Científico chileno publicó un estudio en Nature sobre una de las más complejas y extensas secuelas del coronavirus

Francisco Westermeier, investigador de la U. de Ciencias Aplicadas FH Joanneum en Austria, lideró el trabajo que concluyó que la fatiga crónica es una importante consecuencia de de los virus, incluyendo el Sars-CoV-2, trabajo publicado en la editorial de la revista científica más importante del mundo.




El Covid-19 comenzó como una enfermedad respiratoria, pero con el correr de los meses, los pacientes reportaron otro tipo de consecuencias debido a la enfermedad.

Después de más de un año de la irrupción del virus, han surgido nuevas complicaciones. Una de éstas es la fatiga crónica, las personas sienten cansancio una vez superado el virus, dolencia que se extiende en el tiempo.

El chileno Francisco Westermeier, quien trabaja en el Instituto de Ciencias Biomédicas, en el Departamento de Estudios de la Salud de la Universidad de Ciencias Aplicadas FH Joanneum, Graz, Austria, publicó recientemente un estudio en la revista Scientific Reports de la editorial Nature que describe esta secuela.

Westermeier trabaja con pacientes que presentan secuelas post infecciones virales, como es el caso del Covid-19. Junto a su equipo de investigadores, integrado por científicos europeos y chilenos, son el primer grupo enfocado en este tipo de síndrome en Austria.

Una de las secuelas del Covid-19 es la pérdida del olfato.

La investigación analizó en detalle la encefalomielitis miálgica/síndrome de fatiga crónica (EM/SFC). Es una enfermedad que se caracteriza por un estado de fatiga debilitante inexplicable. Si bien se desconoce su etiología, la evidencia respalda anomalías inmunológicas, como inflamación persistente y activación de células inmunitarias.

Disminuye la calidad de vida

Westermeier, formado en la Universidad Austral y la Universidad Católica, propone en el estudio que esta fatiga es persistente y no mejora con el descanso. Está asociada a un sueño no reparador, deterioro cognitivo, malestar post-esfuerzo, dolor crónico, síntomas gastrointestinales y ortostáticos.

Los síntomas pueden persistir durante años, y la mayoría de los pacientes nunca regresan a su funcionamiento normal antes del inicio de la enfermedad, lo que disminuye su calidad de vida. Desafortunadamente, no existe un biomarcador único disponible para la evaluación clínica precisa de los pacientes con EM/SFC, y su diagnóstico se basa en la exclusión de otras patologías, lo que lleva a una alta tasa de casos infradiagnosticados.

Ignacio Silva, infectólogo y académico de la Universidad de Santiago, añade que hay distintas manifestaciones del síndrome post Covid o Covid prolongado, como se ha denominado en distintas publicaciones, “una de las más frecuentes es la debilidad muscular y la sensación de fatiga o cansancio generalizado”.

Esto en pacientes graves se presenta con mayor frecuencia, “y se explica debido a que se mezcla la inflamación del virus a nivel sistémico, con el daño pulmonar que se produce por la infección, y las complicaciones o alteraciones neurológicas y motoras que se producen en todo paciente crítico que requiere ventilación mecánica por tiempo prolongado, y que está postrado en cama por largo tiempo”, señala Silva.

Dado que la interacción entre la inflamación y las alteraciones vasculares están bien establecidas en otras enfermedades, la disfunción endotelial ha surgido como otro factor en la patogénesis de EM/SFC.

Esto genera consecuencias y secuelas a largo plazo, Silva establece que “es una mezcla entre la acción directa del virus a nivel sistémico y pulmonar y las consecuencias de un cuadro grave de cualquier causa que implique una ventilación mecánica y una hospitalización prolongada”.

Silva, también infectólogo del Hospital Barros Luco, argumenta que la mayoría de las personas que sufren estos síntomas prolongados, sobre todo musculares o neurológicos, “son pacientes que han tenido Covid-19 grave, sin embargo, a un porcentaje de pacientes con Covid-19 leve, que también tienen estas manifestaciones, no se les atribuye a las postraciones o a la ventilación mecánica, sino que a una afección directa del virus, principalmente por esta inflamación generalizada que produce el Sars-CoV-2, que no solo afecta a los pulmones, sino que a gran parte de las células de nuestro cuerpo”.

El cansancio y sentir un malestar general pueden ser indicios de una enfermedad autoinmune.

La investigación liderada por Westermeier, incluyó 58 pacientes con fátiga, tanto casos leves como moderados. Del total, 30 hombres y 28 mujeres. La presión diastólica y sistólica, junto con el IMC, fueron similares en todos los grupos. Los análisis de sangre mostraron aumento de plaquetas, basófilos, velocidad de sedimentación globular y niveles reducidos de creatinina y creatinfosfoquinasa.

Uno puede enmarcar esta sensación de fatiga o cansancio en el síndrome de fatiga crónica, “que es un cuadro bien caracterizado en los últimos años en relación a distintas causas. Dentro de las más frecuentes son las infecciones, y no solo la del Covid, sino que hay distintas infecciones virales que se han asociado a este síndrome. No está muy clara la causa, pero parece ser por esta misma inflamación sistémica que se produce y por la respuesta inmunológica a la enfermedad, que puede gatillar esta especie de autoinmunidad donde las mismas defensas del cuerpo atacan a músculos y nervios, entre otros”, señala Silva.

La mediana obtenida de las variables de la escala de funcionamiento físico, el rol físico, el dolor corporal, la salud general, la vitalidad, el funcionamiento social, el rol emocional, la salud mental y el resumen del componente físico y mental se redujeron significativamente debido a la secuela, señala el análisis.

Es una enfermedad compleja de abordar y necesita de un equipo multidisciplinario, principalmente apoyo kinesiológico o un terapeuta ocupacional, “y sobre todo de salud mental, puesto que es una enfermedad que es tremendamente agobiante, ya que es difícil de diagnosticar y manejar, entonces los pacientes en general sufren mucho estrés emocional por esta condición, es importante por esto que en el país se genere algún sistema de recuperación multidisciplinario para recuperados del Covid, sobre todo para los cuadros agudos”, establece el infectólogo de la Usach.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.