Silvina Moschini, primera latinoamericana socia de una startup “unicornio”: “Para construir un unicornio uno debe tener un mercado que necesite con urgencia una solución"

Luego de haber logrado esta semana una valoración de US$1.000 millones, la cofundadora y presidenta de TransparentBusiness, cree que las startups “son el arma secreta” para resolver la crisis de la pandemia.




Una startup exitosa liderada por una mujer ya es poco habitual y lo es aún más cuando logra transformarse en un unicornio (startup valorada en US$1.000 millones). Este fue el caso de TransparentBusiness, una solución en la nube para la gestión de equipos remotos y teletrabajo, cofundada por la argentina Silvina Moschini, quien, aparte de ser su presidenta, ahora es la primera mujer latinoamericana en ser socia de una empresa unicornio que tiene clientes en más de 100 países.

Todo comenzó en 2012, junto con el actual CEO de la startup, Alex Konanykhin, y tras un proceso de maduración de años encontró en la pandemia su oportunidad de dar el gran salto. La empresa, que actualmente tiene sus headquarters en Nueva York, impulsó una ronda de inversión esta semana con una valoración de la startup de US$1.000 millones y que pretende recaudar US$10 millones. Previamente ya habían recibido US$20 millones. Además, TransparentBusiness prepara un camino para lanzar una oferta pública en Wall Street con una valuación estimada en US$10 mil millones para el cuarto trimestre de 2021, según las proyecciones de crecimiento que tiene la empresa desde la pandemia.

Entre los actuales inversonistas están ex y actuales ejecutivos ligados Morgan Stanley, Microsoft, Citigroup y Deutsche Bank, entre otros.

Moschini también es fundadora de SheWorks!, una plataforma que busca utilizar la tecnología para reducir la brecha de género en el mundo laboral por medio de cloud computing.

“Para construir un unicornio uno debe tener un mercado que necesite con urgencia tu solución, y este era el caso al poder ofrecer una plataforma que facilita la gestión del trabajo a distancia. Siempre que hay cisnes negros, está la oportunidad de hacer negocios. Así vimos la opción de levantar capital para poder crear la compañía que domine esta área, ya que para hacerlo necesitas plata, porque con la simpatía y buena tecnología no lo puedes hacer”, dice la empresaria.

Antes de este hito ¿cómo fue el proceso de levantar capital?

-Ir a las rondas de inversiones era un gran desafío, porque los datos te dicen que invierten 0,4% en mujeres. Las chances que me dieran capital de escala eran muy pequeñas. Tuve que construir un equipo de distintos perfiles, porque la diversidad es la clave para levantar recursos. Además, las aceleradoras generalmente no invierten en mujeres, porque piensan que somos demasiado simpáticas para hacer cosas grandes o que deberían estar vendiendo jabones con forma de fruta.

¿Cree que hay oportunidad de este nivel de inversión para la región?

-No es necesario estar en Silicon Valley para acceder a rondas de inversión. Lo que se debe hacer es buscar, no bajar los brazos y hay que acostumbrarse a que te van a decir que no.

Tras su experiencia como emprendedora, ¿qué balance hace desde la perspectiva de género?

-Espero que con esto más emprendedoras se animen y se inspiren. Mucha gente habla de que es muy importante invertir en mujeres, pero al final pocos lo hacen. A mí me encantaría que cada empresario o inversionista que diga que se debe avanzar en la igualdad de género, ponga recursos o cambie sus políticas internas en pos de reducir la brecha.

¿Y cuál sería el rol de los emprendedores en este tema?

-Que contraten más mujeres, porque muchas veces estos emprendimientos no tienen una cofundadora. Comienzan la startup como un proyecto entre amigos y se pierden la opción de tener una visión de 360 grados que te puede dar un equipo diverso.

¿Cómo ve el emprendimiento en la región y en Chile?

-Chile tiene uno de los mejores ecosistemas de emprendimiento de la región. Pero también Argentina tiene una tradición en emprendedores y Colombia junto con Uruguay y México, han logrado tener unicornios.

¿Qué pueden hacer las startups en este contexto de crisis económica?

-Las startups son el arma secreta para que los gobiernos resuelvan la crisis que trae la pandemia, porque están liderados por gente que busca resolver los problemas de manera diferente. La clave del éxito es estar pendiente de lo que necesita el mercado, y si hay alguien que puede encontrarlo, son los emprendedores.

¿Cuáles son los próximos pasos?

-Se vienen nuevas rondas de inversión, pero desde la próxima semana daremos gratis a las pymes nuestro servicio durante todo el 2020 y 2021. Nos interesa que tengan continuidad de sus negocios y vean mejoras en sus operaciones.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.