Científicas chilenas dicen estar descontentas tras investigación a Claudio Hetz según un artículo de la revista Nature

De acuerdo a la publicación, titulada "Investigadores chilenos descontentos tras investigación de neurocientífico estrella", el comité que investigó las irregularidades de las que fue acusado encontró que el neurocientífico de la U. de Chile no alteró deliberadamente las imágenes publicadas, de lo que fue acusado, pero algunos investigadores temen que sus prácticas sientan un mal precedente. El científico replicó, y dijo que se trata de críticas "muy injustas".




De acuerdo a una publicación de la revista Nature, varias científicas entrevistadas para el reportaje, están descontentas por las conclusiones a las que arribó el comité creado por la U. de Chile para investigar supuestos fraudes en sus publicaciones.

Hetz era acusado de alterar imágenes en sus publicaciones, y aunque el comité determinó que hubo “patrones de comportamiento objetables y contrarios a la ética científica”, concluyó que no había evidencia de que el científico haya cometido un fraude científico y que Hetz hubiera falsificado deliberadamente datos para cambiar las conclusiones de los experimentos.

Pero no todos están de acuerdo con la sentencia del comité, según recoge Nature. “Creo que debería recibir una sanción ejemplar” como que se le prohíba temporalmente la tutoría de nuevos estudiantes, dijo Ximena Báez, biotecnóloga de la Universidad Técnica Federico Santa María de Valparaíso en el artículo, quien también es presidenta de la Asociación Nacional de Investigadores de Posgrado en el país.

Para Adriana Bastías, genetista de plantas de la Universidad Autónoma de Chile, quien también es presidenta de la Red Chilena de Mujeres Investigadoras, el hecho de que Hetz haya sido investigada dos veces y no haya sido sancionada de manera significativa, en su opinión, “significa que cuando tienes poder, publicaciones y eres un gran científico, no eres investigado ni sancionado de la misma manera como podrían serlo los científicos que inician su carrera o los investigadores menos prestigiosos”. Ella piensa, de acuerdo a la revista, que estas personas probablemente serían expulsadas o suspendidas.

Adriana Bastías.

Flavio Salazar, inmunólogo y vicerrector de Investigación y Desarrollo de la Universidad de Chile, quien co-comisionó la investigación, reconoció que el caso ha provocado un intenso debate. Condenó las acciones de Hetz, pero dijo, según Nature, que se deben mantener las conclusiones del comité y piensa que haber hecho público el informe “genera una especie de sanción moral, que no es menor”.

Similar opinión tuvo Patricio Aceituno, otro integrante del comité, que escuetamente en un correo electrónico, le respondió a la revista que “el informe habla por nosotros”.

Hetz también se defendió de las críticas en el artículo. “Creo que son opiniones muy injustas”, dijo. “Actúo activamente para mejorar la ciencia chilena”. De acuerdo al artículo, aseguró que su laboratorio probablemente tenga algunos de los estándares de calidad más altos del país y agregó que, como director del Instituto de Neurociencia Biomédica (BNI), ha promovido iniciativas para mejorar el uso de los libros de registro y crear sistemas para respaldar los datos.

Por ahora, Hetz señaló la revista que está listo para seguir adelante. “Estoy muy cansado”, reconoció. “Considero que este es un capítulo cerrado; ahora viene un proceso de aprendizaje y mejora“.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.