Aguas Andinas finalmente encuentra comprador para Essal: firma canadiense APUC se quedará con la sanitaria vía OPA

essal

El precio fijado por acción arroja un valor total para la participación de Aguas Andinas en la polémica sanitaria de Los Lagos de US$ 92,3 millones.




Al fin, luego de varios meses de búsqueda, Aguas Andinas anunció esta mañana que llegó a un acuerdo con la empresa de origen canadiense Algonquin Power & Utilities Corp. (APUC) para la venta del 100% de la participación directa e indirecta que la sanitaria tiene en la polémica filial ESSAL.

A través de un hecho esencial enviado a la CMF, la empresa controlada por el grupo Suez especificó que para materializar la operación, APUC, dentro del quinto día hábil contado desde el cumplimiento de las condiciones que se indican más adelante, lanzará una oferta pública de adquisición de acciones (“OPA”) por el total de acciones de ESSAL, en el precio de US$ 0,18001375412 por acción.

Esta cifra arroja un valor total para la participación directa e indirecta de Aguas Andinas en ESSAL de US$ 92,3 millones.

“La operación tendrá para la Sociedad un impacto esperado en resultados netos, después de impuestos, de aproximadamente $7.000 millones de pesos”, dijo la empresa en el Hecho esencial firmado por Marta Colet.

El anuncio tenía repercusión en la bolsa y los títulos de Aguas Andinas suben 2,14%.

Durante la vigencia de la OPA, Aguas Andinas concurrirá a la OPA aceptando la venta de su participación directa en ESSAL, que asciende al 2,51% del total de acciones emitidas, pero no concurrirá respecto de su participación indirecta a través de Inversiones Iberaguas Limitada (“Iberaguas”), que corresponde al 51% de las acciones, dado que, con anterioridad al vencimiento del plazo de la OPA, venderá a APUC la totalidad de sus derechos en Iberaguas, incluyendo los de su filial Aguas Cordillera.

La propiedad de Essal está compuesta por Iberaguas (51%), sociedad controlada por Aguas Andinas, mientras que un 40,46% está bajo el control de una sociedad del empresario Felipe Ibáñez, otro 5% aún lo tiene la Corfo, 2,51% está en manos directamente de Aguas Andinas y 1% lo tiene la Tesorería General de la República.

Santander CIB fue asesor financiero de Aguas Andinas.

La polémica

Essal estuvo en el ojo del huracán hace más de un año debido a la contaminación con petróleo diésel de la planta de agua potable Caipulli, que afectó el suministro de agua a Osorno.

Debido a ello, la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) aplicó una multa de a 2.720 UTA, equivalente a $1.640 millones, y corresponde al máximo que permite la ley según el tipo de infracción en seis de los nueve cargos formulados a la empresa.

Essal dijo que la sanción era desmedida, aunque aún no se resuelve la caducidad de la concesión, una medida que obligó a intervenir al propio grupo Suez.

Esta crisis, hay que recordar, terminó por costarle la presidencia de la firma y de Aguas Andinas a Guillermo Pickering, quien fue reemplazado por Claudio Muñoz.

Aguas Andinas, la mayor sanitaria del país, reportó una caída de 22,7% en sus utilidades en el primer semestre frente a igual periodo del año anterior a $62.328 millones, arrastradas por los impactos derivados de la contingencia por coronavirus y mayores costos por la sequía.

"Al cierre del primer semestre se estima un impacto global de $17.845 millones por los efectos directos e indirectos presumiblemente derivados de la situación excepcional por Covid-19″, dijo la empresa controlada por el grupo francés Suez.

Dichos efectos se desglosan en una disminución del 5,1% en los volúmenes de ventas por $12.396 millones, asociado a una menor venta a clientes Residenciales en 0,8% y a clientes no Residenciales en 9,6%.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.