Estudio afirma que se necesitarán entre US$7 y US$9 billones en apoyo fiscal adicional para enfrentar la pandemia en 2021

ERNESTO BENAVIDES / AFP

Según el reporte de Accenture, hasta la fecha, solo el 16% del apoyo anunciado se ha destinado a la inversión para la recuperación, mientras que la mayor parte del apoyo fiscal se ha dirigido a la fase de estímulo, ya que muchos gobiernos han determinado restricciones para suprimir el virus.




Los gobiernos a nivel mundial han realizado esfuerzos fiscales sin precedentes para enfrentar la crisis generada por la pandemia de coronavirus. Sin embargo, un nuevo estudio de Accenture señala que se necesitarán entre US$7 y US$9 billones de apoyo fiscal adicional en 2021 para cubrir los déficits de demanda agregada y devolver el crecimiento del PIB mundial a su nivel prepandémico.

Según el informe, durante la crisis el apoyo ha llegado en tres formas: alivio, estímulo e inversión. Hasta la fecha, solo el 16% del apoyo anunciado se ha destinado a la inversión para la recuperación, mientras que la mayor parte del apoyo fiscal se ha dirigido a la fase de estímulo, ya que muchos gobiernos han determinado restricciones para suprimir el virus.

El presidente ejecutivo de Accenture Chile, Nicolás Goldstein afirmó que “este momento presenta una oportunidad única para que los líderes empresariales aprovechen el apoyo fiscal para reconstruir sus negocios, acelerar la transformación digital e impulsar una sociedad mejor. Para que los líderes lo hagan con eficacia, es fundamental no solo comprender la gama completa de apoyos potenciales que se avecinan, sino también estar equipados con estrategias para maximizar el impacto a largo plazo”.

El documento señala que para muchos países, el desbloqueo de la inversión para la recuperación depende del éxito del despliegue de las vacunas, la recuperación de las economías y de la confianza de los consumidores.

Otro factor relevante que considera el reporte es que la inversión para la recuperación puede ser un catalizador relevante para la transformación de la economía.

Goldstein expresó que “la forma en que la historia juzga las crisis mundiales suele estar en la capacidad de los gobiernos y las empresas para transformar las economías a largo plazo. La Gran Depresión de 1930 condujo al New Deal en Estados Unidos, introduciendo la seguridad social, la negociación colectiva de los sindicatos, la vivienda pública y los planes de seguro de depósitos bancarios, que son fundamentales para las economías hasta el día de hoy. Además, dio lugar a la incorporación de la mujer al trabajo, y el empleo femenino aumentó un 24% a finales de la década de 1930″.

El presidente ejecutivo de Accenture Chile agregó que “dada la gravedad del impacto de la pandemia en todas las economías, esperamos que se produzcan avances tecnológicos catalizados por esta crisis. Estos avances tendrán pronunciadas repercusiones beneficios para la sociedad. La inversión para la recuperación presenta una oportunidad de impulsar no sólo un nuevo crecimiento económico, sino también una recuperación sostenible que beneficie a todos”.

De acuerdo con el estudio de Accenture, la evidencia sugiere que un paquete de recuperación exitoso retornará de dos a tres veces el costo inicial, ya que el gasto de los hogares y las empresas impulsa la reinversión.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.