Dostarlimab: exitoso fármaco que dejó sin tumores a pacientes se probará en cáncer de próstata y estómago

El doctor Díaz y la doctora Cereck, junto a un grupo de los pacientes favorecidos con la innovadora terapia.

La terapia fue probada en pacientes con cáncer rectal y en todos hubo una remisión completa. Ahora se expenderán los ensayos a más tipos de cáncer.




Se trató de uno de los más esperanzadores ensayos clínicos contra el cáncer. Un grupo de médicos del Memorial Sloan Kettering Cancer Center (MSK) de EE.UU. aplicó un revolucionario fármaco a un grupo de pacientes con cáncer de recto. Después de seis meses de aplicada la terapia, ninguno de los voluntarios tenían rastros de la enfermedad.

Su curación fue tan impactante, que el doctor Luis Diaz, Jr. calificó la terapia como “la primera vez en la historia del cáncer” que se lograba una recuperación tan esperanzadora.

El medicamento es Dostarlimab, comercializado bajo el nombre de Jemperli por el laboratorio GlaxoSmithKline. El medicamento inyectable funciona exponiendo las células cancerosas, lo que permite que el sistema inmunitario pueda identificarlas y destruirlas. Durante esos seis meses, los pacientes recibieron una dosis del medicamento cada tres semanas. Se administró cada tres a seis meses a un costo de US $11.000 cada dosis.

Jemperli de GlaxoSmithKline.

Si bien se trató de un ensayo pequeño, los resultados son tan impresionantes que se publicaron en The New England Journal of Medicine y se presentaron en la reunión de oncólogos clínicos más grande de EE.UU. en junio de 2022.

Ahora, los mismos médicos preparan más ensayos en otro tipo de cánceres. A medida que continúa el ensayo de cáncer de recto de MSK, el Dr. Díaz dice que espera que “sea la punta del iceberg”. Explica que “estamos investigando si este mismo método puede ayudar a otros cánceres en los que los tratamientos a menudo alteran la vida y los tumores pueden ser MMRd. Actualmente estamos inscribiendo pacientes con cáncer gástrico (estómago), de próstata y de páncreas”.

Los médicos del ensayo también quieren que las personas con tumores de cáncer de recto que son MMRd sepan que el ensayo clínico continúa inscribiendo pacientes. El Dr. Díaz dice: “Nuestro mensaje es: Hágase la prueba si tiene cáncer de recto para ver si el tumor es MMRd. Independientemente de la etapa en la que se encuentre el cáncer, tenemos un ensayo en MSK que puede ayudarlo. Y MSK tiene una experiencia especial que realmente importa”.

Además, los 18 participantes del ensayo tenían un cáncer avanzado. Ahora también comenzó un ensayo con una persona en la etapa inicial del cáncer, para ver si la terapia también funciona.

Inmunoterapia

La inmunoterapia aprovecha el propio sistema inmunitario del organismo como aliado contra el cáncer. El ensayo clínico de MSK estaba investigando, por primera vez, si la inmunoterapia por sí sola podía vencer el cáncer de recto que no se había propagado a otros tejidos, en un subconjunto de pacientes cuyo tumor contenía una mutación genética específica.

El Dr. Díaz acuñó un término para este nuevo método de usar inmunoterapia sola para combatir los tumores MMRd, llamándolo terapia “inmunoablativa”, que significa usar “inmunoterapia para reemplazar la cirugía, la quimioterapia y la radiación para extirpar el cáncer”.

El Dr. Díaz dice: “Eso puede sonar futurista, pero en este ensayo, tenemos un ejemplo clínico en el que sucedió”.

De acuerdo a un artículo de The New York Times, los pacientes que participaron en el ensayo lo hicieron como alternativa a otros tratamientos más invasivos como la radioterapia o la quimioterapia, pero pensando que después tendrían que someterse a ellos igualmente. Nada de ello fue necesario.

Sascha Roth, una de las pacientes beneficiadas con la innovadora terapia. Hoy no tiene signos de tener el cáncer. Foto: MSK

En promedio, uno de cada cinco pacientes sufre alguna reacción adversa al tomar inhibidores de puntos de control inmunitario como Dostarlimab. Aunque la mayoría de las reacciones son controlables, entre el tres y el cinco por ciento de los pacientes que toman inhibidores de puntos de control presentan complicaciones más graves que, en algunos casos, resultan en debilidad muscular y dificultad para tragar y masticar.

Sin embargo, a lo largo de la administración del fármaco, no se observó ninguna complicación clínica significativa. Pese a ello, Kimmie Ng, oncóloga experta en cáncer colorrectal en la Escuela de Medicina de Harvard afirmó en el artículo que, si bien los resultados eran “notables” y “sin precedentes”, tendrían que ser replicados para asegurarse de que equivalen a una cura.

Este estudio, que surgió de un ensayo clínico que Diaz realizó en 2017 en el que participaron 86 personas con cáncer metastásico en diversas partes del cuerpo, ha cambiado la vida de personas como Roth, quien tenía previsto empezar la quimioterapia después de la prueba con dostarlimab. Dos años después, sigue sin haber rastro de cáncer en su organismo.

Ampliar el estudio

La Dra. Hanna K. Sanoff del Centro Oncológico Integral Lineberger de la Universidad de Carolina del Norte, que no participó en el estudio, dijo que aún no está claro si los pacientes están curados.

“Se sabe muy poco sobre la duración del tiempo necesario para determinar si una respuesta clínica completa a dostarlimab equivale a la curación”, escribió el Dr. Sanoff en un editorial que acompaña al artículo de la revista científica. Pero aún así anotó que “estos resultados son motivo de gran optimismo”.

Por ello, además de la ampliación a otros temas espera que el ensayo incluya alrededor de 30 pacientes, lo que brindará una imagen más completa de cuán seguro y efectivo es Dostarlimab en este grupo.

Aunque se necesita un seguimiento más prolongado para evaluar la duración de la respuesta, esto cambia la práctica para los pacientes con cáncer de recto localmente avanzado MMRd”, dijo el colíder del estudio, el Dr. Luis Diaz Jr., jefe de la división de oncología de tumores sólidos de MSK. .

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.