Chile tiene 25 de las 100 especies invasoras más dañinas del planeta: este es el plan para evitar su expansión

Rana Africana, una de las principales especies invasoras que hay en el país.

Se trata de la segunda amenaza que causa la mayor cantidad de extinciones a nivel global y uno de los principales motivos de la pérdida de biodiversidad. El Ministerio del Medio Ambiente está desarrollando un nuevo catálogo para mejorar la gestión contra estas especies.


La biodiversidad chilena es un patrimonio natural único en el mundo. Las barreras físicas y climáticas del país han permitido la presencia de especies que se han desarrollado de forma aislada del resto del continente, originando un ecosistema sumamente valioso pero, al mismo tiempo, especialmente frágil y susceptible de ser afectado por especies exóticas invasoras.

Las especies exóticas invasoras (EEI) son la segunda amenaza que causa la mayor cantidad de extinción de especies a nivel global y las posiciona como uno de los principales motivos de pérdida de biodiversidad, según la Plataforma Intergubernamental Científico-normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES).

Chile cuenta con al menos 25 de las 100 especies exóticas invasoras consideradas como las más dañinas del planeta. En la actualidad, el Ministerio del Medio Ambiente cuenta con un catálogo de las especies exóticas presentes en el territorio nacional, pero no está establecido el procedimiento por el cual se priorizan y especifican como invasoras.

Por este motivo, es que el Departamento de Conservación de Especies de la cartera se encuentra desarrollando un proceso para su definición, que permita generar políticas y lineamientos nacionales para una mejor y más eficiente gestión.

La definición se trabaja bajo distintos lineamientos nacionales e internacionales: el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB); la Estrategia Nacional de Biodiversidad; el Comité Operativo para la Prevención, el Control y la Erradicación de Especies Exóticas Invasoras (COCEI) del MMA; y el Comité Técnico Científico y Asesor de bioinvasores, mandatado por la ministra del Medio Ambiente, Maisa Rojas.

Este último cuenta con la participación de destacados académicos chilenos y extranjeros.En el marco de esto es que, durante esta mañana, el grupo de expertos que es parte de la instancia visitó el Santuario Humedal de Batuco, con el objetivo de conocer las acciones que se están desarrollando respecto de las bioinvasiones.

En esto destaca el control de la rana Africana y un cerco anti-fauna exótica en el perímetro del cuerpo de agua, con la finalidad de impedir el ingreso de animales -como vacas y perros- y evitar el pistoneo de nidos y ataques a las aves.

Además, entre el 22 y 24 de junio se llevará a cabo un taller para consensuar las especies e identificar recomendaciones para su gestión. A este encuentro asistirán los académicos británicos Peter Robertson, Aileen Mill, Zarah Pattison y Ava Waine de la Universidad de Newcastle; Olaf Booy, en representación del gobierno de Reino Unido; Doris Soto, Aníbal Pauchard y Bárbara Langdon, de la Universidad de Concepción; el Premio Nacional de Ciencias Naturales de Chile, Fabian Jaksic; el experto en biología y ecología de especies invasoras marinas, James Carlton; Claudia Cerda, Cecilia Smith y Audrey Grez, de la Universidad de Chile; el director de Ciencias del programa neozelandés Predator Free 2050, Daniel Tompkins.

También, participarán Luciano Caputo, investigador de la Universidad Austral de Chile; la directora del Grupo de Ecología en Ambientes Costeros del Instituto de Biología de Organismos Marinos, Evangelina Schwindt; y el investigador de la Universidad de Sapienza, Hernán Cáceres.

Los objetivos del proceso son generar una lista priorizada de especies para la erradicación de EEI en Chile, crear una lista de especies para su control local y/o reducción de impactos y por último, desarrollar una lista de observación de especies para prevención y planes de contingencia por potenciales ingresos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

A mediados del siglo XVI, los tejedores de Nimes en Francia, intentaron replicar un tejido italiano llamado Gene, y aunque fallaron, lograron desarrollar una tela única y resistente, que se ha convertido en una prenda indispensable en los closets del mundo.