Tras la sentencia del caso Roe vs. Wade, las empresas se pronuncian sobre el aborto y las prestaciones, pero con cautela

La decisión del Tribunal Supremo de EE.UU. de anular el caso Roe v. Wade ha convertido las prestaciones de los seguros médicos corporativos en una cuestión política y ha obligado a las empresas a adoptar una postura. FOTO: SAMUEL CORUM/ BLOOMBERG NEWS

Las compañías con planes de salud que cubren el aborto están evaluando si deben pagar a sus empleadas para que viajen a un Estado en el que el procedimiento sea legal, y cómo hacerlo. Las controversiales cuestiones relativas a las prestaciones suponen un nuevo reto para muchas compañías que ya están luchando por sortear asuntos sociales y políticos conflictivos.




La decisión del Tribunal Supremo (de EE.UU.) de anular el caso Roe vs. Wade plantea nuevos retos para los empleadores y las aseguradoras de salud que cubren los servicios de aborto, especialmente en lo que respecta a si deben pagar los viajes a los Estados donde el procedimiento sigue estando disponible, y cómo hacerlo.

Empresas como Starbucks Corp., Uber Technologies Inc. y Amazon.com Inc. han dicho que reembolsarían los viajes por servicios médicos, incluido el aborto. Just Eat Takeaway.com N.V.’s Grubhub y Dick’s Sporting Goods señalaron que proporcionarían hasta 4.000 dólares para cubrir los gastos de viaje para los servicios no disponibles en su Estado de origen.

“Reconocemos que la gente se siente involucrada en este tema, y que hay compañeras de equipo y atletas que no estarán de acuerdo con esta decisión”, escribió la directora ejecutiva de Dick’s, Lauren Hobart, en un correo electrónico enviado a los empleados el viernes.

Las controversiales cuestiones relativas a las prestaciones suponen un nuevo reto para muchas compañías que ya están luchando por sortear asuntos sociales y políticos conflictivos.

Las empresas que deciden cubrir el aborto -y cualquier viaje necesario para conseguirlo- tienen que equilibrar la presión de las empleadas que se movilizan para que sus empleadores adopten una postura, con el riesgo de ataques legales o el retroceso político en los Estados que han prohibido el procedimiento.

“De repente, los beneficios están empezando a ser muy políticos, lo que está obligando a los empresarios a adoptar una posición”, declaró Michael Turpin, vicepresidente ejecutivo de USI Holdings Corp. una agencia de seguros.

También hay dudas sobre cuánto pueden invertir las firmas, especialmente las más pequeñas, según los ejecutivos de recursos humanos, los directores generales y los expertos en seguros.

El viernes, algunos ejecutivos se apresuraron a hacer declaraciones públicas sobre la decisión del Tribunal Supremo. El director general de Yelp Inc., Jeremy Stoppelman, que se ha manifestado a favor de los derechos reproductivos, dijo en un comunicado que los líderes empresariales debían pronunciarse contra la oleada de prohibiciones del aborto que se espera que desencadene la decisión.

Varias empresas han decidido cubrir los gastos de viaje de las empleadas que buscan procedimientos médicos que no están disponibles en sus Estados de origen, incluidos los servicios de aborto. FOTO: TAYLOR GLASCOCK/ THE WALL STREET JOURNAL

Julie Jones, presidenta de la agencia de abogados Ropes & Gray, envió una nota a los empleados en la que decía que el despacho realizaría reuniones en los próximos días para hablar de la decisión y ofrecer una visión general de la legislación federal y estatal sobre derechos reproductivos.

Los abogados del colectivo también están en contacto con su grupo pro bono para trabajar en casos relacionados, según un correo electrónico revisado por The Wall Street Journal.

“Como mujer, tengo un profundo sentimiento de vulnerabilidad causado por la eliminación de un derecho de larga data de las mujeres, un derecho que afecta a sus cuerpos y su voluntad”, escribió Jones. Ropes & Gray cuenta con unos 1.400 abogados en todo el mundo.

