Ipom: economistas esperan que Banco Central suba proyección de crecimiento 2021

El Consejo Banco Central encabezado por su presidente Mario Marcel, caminan por la esquina de las calles Morande con Moneda. Foto : Andres Perez

El próximo 9 de diciembre el ente rector entregará su último reporte del año. Para 2020 se asienta el escenario de una contracción en torno a -5,5%. Para el próximo año el techo, por ahora, se ve más cercano 5,75%.




El año 2020 sin duda quedará escrito como uno de los peores en materia de crecimiento de los últimos 100 años. Y quien ha llevado registro de aquello ha sido el Banco Central (BC) a través de los Informes de Política Monetaria (Ipom). Incluso dada la incertidumbre que había en la economía el ente rector amplió el rango típico que entrega en sus distintos reportes.

Ahora, el próximo 9 de diciembre el instituto emisor entregará su último reporte del año donde afinará su previsión para 2020 y entregará nuevas proyecciones para el próximo año.

Para este año, los economistas no ven grandes cambios y todo indica que el Producto Interno Bruto (PIB) estará entre -5% y -5,5%.

Para las variables de demanda, los expertos consultados no esperan grandes cambios, puesto que ven una caída similar a la prevista en septiembre, la cual se ha visto favorecida por el impulso que le entregó el retiro del 10% de los fondos de pensiones al consumo privado. Para esta variable prevén una contracción de entre 4,5% y 3,5%, mientras que la inversión seguirá afectada por la crisis con una caída de entre 12,5% y 9,5%.

Presidente del Banco Central, Mario Marcel: “Ya tocamos fondo con la caída de la economía, pero no es lo mismo que salir a flote”
Economista jefe de Scotiabank e Ipom: “El mensaje debió ser mucho más cauto: que la tasa no subirá hasta ver una recuperación del empleo”

Sergio Lehmann, economista jefe de Bci, subraya que “respecto a lo que se había contemplado en informe anterior, vemos mayor dinamismo del lado del consumo, acorde con los registros más recientes para esta variable, mientras que la inversión sería algo más negativa. Su repunte estaría siendo algo más lento, marcado por un rezago en construcción y una mayor cautela del lado de la inversión privada dada una incertidumbre que se mantiene elevada. Bajo ese contexto prevemos -4% para consumo y -12,5% para la inversión”.

Martina Ogaz, economista de EuroAmerica, enfatiza en que “la inversión se vio mucho más afectada este año en comparación al consumo total. Para este año nuestra estimación es una contracción en torno a 12% de la inversión y una baja de 4,0% del consumo”.

En cuanto a la inflación, se espera un ajuste al alza considerando las últimas sorpresas de septiembre (0,6%) y de octubre (0,7%). Por esta razón se prevé que pase del 2,4% previsto en septiembre a un rango de entre 2,9% y 3,1%.

Carolina Grünwald, economista jefa de Banchile, puntualiza que además de las sorpresas de septiembre y octubre, “hemos visto mayores presiones de costos por el lado de la reposición de stock de bienes importados. Al mismo tiempo, la reapertura ha llevado a mayores registros de precio de servicios como lo relacionado con alimentación fuera del hogar. Nosotros estimamos 2,9% para el cierre de este año y 3% el próximo”.

¿Y qué pasará en 2021?

Para el próximo año va tomando fuerza el escenario de recuperación favorecido por una variable que durante el último mes ha repuntado con fuerza: el precio del cobre. El metal rojo cerró este lunes en US$ 3,48 por libra, un salto de 2,85% en relación al cierre del viernes pasado y su nivel más alta desde el 11 de marzo de 2013. En noviembre subió 14% al pasar de US$3,04 la libra a US$3,48.

Debido este escenario, los economistas esperan que el BC eleve su previsión para el cobre pasando de US$2,8 por libra estimado en septiembre uno de entre US$2,9 y US$3,25 la libra.

Junto a este ajuste al alza, el mercado anticipa que se corrija al alza el techo de proyección del 2021. Si en septiembre se esperaba como máximo una expansión de 5%, ahora incluso lo sitúan en 5,75%.

“Para el PIB podría proyectar un avance centrado en 5,0% para el próximo año (rango de 4,25% a 5,75%), lo que sería consistente con una demanda que crece 7,5%. Para el consumo y la inversión se tendrían niveles de 8% y 6,5%, respectivamente”, comenta el economista de BICE, Marco Correa.

Política monetaria

Otro de los mensajes importantes que dará a conocer el Banco Central en su reporte trimestral es la conducción que seguirá la política monetaria durante los próximos meses. Hoy se encuentra en sus niveles mínimos técnicos de 0,5% y es probable que se mantenga al menos por los próximos 12 meses en ese mismo nivel.

“Esperamos que el Banco Central señale que aún se requiere mantener un fuerte estímulo monetario. A pesar de la mayor inflación que se ha advertido en lo más reciente, la recuperación exige seguir siendo apoyada por un período prolongado”, afirma Lehmann.

Añade que “la tasa de política se sostendría en su nivel actual hasta inicios de 2022, entendiendo que la brecha de capacidad es amplía y que la demanda interna se irá recuperando solo en forma gradual, dado el daño en la economía provocado por la crisis”.

Mientras que Tomás Flores, economista de LyD, sostiene que “el BC señala que mantendrá la política monetaria expansiva lo que sea necesario para impulsar la reactivación en un contexto de estabilidad de precios”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.