Las apuestas y proyecciones de Mabel Weber, directora del fondo Siglo XXI de BICE

La portfolio manager del fondo de acciones small cap indica que el precio del cobre y la recuperación de China, hacen presagiar que el sector minería debería ser uno de los primeros en reactivarse.




Identificar las compañías con mayor disponibilidad de efectivo, con niveles de actividad predecibles y que se encuentren con atractivas valorizaciones. Esos son los principales factores que guían las decisiones de inversión de la subgerente de Acciones Latinoamericanas de BICE Inversiones AGF, Mabel Weber.

Y en medio de la incertidumbre actual , la clave está en realizar diversos ejercicios de estrés para todos los emisores, cuenta la portfolio manager del fondo de inversión Siglo XXI. Además, Weber destaca que en caso de prolongarse aún más las cuarentenas, la necesidad de liquidez de las compañías podría derivar en aumentos de capital de actuales controladores, o bien para atraer a nuevos inversionistas.

¿Cuáles son sus proyecciones para la economía local en 2020?

- Vemos un 2020 complicado, con fuerte caídas en ventas en casi todas las industrias y contracción en márgenes, y estamos estimando cuánto podemos esperar de recuperación para las utilidades de las compañías para el 2021 en la medida que se dé la reapertura de las tiendas y faenas de las empresas. Ciertamente la vuelta a la normalidad de algunos países nos dará luces de la velocidad de recuperación de la economía, y miramos con cautela la posible reintensificación de la guerra comercial de EEUU y China y sus efectos en el dólar y el precio del cobre.

Considerando el incremento en las cifras de contagio y la extensión de las cuarentenas ¿cuáles son sus estimaciones para las utilidades este año?

- Mucho antes de la llegada del Covid-19 y las cuarentenas parciales, nuestra expectativa de crecimiento de utilidades de las empresas del IPSA para 2020 era más baja comparada con las estimaciones de mercado; hoy asumiendo un segundo y tercer trimestre para las empresas bien afectado, estimamos una contracción aproximada de -35% para las empresas del IPSA y una caída más cercana a -25% para las acciones de baja capitalizaron bajo cobertura, dado su mayor enfoque en consumo básico. Todos estos números están bajo constante revisión, ya que recién estamos conociendo en los efectos de los últimos 15 días de marzo en los resultados de las compañías, y a su vez, tienen supuestos de normalización de ventas en el cuarto trimestre que podrían no darse.

¿Cómo ve el ánimo de los inversionistas aportantes del fondo?

-A pesar de la caída observada en los mercados en el año, hemos visto que algunos inversionistas institucionales chilenos y extranjeros han aprovechado los puntos de entrada, específicamente en los últimos días en fondos small cap,dado que el retorno de esta clase de activo se encuentra bastante rezagada con respecto a la rentabilidad observada en el IPSA y las valoraciones de algunos emisores se observan en niveles bastante atractivos.

De los sectores que forman parte del fondo Siglo XXI ¿hay alguno que le preocupe y considere oportuno reducir exposición?

- Hemos realizado ejercicios de estrés en todos los emisores, con especial énfasis en los más frágiles financieramente. El objetivo del ejercicio consistió en evaluar la capacidad de las compañías de hacer frente a los compromisos de corto plazo con una generación de caja limitada, dada la contingencia, considerando caja disponible y usos de fondos (inversiones, pago impuestos, dividendos y gastos financieros y deuda de corto plazo). De este análisis identificamos algunos sectores y emisores más afectados, y hemos centrado nuestras inversiones en empresas que estén con buenos niveles de caja, con niveles de actividad más predecible y que no vean afectados su modelo de negocios de largo plazo, y que se encuentre con valorizaciones atractivas. Un punto que se desprende de esta pandemia son los posibles cambios de hábitos de los consumidores y personas, y son las empresas con flexibilidad de sus modelos de negocios, o que han invertido en un foco social las que deberían salir beneficiadas. Es ahí que el camino que hemos iniciado hace unos años, de análisis ASG (Ambientales, Sociales y de Gobierno Corporativo) de las compañías para invertir, cobra más sentido.

¿Cuáles son las oportunidades de inversión en medio de los altos niveles de volatilidad?

-Seguimos bastante positivos en el sector salmonero, donde si bien este año el precio ha estado más bajo de las estimaciones iniciales por la menor demanda esperada, mantiene intactos sus perspectivas de mediano plazo y presenta altas posibilidades de M&A. En cuanto a otras oportunidades el precio del cobre y la recuperación de China, hacen presagiar que el sector minería debería ser uno de los primeros en reactivarse y por ende nos centramos en empresas que se benefician de dicha actividad. A su vez, en negocios que podrían verse afectados por fuertes contracción de ingresos este año, analizamos distintas formas de valorización para entender que supuestos reflejan los precios de mercados y analizar si se trata de una oportunidad real o no.

¿Cuánto afecta lo ocurrido con Enjoy al fondo y cuál podría ser la forma para que la compañía logre salir de la crisis?

-Desde octubre del año 2019 nuestro foco de análisis de compañías ha sido revisar su situación de liquidez, y en ese sentido vemos a las empresas de mediana y baja capitalización bastante mejor armadas que en crisis anteriores. Es decir, con mayor acceso a crédito y menos endeudados, salvo casos particulares. Sin embargo, debemos tener en cuenta que las empresas ya venían afectadas, y el no recibir ingresos por varios meses es un escenario de estrés. Por esto en el caso de prolongarse el periodo de cuarentena, algunas otras compañías podrían requerir inyección de liquidez, lo que podría gatillar aumentos de capital de los controladores actuales o atraer a nuevos inversionistas. Respecto a Enjoy, creemos que el proceso de reorganización en que se encuentra inmersa es parte del mecanismo que tiene la empresa para salir de la crisis de liquidez actual.

¿Cree probable que más compañías IPSA lleven a cabo procesos de reestructuración?

-Esta pandemia ha puesto a prueba la adaptación de las empresas, ya sea en el corto plazo a flexibilizar el trabajo de sus empleados desde la casa a, en el mediano plazo, adaptar el número de personas requeridas para la operación, la necesidad de espacios físicos para la venta y afianzar el rol social con sus empleados. En cuanto a restructuración de deuda, podríamos ver que la banca ayude a algunas compañías para flexibilizar en los próximos pagos de los trimestres futuros, dando espacio extra a algunos emisores; pero como mencionamos anteriormente algunas podría requerir de aumento de capital para hacer frente al futuro. Por otro lado, no podemos descartar futuras medidas si el plazo de cuarentena se extiende, hay rebrotes o los cambios de hábitos de consumidores son tan profundos que afecten de sobremanera a las compañías y estas no sean capaz de adaptarse.

Comenta