión inflacionista más amplia sobre los consumidores estadounidenses. En marzo, la inflación estadounidense se disparó hasta un nuevo máximo de cuatro décadas, el 8,5%, impulsada por el aumento de los costes de la energía y los alimentos, las limitaciones de la oferta y la fuerte demanda de los consumidores, de acuerdo al Departamento de Trabajo.

La preocupación por la inflación fue un tema de debate en el salón del automóvil, que se reanudó tras una paralización de dos años a causa de la pandemia de Covid-19.

La presentación a los medios de comunicación, por su parte, fue más discreta que en años anteriores, con un menor número de empresas automovilísticas y una gama más reducida de presentaciones de modelos llamativos. Los fabricantes promocionaron sus pequeñas pero crecientes gamas de autos eléctricos, como Hyundai Motor Co., que construyó una pista de pruebas de interior para que los asistentes pudieran recorrerla.

A pesar de que las empresas automovilísticas intentan generar expectación en torno a las nuevas ofertas de las salas de exposición, un periodo prolongado de bajo inventario sigue dejando a los compradores de autos con pocas alternativas buenas y mantiene los precios altos.

Después de alcanzar máximos históricos, el monto que los estadounidenses han pagado por los vehículos nuevos ha mostrado algunos signos de estabilización en los últimos meses. En marzo, por ejemplo, el precio promedio de transacción -o el precio pagado a la salida- disminuyó ligeramente por tercer mes consecutivo, a unos 43.700 dólares, según J.D. Power.

Aun así, es un 26% más alto que antes de la pandemia, cuando el precio promedio de las transacciones alcanzó los 34.600 dólares a finales de 2019, de acuerdo a la firma de investigación.

Por su parte, los precios de los autos usados, que se han suavizado en los últimos meses, siguen estando cerca de los máximos históricos. Los arriendos de vehículos, que históricamente han sido una forma de que los consumidores obtengan ruedas nuevas por un pago mensual más bajo que en una compra financiada, se han vuelto menos atractivos a medida que las compañías de automóviles retiran las condiciones promocionales.

Hubo espacio para deambular en la edición 2022 del Salón Internacional del Automóvil de Nueva York. FOTO: AMIR HAMJA/ WSJ

Por el momento, los ejecutivos y concesionarios de automóviles dijeron que la demanda de vehículos nuevos sigue siendo fuerte, a pesar de la subida de los tipos de interés y el aumento de los precios de la gasolina. Hay tanta gente que busca autos nuevos que las empresas automovilísticas esperan que haya compradores para todos los vehículos que puedan producir hasta al menos 2022, declararon los ejecutivos y concesionarios de automóviles.

“Todavía hay mucha demanda reprimida”, dijo Michael Colleran, jefe de ventas y marketing de Nissan Motor Co. en Estados Unidos.

A finales de marzo había alrededor de 1,2 millones de vehículos nuevos en los concesionarios o en camino a las tiendas, aproximadamente la mitad de la cantidad de un año antes y alrededor de un tercio de las normas de antes de la pandemia, según la firma de investigación Wards Intelligence.

La falta de alternativas ha llevado a más compradores a encargar vehículos y, a menudo, a esperar semanas o meses para su entrega. Mientras tanto -aseguraron los concesionarios-, los autos que llegan sin el nombre de un comprador son arrebatados rápidamente, porque muchos vendedores mantienen sus propias listas de compradores.

Chris Hemmersmeier, un concesionario, señaló que la mayoría de los vehículos que se descargan en sus 10 concesionarios en Utah, Arizona y Nevada llegan prevendidos. Dice que la demanda de los clientes debería durar varios meses, aunque le preocupa que el aumento de los tipos de interés o la caída de los valores de los coches usados puedan acabar con los precios y debilitar las ventas.

Algunas empresas de automóviles han subido los precios en los últimos meses. Pero, según los analistas, el mayor impulso a sus cuentas de resultados se ha producido al reducir drásticamente los descuentos y otros incentivos financieros que se han utilizado durante mucho tiempo en el negocio del automóvil para competir por la cuota de mercado.

BMW Co. AG, por ejemplo, ha subido los precios recientemente en respuesta a la presión inflacionista en todo su negocio, sostuvo Pieter Nota, jefe de ventas mundiales de BMW. Hasta ahora, eso no ha inquietado a los compradores, agregó.

Un Subaru Solterra fue uno de los vehículos eléctricos expuestos en el Salón Internacional del Automóvil de Nueva York. FOTO: AMIR HAMJA/ WSJ

“El cliente lo está asimilando. No vemos ningún signo de enfriamiento de esa demanda”, concluyó.

Por su parte, los ejecutivos de la compañía aseguraron que la prolongada escasez de inventario significa que los consumidores seguirán enfrentándose a los márgenes de los concesionarios, o a los cargos más allá del precio de venta sugerido por el fabricante.

Los compradores de autos que tienen vehículos para intercambiar se están beneficiando de las altas valoraciones de los autos usados. En el primer trimestre, los compradores obtuvieron un promedio de unos 9.300 dólares por sus intercambios, un 81% más que el promedio del año anterior, según J.D. Power.

El mercado de los vendedores ha sido una bendición para los concesionarios. El beneficio promedio de los concesionarios por un automóvil nuevo, incluyendo la financiación y los seguros relacionados con la venta, fue de unos 5.000 dólares en el primer trimestre, más del doble que un año antes, declaró J.D. Power.

“Es un momento difícil para comprar un auto”, advirtió el jefe de ventas de Toyota Motor Corp. en Norteamérica, Bob Carter. “Pero es un gran momento para estar en el negocio del automóvil”, añadió.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.