Sube la preocupación global por la inflación y pone tensión en los mercados

El coronavirus dejará un legado de inflación débil en todo el mundo

Hay alerta ante un salto en las expectativas de inflación en Estados Unidos, donde el IPC podría marcar su alza interanual de 3,4% en abril, según la Fed de Nueva York, el mayor aumento desde 2013.




“El mercado de los ricitos de oro camina sobre la cuerda floja de una Fed dependiente de la inflación”, se lee en el reporte publicado este martes por Bank of America, donde se consigna una realidad que se advierte fácilmente en el movimiento a la baja que han mostrado los tableros internacionales en las primeras dos jornadas de la semana.

El Dow Jones se contrajo 1,36% y el S&P500 retrocedió 0,87%, mientras que la bolsa local volvió a cerrar en 1,17% hasta cerrar en 4.540,8 puntos.

Las razones detrás de las inquietudes de los inversionistas se centran en Estados Unidos, que publica este miércoles los datos del IPC correspondientes a abril y las expectativas justifican las alarmas. De acuerdo a los pronósticos del mercado, los precios marcarán un incremento interanual de 3,6%, lo que figura como el alza más pronunciado desde octubre de 2011.

La Fed de Nueva York entregó su propio pronóstico y no alcanzó para calmar las aguas. Basado en una encuesta, la institución liderada por John Williams apunta a que la inflación marcará un alza de 3,4%, lo que supondría el mayor incremento desde 2013.

Alarmas de analistas e inversionistas

“La Fed tiene su acelerador a fondo, tratando de restaurar el mercado laboral anterior a Covid, pero el inesperado informe de nómina (de empleo) del viernes ilustra lo poco que sabemos sobre cómo se desarrollará esta crisis. Si bien la Fed no puede permitirse el lujo de parecer insegura, su confianza dogmática de que la inflación no se volverá problemática es igualmente sospechosa”, señalan el equipo liderado por Nitin Saksena, analista de renta variable de BofA Analyst Data.

FILE PHOTO: Federal Reserve Chair Jerome Powell listens during a Senate Banking Committee hearing on "The Quarterly CARES Act Report to Congress" on Capitol Hill in Washington, U.S., December 1, 2020. Susan Walsh/Pool via REUTERS/File Photo

Esto está en sintonía con el análisis del prestamista estadounidense, Mark Mobius, un inversionista veterano de Wall Street, que sostuvo en Bloomberg TV que los administradores de dinero más grandes del mundo pueden estar subestimando la extensión de la inflación después de una ola récord de impresión de dinero para combatir la pandemia de Covid-19.

El fundador de Mobius Capital Partners y ex gestor principal de Franklin Templeton Investments plantea que esto es especialmente problemático en Estados Unidos, donde el incremento de los precios pesará de manera importante en el dólar.

Tendencia mundial

Justamente esto último, además de las consecuencias que tenga sobre la política de la Fed, es lo que contribuye a que las preocupaciones se centren en la primera economía mundial. Sin embargo, los motores que impulsan los precios en tierra estadounidense, se comparten en buena parte del mundo.

De acuerdo a Capital Economics el efecto de la apertura de la economía es uno de esos motores. “Los precios de ciertos bienes y servicios (como hoteles) cayeron de manera muy pronunciada durante el cierre debido a cierres / restricciones. A medida que las economías reabren, sus precios deberían volver a los niveles anteriores a la pandemia. Esto impulsará la inflación temporalmente”, se lee en un informe publicado la semana pasada.

Al respecto, también destacan que es probable que “el precio de ciertos servicios de ocio suba más allá de las tendencias prepandémicas, debido a las nuevas limitaciones de capacidad relacionadas con el distanciamiento social. Este efecto podría durar más”.

Adicionalmente, el equipo encabezado por Jennifer McKeown, jefa del servicio de economía global de Capital Economics, sostiene que hay una “inflación de las materias primas”. En el reporte precisan que “el precio del petróleo se ha recuperado de su caída al comienzo de la pandemia y los precios de los metales y los cereales se han disparado muy por encima de los niveles anteriores a la pandemia. Estos desarrollos ya están impulsando la inflación y continuarán haciéndolo a corto plazo”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.