Aguas Andinas inicia proceso para vender su participación en atribulada Essal

Fachada Aguas Andinas

Con lo anterior Aguas Andinas persigue focalizar su actividad empresarial en sus actuales prioridades estratégicas, señaló la compañía.


Aguas Andinas informó este miércoles que el directorio resolvió iniciar un proceso abierto y competitivo para vender su participación directa e indirecta de 53,5% en la Empresa de Servicios Sanitarios de Los Lagos, Essal. Esta última enfrenta un proceso que podría terminar en la caducidad de su concesión debido a la crisis que tuvo sin suministro de agua potable por 11 días, en julio del año pasado, a cerca de 50 mil clientes de Osorno, debido a un derrame de hidrocarburos en una planta de producción de agua potable de Caipulli.

Respecto a la venta Aguas Andinas indicó, mediante un hecho esencial enviado a la Comisión para el Mercado Financiero que "con lo anterior Aguas Andinas persigue focalizar su actividad empresarial en sus actuales prioridades estratégicas".

La crisis que afectó a Osorno terminó por costarle la presidencia de la firma y de Aguas Andinas a Guillermo Pickering y golpeó sus resultados. De acuerdo a los últimos datos disponibles Essal acumuló $178 millones en pérdidas al tercer trimestre, lo que contrasta con los $7.267 millones en utilidades que logró en el mismo período de 2018.

Proceso inmediato

La compañía detalló que el proceso de venta será iniciado de inmediato y que para ello se buscará el concurso de un banco de inversión y de otros asesores, no definidos aún.

Asimismo indicó que tratándose de un proceso que recién comienza, no ha habido aún contactos con eventuales interesados en la adquisición de las acciones referidas, ni se cuenta con valorizaciones o indicaciones de precio que permitan determinar el efecto que la concreción de la operación podría tener en los resultados de Aguas Andinas.

Cargos de la SISS

Tras el extenso corte de agua la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), después de 21 días de investigación, resolvió iniciar dos procesos contra Essal.

Por una parte, se abrió un expediente de caducidad de la concesión de Essal en dicha ciudad, en lo que, de concretarse, sería la mayor sanción contra una sanitaria desde la privatización del sistema en la década de los noventa. Además se formularon 6 cargos cuyas multas podrían llegar hasta los $2.500 millones.

En paralelo la empresa desarrolló un proceso voluntario de compensaciones mediado por el Sernac el cual le implicó desembolsar $3.005 millones, lo que sumado a los $2.121 millones ya pagados por concepto de compensaciones automáticas establecidas en el artículo 25 A de la Ley del Consumidor (LPC) implicó que la empresa debió desembolsar unos $5.126 millones por este concepto.

Aguas Andinas es controlada por el grupo francés Suez a través de Inversiones Aguas Metropolitanas.

Comenta