Gobierno lanza medidas para la clase media basadas en créditos blandos y facilidades

Foto : Andres Perez

Plan moviliza recursos por unos US$1.500 millones y va en apoyo al segmento que había sido menos beneficiado con las medidas anteriores, estimándose en más de un millón de familias. Con esto, el gobierno busca además quitar fuerza a la idea del retiro de un porcentaje de los fondos previsionales desde las AFP.




El gobierno anunció ayer medidas con foco en ayudar a aliviar los bolsillos de la clase media en medio de la crisis económica producto del coronavirus, centrándolas principalmente en créditos y facilidades de pago.

El plan cuenta de cuatro medidas (ver recuadro con detalles). La primera es un crédito blando para la clase media, por hasta $2,6 millones de pesos, con un año de gracia, pagable en cuatro años y con tasa de interés UF+0%. Ese crédito será otorgado directamente por la Tesorería General de la República y con foco en trabajadores formales desempleados o con contrato suspendido, con ingresos previos sobre los $500 mil. El universo de potenciales beneficiarios es cercano a 600 mil personas.

La segunda medida es la postergación del dividendo de créditos hipotecarios por hasta 6 meses, lo que beneficiaría a unos 300 mil deudores. La tercera es la ampliación del actual subsidio de arriendo Clase Media, el que aportará hasta $150 mil mensuales durante 3 meses para arriendos de hasta $400 mil. Esto beneficiaría a unas 50 mil familias.

La cuarta medida es la ampliación del Crédito con Aval del Estado (CAE) para la educación superior, abriendo un nuevo período de postulación, y que se estima beneficiaría a unos 130 mil estudiantes.

En total, el gobierno informó que este plan ayudaría a más de un millón de familias.

De acuerdo al ministro de Hacienda, Ignacio Briones, las medidas suman US$1.500 millones “movilizados”, explicando que esto no es lo mismo que más gasto fiscal. De hecho, afirmó que en el caso de los créditos blandos se podrían movilizar cerca de US$800 millones, pero que “el gasto se generaría en el caso de los montos que no se recuperan de vuelta”.

Para las suspensiones de hipotecarios “va a depender en primer lugar de cuántas personas se acojan. Lo que hay acá es una garantía estatal, y podrían ser gastos si es que mañana hay una parte que no se recupera”.

Razones y reacciones

El Presidente de la República, Sebastián Piñera, indicó que las medidas se realizan debido a “la severidad y dureza con que el Coronavirus, la crisis social y la recesión económica están golpeando a la clase media”, lo que “hace necesario fortalecer y extender” las medidas de apoyo social desplegadas por el Ejecutivo en los últimos meses.

Piñera explicó que las medidas anunciadas contaron con la participación de “muchos sectores, pero especialmente de los partidos de Chile Vamos”, pero que también se da en el marco del acuerdo con la oposición en base al objetivo de avanzar en protección social, en la recuperación económica y hacer esto por medio de la responsabilidad fiscal. Ademas, anunció que se está trabajando en un plan de recuperación económica.

El plan además fue dado a conocer en medio del debate por el retiro de un porcentaje de los fondos de las AFP, idea que está siendo impulsada con varios proyectos desde el Congreso y que ha recibido apoyos incluso dentro del oficialismo.

En ese contexto, el mandatario indicó que “estas familias van a tener más alivio con estos créditos que el que habrían tenido retirando el 10% de sus fondos previsionales”, dijo el mandatario.

Briones también se refirió al punto, señalando que “nuestros números muestran que esta alternativa es muy superior que el eventual retiro del 10% de las AFP. Como ministerio de Hacienda y gobierno hemos dicho que nos parece una mala idea, por lo que supone afectar las pensiones futuras. Acá, más de la mitad de los beneficiarios potenciales de este crédito blando tendrían más recursos que si retiraran ese 10%”.

Las reacciones a las medidas no se hicieron esperar. Desde la oposición criticaron el foco en créditos y endeudamiento (ver nota relacionada). Cabe recordar que, según datos del Banco Central, el total de hogares de la economía chilena registró un stock de deuda (pasivos totales) de 50,3% del PIB, equivalente a 74,9% del ingreso disponible anual.

En tanto, la economista de la U. Mayor y miembro del grupo de 16 expertos que realizó la propuesta transversal con la que el gobierno y oposición sellaron el acuerdo por plan de emergencia, Claudia Sanhueza, afirmó que “es un avance, pero faltan medidas de gasto público directo. Una obvia es la extensión del IFE, y otras son la postergación de pago de servicios básicos y educación. Las postergaciones de pago de dividendos es positiva, pero faltan las otras deudas. Más posibilidades de más endeudamiento en vez de ayudas directa para disminuir el aminorar los efectos en mayor endeudamiento”.

