¿Cómo capear la ola de calor y no deshidratarse en el intento?

Adultos mayores son una de las poblaciones más afectadas por las olas de calor. Especialistas en geriatra entregan recomendaciones para las temporadas de altas temperaturas.


Se aproxima el verano, y las altas temperaturas se dejan sentir, y entre ellas las olas de calor cobran relevancia en especial para las Personas Mayores, pues pueden causar mortalidad y morbilidad que no son evidentes de forma inmediata debido a varias causas, según la Organización Mundial de la Salud OMS, en particular para aquellas personas con múltiples enfermedades o que se encuentran más vulnerables.

Un ejemplo fueron las olas de calor que afectaron Europa en el verano de 2003 y fueron responsables de la muerte de 70 mil personas.

En Chile, un país con un aumento creciente de la población mayor, en especial los mayores de 80 años, son los más afectados por las altas temperaturas de estos días, sobre todo por el riesgo de deshidratación y de descompensar algunos problemas crónicos de salud.

“Las personas mayores sienten menor sensación de sed y la capacidad de concentrar la orina también se va perdiendo con la edad”, señala el Dr. Jorge Browne, geriatra y director de la Sociedad de Geriatría y Gerontología de Chile (SGGCH).

Para el especialista, dicha condición hace que la deshidratación sea más fácil, haciendo a este grupo etario más vulnerable a las oleadas de calor.

¡Ojo! Mayores de 85 años

Una opinión coincidente tiene el Dr. Pablo Gallardo, geriatra y director de la SGGCH, para quien además debe haber un especial cuidado en los mayores de 85 años, en las personas que consumen más de cuatro fármacos diarios, que toman diuréticos, laxantes o fenitoína.

VIÑA DEL MAR: Comienza a regir el permiso de salida para adultos mayores
Foto: AGENCIAUNO

Lo que además “se relaciona con el aumento de la soledad, baja sensibilización de los cuidadores, patologías agudas como fiebre, vómitos, diarreas que elevan el nivel de deshidratación y las enfermedades de base, como la propia diabetes mellitus que incrementa la cantidad de eliminación de orina si está descontrolada”.

Actividad física

Estudios han demostrado que las personas mayores tienen limitaciones en la termorregulación, por lo que son susceptibles a las enfermedades relacionadas con el calor durante el estrés por calor inducido por la actividad física y/o ambiental.

Según el kinesiólogo Mauricio Lorca, director de la Sociedad de Geriatría y Gerontología de Chile, este aumento de la susceptibilidad parece estar mediado por la disminución de la respuesta inducida por el calor en la sudoración y las respuestas del flujo sanguíneo de la piel, por lo que el envejecimiento está claramente asociado con una capacidad fisiológica atenuada para disipar el calor.

Por otro lado, es importante que las personas mayores realicen actividad física, por lo que se recomienda el evitar hacer ejercicio al aire libre y otras actividades físicas cuando hace mucho calor. Se recomienda, además, consultar el pronóstico del tiempo, si hace mucho calor o mucha humedad, tratar de encontrar un lugar donde se pueda estar activo mientras se mantiene fresco en el interior.

Todos los especialistas entregan las siguientes recomendaciones:

▪︎Evitar los momentos de mayor calor (por ejemplo antes del mediodía, o luego de las 18 horas), y en caso de salir hacerlo con protector solar, hidratación y buscar lugares de sombra para resguardarse del sol.

▪︎En caso de deshidratación, la idea es detectarla tempranamente con la sensación de fatiga y buscar un lugar de resguardo e hidratarse profundamente con agua u otros líquidos.

▪︎La ingesta de agua debería ser de forma gradual a lo largo de todo el día, forzando más en la mañana que en la tarde, para evitar despertares innecesarios por la noche.

▪︎Tomar entre 4 y 6 vasos de agua entre las comidas, logrando un aporte de líquido de 1.5 a 2 litros de agua al día, considerando las enfermedades crónicas como es el caso de la insuficiencia cardíaca congestiva.

▪︎Evitar hacer ejercicio al aire libre y otras actividades físicas cuando hace mucho calor.

▪︎Consultar el pronóstico del tiempo, si hace mucho calor o mucha humedad, tratar de encontrar un lugar donde se pueda estar activo mientras se mantiene fresco en el interior.

Foto: RAUL LORCA / La Tercera

▪︎Si se quiere realizar actividad física al aire libre cuando hace calor se aconseja hidratarse antes (importante) y durante, evitando líquidos con cafeína y el alcohol.

▪︎Usar ropa holgada de colores claros en telas naturales.

▪︎Vestirse en capas para que pueda quitarse la ropa a medida que se vaya sintiendo calor por la actividad.

▪︎Para quienes tienen problemas de incontinencia urinaria, promover el consumo de agua, adoptando las medidas que faciliten la realización de actividades, así como de establecer un horario para poder eliminar la orina y así evitar episodios de escape involuntario.

▪︎Las personas con alto nivel de dependencia y personas con deterioro cognitivo o demencias, enfermedad de Parkinson, secuelados de Accidentes Cerebro Vasculares son población que requieren asistencia por cuidadores (formales o por familiares), requieren de una mayor atención y estimular a que tomen más líquido para evitar la deshidratación.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.