Rebrotes de Covid y mensaje de la Fed borran ganancias de los mercados en junio

EEUU rompe histórica racha y sufre primera caída en creación de empleo

El Dow Jones quedó en niveles del 26 de mayo, luego de anotar un retroceso de 6,9% en la jornada, el mayor descenso desde el 16 de marzo. Como reflejo de este cambio de ánimo, el dólar escaló $15 hasta $787,7.




Todos se preguntaban hasta cuándo llegaría el rally de los mercados a nivel mundial. Pocos se atrevían a responder. Y bueno, este jueves fue el día. Y no fue cualquier caída, fue la mayor baja para el Dow Jones desde el 16 de marzo y borró de un plumazo lo avanzado en junio. El índice estadounidense se contrajo 6,9%, y el resto de los mercados se movió en la misma dirección. El IPSA retrocedió 2,94%.

Así, se borraron las ganancias de junio. Dow Jones quedó en su menor nivel desde el 26 de mayo y el IPSA desde el 3 de junio. El índice MSCI Mundo se contrajo 4,98% anotando su mayor caída diaria desde el 18 de marzo.

Por esta situación el nivel del dólar también se disparó. La divisa estadounidense se ubicó en $787,7, un alza de $15 en relación al cierre previo. Este fue su salto diario más fuerte desde el pasado 27 de mayo.

¿Qué provocó este temor en los inversionistas? Todos estaban esperando el momento de la corrección, es decir, en que habría una caída para tomar una pausa o derechamente cambiar de dirección hacia la baja. El temor al rebrote del Covid-19 en Estados Unidos junto a un mensaje de la Fed del miércoles fueron los argumentos para iniciar el “modo toma de utilidades”. Es que entre los inversionistas es conocido ese instante, el último que se sale pierde más, lo que va generando caídas cada vez más pronunciadas en cosa de minutos: el más rápido en salirse gana (o pierde menos).

En su primera actualización de proyecciones económicas desde marzo, Jerome Powell, presidente de la Fed, dijo que el banco central estadounidense prevé que la economía de ese país se contraerá 6,5% en 2020 y que el desempleo cerrará el año en 9,3%.

Powell reforzó la incertidumbre respecto al tiempo que demorará en recuperarse la economía y dijo que en este contexto “no estamos pensando en subir las tasas, ni siquiera estamos pensando en ponernos a pensar en eso. Lo que estamos pensando es brindar apoyo a la economía y creemos que eso tomará algún tiempo”, afirmó.

Pero no fue suficiente su mensaje. “Creo que lo ocurrido hoy nos recuerda que lo que manda es la pandemia y no las cifras económicas (como el dato de desempleo de EEUU) ni los anuncios de bancos centrales (como la Fed este miércoles aseverando que no subiría tasas al menos hasta el 2022). Si bien las noticias de hoy están cargadas a lo negativo, habrá días en que predominarán elementos más positivos como la contención de estos rebrotes (como fue el caso de varios países asiáticos), pero sobre todo, señales de que nos acerquemos a una vacuna o a tratamientos farmacológicos que atenúen el impacto del Covid”, explicó Axel Christensen, director de estrategias de inversión para LatAm de BlackRock.

Solita Marcelli, subdirectora de inversiones de América de UBS Global Wealth, atribuyó los desplomes “principalmente al temor de que las preocupaciones de la segunda ola aumenten, también tuvimos la Fed. Su evaluación de la economía fue un poco más débil de lo que esperaba el mercado”.

“Hablar de una segunda ola de contagios requiere algo más que un par de regiones de EEUU, con datos de solo uno o dos días. Necesitamos ver la amplitud y las tendencias para hacer tal llamado. Lo que predomina en los mercados es el tono del FOMC (...) En cuestión hay dos asuntos. Uno es el fuerte énfasis de la Fed sobre evaluar lo que sucederá en los próximos meses antes de decidir cualquier paso adicional (...) La conclusión general de la serie de comunicaciones fue que la Reserva Federal parecía estar cuestionando sus próximos pasos, mientras que los mercados querían escuchar que la Fed estaría firmemente a su lado”, escribió el jefe de mercado de capitales de Scotiabank, Derek Holt, en un reporte.

Comenta