El IPC sube mucho más de lo esperado en EEUU y dispara temor por ajuste más rápido de la tasa de interés

Los bonos del Tesoro cayeron tras los datos, con el rendimiento a 10 años subiendo a 1,647%, mientras que el dólar subió y los futuros del S&P 500 extendieron las pérdidas.




El costo de la vida subió mucho más de lo esperado en EEUU. El Departamento del Trabajo reportó esta mañana que el IPC experimentó un salto de 0,8% en abril, superior al 0,6% del mes anterior.

Se trata de su mayor aumento mensual en casi 12 años y es considerablemente más alta que el 0,2% que habían proyectado los expertos, disparando el temor sobre un ajuste más rápido de lo esperado en la política monetaria de la Reserva Federal. Con este resultado la inflación acumulada en 12 meses trepa a 4,2%, muy superior al 3,6% esperado.

Como si esto fuera poco, el IPC sin considerar alimentos o energía experimentó un fuerte salto de 0,9% en el cuarto mes del año, cifra considerablemente mayor al 0,3% que esperaba el mercado.

Los datos mostraron un aumento récord en los costos de los automóviles usados, una situación que también se ha visto en Chile.

Reuters informó que las apuestas en los mercados monetarios de EEUU a favor de un aumento de la tasa de interés de 25 puntos base para diciembre de 2022 aumentaron al 100% desde el 88% antes de que se informaran los datos.

“El argumento es si este episodio de inflación es transitorio o está aquí para quedarse. Y el tiempo lo dirá”, dijo Peter Tuz, presidente de Chase Investment Counsel en Charlottesville, Virginia.

En ese contexto, los bonos del Tesoro cayeron tras los datos, con el rendimiento a 10 años subiendo a 1,647%, mientras que el dólar subió y los futuros del S&P 500 extendieron las pérdidas.

Fernando Suárez, portfolio manager de Fintual, subrayó que: “Es importante no adelantarse a sacar conclusiones, porque gran parte del alza de precios que hemos visto en Estados Unidos tiene que ver con servicios que no han reabierto a toda su capacidad y corresponden a desbalances de oferta-demanda que suelen ser transitorios”.

Por ejemplo, añadió que “sectores como la hotelería se vieron muy afectados, incluso muchas empresas de este rubro cerraron. Hoy, con el retorno de las actividades sociales y el turismo, ha incrementado la demanda por estos servicios mientras que la oferta continúa débil. Una vez que abran todos, competirán y probablemente bajen los precios, así que se trataría de una inflación transitoria”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.