Por su parte, la directora de operaciones de Meta Platforms Inc., Sheryl Sandberg, calificó la decisión del Tribunal Supremo de “un enorme retraso” y afirmó en una publicación de Instagram que pone en peligro la salud de millones de mujeres y niñas.

Un representante de Meta aseguró que la compañía planea ofrecer reembolsos de gastos de viaje para acceder a servicios sanitarios y reproductivos fuera del Estado, y está “en proceso de evaluar la mejor manera de hacerlo dadas las complejidades legales involucradas”.

En Estados Unidos, el precio de un aborto con medicamentos en 2020 fue de 560 dólares en promedio, y el costo de un aborto de procedimiento en el primer trimestre fue de 575 dólares en promedio, según un estudio publicado en abril en la revista Health Affairs. Sin embargo, sin un seguro médico que pague la factura, abortar puede ser costoso.

Muchos empleadores, especialmente las mayores empresas nacionales, han estado cubriendo los procedimientos. Alrededor del 10% de las trabajadoras estadounidenses están inscritas en planes ofrecidos por los empleadores que los excluyeron o restringieron específicamente, según una encuesta de 2019 de la Kaiser Family Foundation.

A medida que se hacía evidente la anulación de la sentencia Roe, por parte del Tribunal Supremo, muchas otras empresas han estado trabajando discretamente para tener una respuesta lista para cuando la corte actuara, según los consultores de prestaciones.

Alrededor del 14% de las grandes empresas encuestadas a principios de junio dijeron que tenían una prestación por movilización, mientras que otro 25% señaló que lo estaba considerando, según las respuestas de casi 300 compañías a una encuesta realizada por la consultora de prestaciones Mercer LLC.

Según el sondeo, las empresas con al menos 20.000 trabajadores son las más propensas a ofrecer una prestación de viaje y alojamiento a las empleadas que viajan para someterse a un aborto.

Las principales aseguradoras que administran los beneficios de salud para los grandes empleadores, incluyendo UnitedHealthcare de UnitedHealth Group Inc., Cigna Corp. y CVS Health Corp.’s Aetna, habían estado confirmando a los clientes autoasegurados que probablemente pueden facilitar las ofertas de viaje, según los consultores de beneficios.

Cigna y CVS declararon que buscan apoyar las necesidades de cobertura de sus clientas y consumidoras. UnitedHealth Group aseguró que mantiene su compromiso de ayudar a los miembros y pacientes a acceder a sus beneficios y servicios.

Dado que muchos empleados tienen firmes convicciones tanto a favor como en contra del aborto legal, algunas empresas intentan ser sensibles a ambos bandos; el viernes se manifestaron a favor del derecho al aborto ante el Tribunal Supremo. FOTO: VALERIE PLESCH/ BLOOMBERG NEWS

El borrador que UnitedHealthcare envió recientemente a un empleador para su posible uso en el documento de su plan que describe los beneficios cubiertos, y que fue visto por The Wall Street Journal, decía que el plan de salud cubriría el viaje y el alojamiento a un Estado cercano para obtener un servicio de salud cubierto que no está legalmente disponible donde el empleado vive.

Dadas las sensibilidades, muchos empleadores han estado analizando las leyes estatales y locales relacionadas con el acceso al aborto, así como la administración de las prestaciones sanitarias de las firmas que se autofinancian, frente a las que están cubiertas por un plan totalmente asegurado, dijeron expertos en seguros, directores generales y ejecutivos de recursos humanos.

“Las empresas lo están resolviendo mientras va sucediendo. Es un panorama complejo el que tenemos por delante”, aseguró Michele Ruiz, directora general de BiasSync, un fabricante de software con sede en Los Ángeles.

Es probable que las compañías tengan cuidado con la forma en que comunican sus planes y con el diseño de cualquier nuevo beneficio de viaje. Tendrán que sortear varios obstáculos, como el hecho de que una generosa ayuda económica por viaje podría dar lugar a ingresos imponibles para los pacientes.

Además, para evitar que nadie se distancie, las empresas pueden estructurar el beneficio de forma que sea más amplio que el aborto, explicaron los expertos en prestaciones.