Por su parte, Bettina Horst, de Libertad y Desarrollo y también integrante del grupo de 16 economistas, indicó que “al igual que el Fisco, luego de la pandemia un número importante de hogares estarán más endeudados que lo que estuvieron en marzo pasado. Y en consecuencia tendrán que contar con los ingresos suficientes para poder hacer frente a estos nuevos compromisos. Por ello, no se debe olvidar que para que cuenten con los recursos necesarios para cumplir con el pago de estas deudas, es esencial impulsar desde lo público y lo privado un mayor crecimiento económico”.

Ante el anuncio del gobierno, diversos gremios reaccionaron positivamente al paquete de medidas para la clase media. Por una parte la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (Abif) valoró el plan para facilitar la postergación del pago de créditos hipotecarios a personas que hayan sufrido una merma significativa en sus ingresos. La Abif precisa que esta medida es complementaria a las reprogramaciones masivas de créditos hipotecarios que los bancos ya vienen haciendo desde abril en el marco de su programa de ayuda a clientes. “La Abif enfatiza el compromiso de la industria de continuar acompañando a sus clientes afectados por la actual coyuntura. En este sentido, es importante destacar que la banca ha aprobado 190 mil créditos Covid-Fogape, de los cuales un 96% tiene como destinatario a la pequeña y mediana empresa y que involucran recursos por US$9.800 millones”.

En tanto, el presidente de la Sonami, Diego Hernández, señaló que el anuncio contribuirá a mitigar el impacto de la pandemia en un segmento importante de la población que a la fecha no había recibido ayuda por parte del Estado. “Esta es otra medida impulsada por el gobierno que transita precisamente por la senda correcta, por cuanto va en directo beneficio de las personas y familias de los sectores medios del país”, dijo el ejecutivo.

Por último, el presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Ricardo Ariztía, valoró también el plan de protección para la clase media, ya que genera posibilidad de emprendimiento a miles de personas. “Sabemos que el esfuerzo que se está haciendo es grande y tanto las medidas como el mensaje entregado apuntan a dar tranquilidad a quienes viven del día a día y a reducir los impactos de esta emergencia, sobre todo en las pequeñas y medias empresas, que en nuestro sector alcanzan el 95%”.

Detalle de las cuatro medidas para la clase media

Crédito Covid Clase Media

Permitirá cubrir hasta un 70% de la caída en ingresos. El tope del crédito es de $ 2.600.000, los cuales se desembolsarán en 4 cuotas mensuales de hasta $ 650.000 cada una. El crédito lo entregará la Tesorería General de la República, luego de postulación online que valide las caídas de las rentas de las personas. La tasa de interés del crédito será de UF+0% y tendrá un plazo de 4 años para pagarse, con 1 año de gracia.

Beneficiados

Trabajadores que, antes de la pandemia, tenían una renta mensual superior a $ 500 mil y que hoy se encuentran desempleados o con contrato suspendido, y también los pequeños y medianos emprendedores individuales (empresas individuales reguladas por el SII), también conocidos “por cuenta propia”, cuyos ingresos hayan disminuido en un 30% o más.

Postergación del pago de hipotecarios

Permitirá postergar hasta el 100% de 6 dividendos, incluyendo dividendos que se hayan eventualmente postergado a partir de abril, y el Fisco entregará una garantía por las nuevas cuotas postergadas.

Beneficiados

Regirá solo para una primera vivienda por un valor de hasta UF 10.000, de acuerdo a la tasación original del crédito, y con mora no superior a 29 días. En caso de que haya habido diferimientos previos, la garantía permitirá ampliar el diferimiento solo hasta completar el diferimiento total de 6 cuotas. Podrán acceder a ella los jefes o jefas de hogar que puedan demostrar una caída significativa de sus ingresos.

Ampliación del programa de subsidio al arriendo para la clase media

Se asignarán 50 mil subsidios por un monto de hasta $ 150 mil mensuales, que cubrirán un periodo de tres meses de arriendos de hasta $ 400 mil mensuales.

Beneficiados

Aquellas familias que han visto disminuidos sus ingresos en al menos un 30%, que no han obtenido este subsidio con anterioridad y que no están cubiertos por el IFE 2.0.

Ampliación de acceso al CAE para la Educación Superior

Se abrirá un proceso excepcional de postulación al CAE, disponible para estudiantes que pertenezcan al 90% más vulnerable de la población.

Beneficiados

Para estudiantes que cumplan estos requisitos: (1) No contar con otros beneficios estudiantiles (ya sea gratuidad, beca y/o crédito). (2) Haber visto menoscabada su situación financiera posteriormente al último proceso de postulación a beneficios estudiantiles de marzo de 2020.

Comenta