Tesla es uno de los grandes perdedores a medida que las ventas de autos de China caen por los confinamientos de Covid-19

Tesla se había propuesto aumentar su capacidad hasta los niveles anteriores al confinamiento a mediados de mayo. FOTO: ALY SONG/ REUTERS

Las políticas pandémicas golpean la producción, las entregas y el apetito de los consumidores por los vehículos. El impacto se extendió también a nivel mundial, ya que las exportaciones de Tesla desde China, donde la empresa fabrica el Model 3 y el Model Y, cayeron a cero.




HONG KONG- Las ventas de autos en China se redujeron un 36% en abril con respecto a igual mes del año anterior, la peor caída en más de dos años, ya que los confinamientos por Covid-19 de semanas de duración en algunas partes del país cerraron fábricas, interrumpieron las cadenas de suministro y mantuvieron a los compradores de autos en sus casas.

En abril, las ventas de autos de pasajeros se desplomaron hasta 1,04 millones de vehículos, según informó el martes la Asociación de Turismo de China, mientras que la producción cayó aún más bruscamente, un 41%, hasta 969.000 vehículos.

Entre las marcas más afectadas se encuentran Tesla Inc, Volkswagen AG y Nissan Motor Co. El mes pasado, Tesla vendió sólo 1.512 autos fabricados en su planta de Shanghái, un 94% menos que hace un año y muy por debajo de los más de 65.000 que vendió en marzo, según los datos de la asociación.

El impacto se extendió también a nivel mundial, ya que las exportaciones de Tesla desde China, donde la empresa fabrica el Model 3 y el Model Y, cayeron a cero. La empresa exportó fuera de China alrededor de un tercio de los autos que fabricó en Shanghái el año pasado.

La marca liderada por Elon Musk está luchando por volver a operar a pleno rendimiento a pesar de haber reabierto su fábrica de Shanghái el 19 de abril, tras una suspensión de 22 días. Durante ese mes, Tesla fabricó 10.757 autos en la planta, una fracción de la producción normal.

El martes, volvió a reducir la producción diaria a menos de 200 autos, porque se suspendió el suministro de algunos componentes clave, según personas relacionadas con el asunto. Como para mediados de mayo esperan contar con más trabajadores fuera de cuarentena, Tesla se puso el objetivo de aumentar la capacidad a 2.600 vehículos al día, el promedio anterior al confinamiento, dijeron las fuentes consultadas.

Tesla no hizo comentarios al respecto, sin embargo su CEO, Elon Musk, sostuvo el martes en la cumbre del Financial Times Future of the Car: “He tenido algunas conversaciones con el gobierno chino en los últimos días, y está claro que los confinamientos se están levantando rápidamente, así que no espero que esto sea un problema significativo en las próximas semanas”.

Toyota Motor Corp., por su parte, dijo el martes que suspenderá las líneas de producción en ocho plantas en todo Japón a partir del 16 de mayo, como resultado de la escasez de piezas causada por el confinamiento en Shanghái. La interrupción durará seis días y reducirá la producción global de Toyota en 50.000 vehículos hasta los 700.000 en mayo, afirmó la compañía.

Las ventas de automóviles en China, que empezaron a descender en marzo a medida que se extendían las cuarentenas por Covid, reflejan problemas más amplios en la economía del país que se tambalea este año, con una ralentización del crecimiento y las exportaciones.

Aunque las ventas de autos cayeron en picada a comienzos de la pandemia en 2020, se recuperaron rápidamente cuando China contuvo los brotes de Covid y su economía se pudo recuperar. Esta vez, con la variante ómicron, que está resultando más difícil de suprimir, los analistas advierten que los fabricantes de automóviles se enfrentan a problemas potencialmente más duraderos.

Ciudades como Shanghái y Changchun, en el noreste, dos centros de fabricación de automóviles que producen más de una quinta parte de la producción automovilística del país, han restringido la circulación de personas y mercancías durante casi dos meses. Aunque las autoridades locales han permitido a algunas empresas de industrias clave como la automovilística y la de semiconductores reanudar sus operaciones en sistemas cerrados desde finales de abril, las cadenas de suministro siguen siendo frágiles.

Las ventas del retail de dos socios estratégicos locales de Volkswagen cayeron un 52% y un 49% respectivamente, según datos de la asociación. Las ventas de la alianza estratégica de General Motors Co. con la estatal SAIC Motor Corp. descendieron un 57%.

Nissan declaró el lunes que sus ventas en China durante abril cayeron un 46% año contra año, afectadas por los confinamientos en regiones clave para contener la propagación del Covid-19. Nissan atribuyó la caída de la producción y de las ventas a la escasez de semiconductores, entre otras interrupciones de la cadena de suministro y de la logística causadas por las cuarentenas de la pandemia. El negocio de exportación de piezas de la empresa también se vio afectado, según una representante de la compañía.

Por otra parte, Honda Motor Co. afirmó que las ventas disminuyeron un 36% debido a la interrupción de la pandemia y a la escasez de componentes. El representante de Honda, Zhu Linjie, sostuvo que las plantas de la empresa de socios estratégicos suspendieron la fabricación durante aproximadamente una semana en abril y, a pesar de reanudar las operaciones, la marca todavía se enfrenta a la escasez de algunas piezas de automóviles.

La oferta y la demanda seguirán enfrentándose a graves problemas en mayo, como las interrupciones por la pandemia de Covid y la guerra de Ucrania, así como también al debilitamiento de la economía y del consumo interno, manifestó el martes Cui Dongshu, secretario general de la asociación. Prevé que las ventas sigan disminuyendo en mayo, aunque las empresas han reanudado progresivamente su actividad.

Las firmas del sector están pasando de la “respuesta de emergencia” a “una gestión de la cadena de suministro más estabilizada y resistente”, aseguró Cui Dongshu.

La confianza de los consumidores también se está debilitando, lo que lleva a los concesionarios a ofrecer mayores descuentos. Un 43% de los concesionarios encuestados por la Asociación de Concesionarios de Automóviles de China esperaba que la demanda de los consumidores siguiera debilitándose en mayo, dijo el grupo la semana pasada.

Un dato destacado de abril fue el de los autos eléctricos, con un crecimiento de ventas del 78%, 282.000 vehículos desde el año pasado, aun cuando la tasa de crecimiento fue lenta desde diciembre de 2020. El crecimiento se produjo en las empresas emergentes de vehículos eléctricos NIO Inc, XPeng Inc y Li Auto Inc, que vieron su producción golpeada.

Las tres marcas anunciaron que sus cifras de entrega cayeron entre un 42% y un 62% en abril respecto al mes anterior.

El resultado incapacitó a muchos de los proveedores de Li Auto ubicados en Shanghái y la cercana Kunshan, donde se encuentra el 80% de ellos, según la empresa.

“Algunos de ellos cerraron por completo la producción o la entrega de sus productos, lo que nos impidió mantener la producción tras agotar nuestro inventario de piezas”, señaló Li Auto en un comunicado a principios de este mes.

Contemporary Amperex Technology Co., con sede en Ningde, el principal fabricante de baterías de China y uno de los principales proveedores de Tesla, declaró a sus accionistas el 5 de mayo que sus operaciones habían sufrido una “influencia relativamente pequeña” como resultado de las restricciones de Covid.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.