“No se está señalando el aborto, pero está incluido”, comentó Brian Marcotte, consultor sanitario y antiguo director general del Business Group on Health. Las empresas “harán que la comunicación sea una mejora en la prestación del viaje, de modo que la aborden pero no directamente, y no creen un alboroto”.

Las empresas que dicen estar comprometidas con la provisión de este tipo de préstamos afirman que las complejidades legales para garantizar la cobertura son muy complicadas.

Sin embargo, según los expertos legales, cubrir el aborto para las empleadas que viven en Estados donde está prohibido, y en particular facilitar el acceso con servicios como los viajes, podría crear un peligro legal para los empleadores y las aseguradoras que administran sus planes de salud, e incluso potencialmente para los empleados individuales, funcionarios o directores de la empresa.

“Podría haber alguien que los persiguiera por ayudar e incitar un aborto”, advirtió David Cohen, profesor de Derecho de la Universidad de Drexel. “Los empleadores también van a ser puestos en el punto de mira legal”, agregó.

Antes de la nueva decisión del Tribunal Supremo, los gobiernos habían creado una base de normas de cobertura del aborto.

Los planes de Medicaid de muchos Estados limitan severamente la cobertura del aborto, mientras que los programas federales como Medicare lo pagan en circunstancias muy limitadas.

Los Estados también han restringido la cobertura del aborto en los seguros privados, y once de ellos prohíben la cobertura del aborto en todos los planes que regulan, según la Kaiser Family Foundation. Sin embargo, las normas estatales en materia de seguros no se aplican al tipo de cobertura más común entre las medianas y grandes empresas, conocido como planes autofinanciados.

Estos planes autofinanciados, en los que las empresas pagan las reclamaciones sanitarias de los trabajadores con su propio dinero, están regulados a nivel federal.

A su vez, la normativa federal para los planes autoasegurados no establece normas específicas sobre el aborto, dicen los abogados. Una ley federal contra la discriminación exige a todos los empleadores que proporcionen cobertura sanitaria para pagar un aborto si la vida de la madre está en riesgo por el embarazo, sostuvo Seth Perretta, un abogado de Groom Law Group que asesora a empleadores y aseguradoras de salud.

Ahora, si los Estados deciden aplicar o promulgar leyes que afecten a los empleadores autoasegurados, se producirán enfrentamientos en los tribunales. Los empleadores probablemente argumentarán que la autoridad del Estado se ve afectada por las leyes federales que rigen sus planes, pero los abogados aseguraron que no saben qué sucederá si los Estados tratan de utilizar las leyes penales contra los empleadores.

Las leyes penales redactadas con amplitud pueden superar un desafío de preeminencia, dijeron los abogados.

“Esto va a plantear un montón de cuestiones constitucionales y legales”, señaló Kerri Willis, vicepresidente senior en la unidad de Soluciones de Salud de Estados Unidos de Aon PLC. “Vamos a estar en años de litigios sobre estos asuntos”, añadió.

Por otro lado, Bank of America Corp., Citigroup Inc., Goldman Sachs Group Inc. y JPMorgan Chase & Co., ya cubren el aborto para las trabajadoras que tienen sus beneficios médicos. Los bancos han comunicado recientemente a sus empleadas que pagarán los gastos de viaje si tienen que desplazarse lejos de casa para ser atendidas. Los bancos, que emplean a decenas de miles de personas en todo el país, describieron sus decisiones como una garantía de igualdad de acceso a la atención sanitaria.

JPMorgan anunció que empezaría a cubrir los gastos de viaje para todos los procedimientos sanitarios cubiertos el 1 de julio, según una nota interna. Anteriormente, el banco sólo cubría los gastos de viaje en casos limitados, como los trasplantes de órganos y la cirugía bariátrica. La prestación cubre los gastos de viaje de más de 80 kilómetros.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores crearon un parche que se adhiere a la piel y que está compuesto por una bacteria que produce energía a partir de la evaporación del sudor, pudiendo obtener más de 18 horas de electricidad continua.