El ánimo en Davos es negativo pese a menor desaceleración de China

Autor: Bloomberg

Un efectivo resguarda la seguridad del Foro de Davos desde lo azotea de un hotel, en 2018.

Los responsables de política y los líderes empresariales aterrizaron en Davos para el Foro Económico Mundial anual de esta semana.


Los primeros indicios de que China está amortiguando su desaceleración económica no evitará que aumenten las presiones bajistas sobre la expansión mundial este año.

Los indicadores de consumo y producción de fábrica en la segunda mayor economía del mundo en diciembre se aceleraron y la inversión se mantuvo incluso cuando la expansión en el cuarto trimestre se redujo al 6,4 por ciento. Se anticipa que esta trayectoria de desaceleración continúe, con el crecimiento anual más lento desde 1990.

Conforme los responsables de política y los líderes empresariales aterrizan en Davos para el Foro Económico Mundial anual de esta semana, el estado de ánimo respecto a las perspectivas de crecimiento mundial es más negativo en medio de la agitación política en el Reino Unido por el brexit, el cierre del Gobierno y datos decepcionante de Estados Unidos. No es probable que China vaya a ofrecer un respiro, ya que se atiene a una estrategia de estímulo lento la cual podría permitir que la economía entre en una recesión, como muestra la preocupación de los inversores.

“Si China continúa con su enfoque medido y poco sistemático al estímulo, el crecimiento mundial seguirá perdiendo impulso”, dijo Katrina Ell, economista de Moody’s Analytics en Sídney. “La gran incógnita es hasta dónde llegará China. La preferencia de Pekín ha sido evitar repetir el apoyo de estímulo masivo anterior, pero pueden verse obligados a actuar de forma más enérgica si el impulso continúa disminuyendo”.

La economía de China, que contribuye con alrededor de un tercio del crecimiento global, se encuentra en una trayectoria de desaceleración a largo plazo a medida que se aleja del modelo liderado por la inversión del pasado y por la pesada carga de deuda.

Capital Economics Ltd. estima que la expansión más lenta de China restará aproximadamente 0,2 puntos porcentuales al crecimiento mundial este año, en comparación con 2018, mientras que Citigroup Inc. advirtió en un comentario del 14 de enero que la desaceleración de China podría “descarrilar la economía global”.

Para todo el año, la economía creció un 6,6 por ciento, el ritmo más lento desde 1990 y en consonancia con las estimaciones. Aunque se ha moderado significativamente desde los años de crecimiento de dos dígitos, China sigue siendo una de las grandes economías de mayor crecimiento y su mayor tamaño ahora significa que es el motor de crecimiento del mundo.

Un desglose de los datos muestra señales modestas de que el estímulo del Gobierno podría estar funcionando, aunque lentamente. La inversión en infraestructura continuó su repunte desde un mínimo en septiembre. D atos de producción industriales señalan una mayor actividad en la construcción, con una aceleración del vidrio y el cemento.

El desglose de ventas al por menor también contrarrestó en parte los temores a una caída en la confianza del consumidor, demostrando que la disminución en las ventas de automóviles supera con diferencia cualquier debilitamiento en otros artículos. Se aceleraron las ventas de artículos electrónicos domésticos, muebles, ropa y alimentos.

“Más importante que la cifra del PIB para mí fue que las ventas minoristas no experimentaron un mayor deterioro”, dijo James Laurenceson, director adjunto del Instituto de Relaciones Australia-China de la Universidad de Tecnología de Sídney. “Mientras los servicios y las ventas minoristas se mantengan, en general, China puede sobrevivir. Pero si esos motores de crecimiento restantes empiezan a fallar, entonces el problema se vuelve muy significativo”.

Un indicador de Bloomberg estima que el PIB mensual aumentó al 6,6 por ciento en diciembre desde el 6,35 por ciento el mes anterior.

Seguir leyendo