El coronavirus hunde a los mercados del mundo y la Bolsa de Santiago sufre su séptima caída consecutiva

WALL STREET

El IPSA cerró con una baja un 1,71% a 4.561,47 puntos, su punto más bajo desde el 3 de diciembre pasado.




Los mercados mundiales se derrumbaban hoy debido a una profundización de los temores sobre el impacto sanitario y en la economía del brote de coronavirus que estalló en China y que ha causado la muerte de al menos 80 personas, lo que desplomó los precios de las acciones, el petróleo y el yuan, e hizo disparar los valores de refugios seguros como el oro.

El índice MSCI caía 1,44%, su mayor desplome desde el 2 de octubre pasado, lo que lo pone en un mínimo en lo que va del año.

El índice Euro Stoxx bajó 2,68%, dirigiéndose a su peor desempeño desde octubre, con todos los 19 grupos industriales en rojo a esta hora. El FTSE 100 en la Bolsa de Londres perdía 2,29, mientras que el DAX de la Bolsa de Frankfurt perdió 2,74%.

Al otro lado del Atlántico, las cosas no están mucho mejor. El Dow Jones anota un retroceso de 1,24%, mientras que el S&P 500 muestra un retroceso de 1,22%. Las acciones tecnológicas agrupadas en el Nasdaq sucumben un 1,51% cuando falta poco más de una hora para el cierre.

La mayor parte de las acciones en los mercados asiáticos se encontraban cerrados y en China permanecerán así por el coronavirus durante toda la semana.

EL IPSA se hunde

Con este negativo trasfondo, la Bolsa de Santiago también se inclinó por los números rojos. El IPSA cerró con una baja un 1,71% hasta los 4.561,47 puntos, su punto más bajo desde el 3 de diciembre pasado. Se trata de la séptima caída consecutiva del índice selectivo.

CAP fue la acción más castigada en la sesión, con una contracción de 4,81%. Entre los grandes valores, Copec concluyó con un retroceso de 2,6%.

El brote viral tiene muy preocupados a los inversionistas, particularmente por el potencial efecto en el desempeño de la economía de China, el principal socio comercial de Chile. El termómetro de esa preocupación es el cobre, el cual sufrió una dura caída en la Bolsa de Metales de Londres y que, a su vez, impactaba en el tipo de cambio local.

"El coronavirus genera un impacto económico y financiero. Aún hay que analizar su magnitud, pero podría ser la chispa para un largamente demorado ajuste en los mercados de capital", dijo en una nota a sus clientes Marc Chandler, estratega jefe de mercados en Bannockburn Securities, informó Reuters.

"Cualquier golpe a los motores industriales y del consumo de China se extenderá rápidamente a otros países a través de los mayores vínculos financieros y de comercio asociados a la globalización", escribió en un informe Stephen Innes, estratega jefe de mercado asiático de Axitrader, citado por Bloomberg. "Estoy comenzando a creer que el efectivo es el lugar preciso para estar en las próximas semanas", agregó.

Y mientras el petróleo WTI moderaba fuertes pérdidas más temprano para anotar una baja de 1,92% a US$ 53,15 por barril, el oro se fortalecía 0,6% a US$ 1.580,99 por onza, reforzando su posición como activo refugio.

"El brote de coronavirus de Wuhan tiene el potencial de tener un grave impacto en las acciones chinas y, de hecho, todos los activos de riesgo global", dijo Seema Shah, estratega jefe de Principal Global Investors en Londres, informó Bloomberg.

"Dado que las valoraciones están elevadas, las clases de activos ya son vulnerables a los cambios en la percepción, y los recuerdos del importante impacto económico del SRAG pueden causar estragos en la confianza del mercado", agregó.

Poner en perspectiva

En medio del pesimismo externo, hubo señales de dos de los principales bancos de inversión sobre poner en perspectiva el potencial impacto del nuevo brote.

Goldman Sachs indicó que la experiencia histórica con virus anteriores SARS, H1N1, H7N9 sugiere que cualquier impacto en el crecimiento económico y en los precios de los activos "probablemente sea de corta duración, con un período de actividad que ocurre típicamente de 1 a 3 meses después del brote inicial".

Y, en la misma línea, pese a los temores a la propagación del mortal virus respiratorio chino los analistas de JPMorgan Chase indicaron que podría terminar siendo una oportunidad de compra.

Comenta