Dentro de los 50 mejores restaurantes del mundo hay uno chileno

Autor: EFE

Massimo Bottura, the chef patron of Osteria Francescana restaurant in Italy, receives the award for Best Restaurant during the World's 50 Best Restaurants Awards at the Palacio Euskalduna in Bilbao, Spain, June 19, 2018. REUTERS/Vincent West AWARDS-RESTAURANTS/

El restaurante chileno Boragó se posicionó en el puesto 27 dentro de los mejores lugares para comer en el mundo y como el quinto latinoamericano.


Hoy se vivió la ceremonia más importante para la gastronomía, ya que se anunció la lista de los mejores 50 resturantes del mundo. El ranking lo realiza desde 2002 la revista Restarurant y por cuarto año consecutivo destacó al restaurant chileno Boragó como uno de los mejores lugares para comer.

El local a cargo del chef Rodolfo Guzmán se posicionó en el puesto 27, logrando su mejor ubicación en el ranking tras conseguir la posición número 42 en la versión anterior.

La revista encargada de elaborar la medición destacó al único representante nacional de la muestra por los “raros” ingredientes y el buen sabor que tendrían los platos que ofrece la carta. El articulo también destaca el uso de productivos nativos.

Los precios del quinto mejor restaurante latinoamericano van cerca desde los $68.000-$55.000 pesos por persona.

El mejor restaurante del mundo

El restaurante italiano Osteria Francescana, del chef Massimo Bottura, fue elegido este martes en Bilbao (España) como “el mejor del mundo” por la lista británica “The World’s 50 Best”, repitiendo el triunfo de 2016.

Osteria Francescana, situado en la ciudad de Módena, sucede así al neoyorquino Eleven Madison Park, del chef suizo Daniel Humm, que el año pasado encabezó la lista elaborada por la revista británica Restaurants y en esta edición quedó en 4ª posición.

“Mi primer pensamiento va a mi equipo en Módena, en Florencia”, dijo un eufórico Bottura al recoger el premio. “Esto es una cosa sorprendente, es algo que hemos construido juntos”, añadió dirigiéndose al parterre de chefs de Europa, las Américas, Asia y África.

En segunda posición de esta controvertida pero influyente lista quedó el español Celler de Can Roca, de la ciudad catalana de Gerona y ganador en 2013 y 2015. La tercera fue para el francés Mirazur, del chef argentino Mauro Colagreco.

El “top 10” distinguió además con la 5ª posición y como “mejor restaurante de Asia” al establecimiento tailandés Gaggan, dirigido por el chef indio Gaggan Anand, instalado en este país desde hace 11 años.

Los peruanos Central y Maido ocuparon respectivamente la 6ª y 7ª posición.

Por su lado, el francés Cédric Grolet fue elegido “mejor pastelero”, por su labor en el establecimiento Meurice, en París.

En la gala fue igualmente premiado por toda su trayectoria el chef peruano Gastón Acurio, que a sus 50 años ha sido uno de los grandes promotores de la cocina de su país en el extranjero.

Formado en París, su principal restaurante es Astrid y Gastón, que abrió en Lima en 1994 con su mujer alemana y que en la lista de este año perdió seis posiciones, pasando del número 33 al 39.

“La cocina une a la humanidad. Cuando celebramos nuestras diferencias sólo pueden ocurrir cosas buenas”, declaró el chef peruano al recibir el galardón en el palacio Euskalduna de Bilbao.

Buen desempeño tuvo por su lado el chileno “Boragó”, del chef Rodolfo Guzmán, que escaló 15 puestos, hasta el 27.

La lista “50 Best” cumplió con ésta su 17ª edición, más allá de las numerosas críticas recibidas en los últimos años, en particular de varios chefs franceses, que criticaron su metodología y acusaron de opacidad a los organizadores.

En el caso de la prestigiosa guía francesa Michelin, de gran tradición, sus inspectores anónimos puntúan los establecimientos en base a cinco criterios.

El procedimiento es muy diferente para la lista de los “50 Best Restaurants”: 1.040 votantes de 26 regiones del mundo deben seleccionar 10 restaurantes que hayan visitado en los últimos 18 meses, y puntuarlos según la “experiencia” que hayan tenido. Su jurado está formado por chefs, críticos y “gourmets muy viajados”.

Seguir leyendo